Nadal: "A día de hoy, vivo con un dolor controlado"

El manacorí dio una extensa entrevista en Movistar: habló de su estado físico actual y confesó cuáles son sus metas para el año que viene.

Carlos Navarro | 18 Sep 2023 | 22.44
facebook twitter whatsapp Comentarios
Rafael Nadal. Fuente: Getty
Rafael Nadal. Fuente: Getty

Pocas veces aparece en público Rafael Nadal para hablar con tanta candidez y franqueza de su situación actual. Lo hizo en Movistar, en una entrevista en la que respondió a todas las dudas que el público pueda tener sobre su situación: estado físico, recuperación, planes, ilusiones, la carrera por ser el mejor... no tiene desperdicio.

Su situación actual

"Me operé de la cadera el día 2 de junio y desde ahí he estado haciendo otras cosas que no había tenido la oportunidad de hacer nunca. Estoy intentando y consiguiendo disfrutar de otras cosas que hay en la vida. He vivido diferentes fases. Cuando estuve en la Academia, la última vez que aparecí en público y fue el día del anuncio, no sabía que me tenía que operar. En aquel momento necesitaba un punto y aparte: aunque de por medio esté el título de Roland Garros, desde Indian Wells el año pasado, en el que me rompí la costilla jugando con Carlos, ha sido un año y medio duro. No había un momento de tranquilidad. A veces los resultados maquillan la realidad del día a día.

Necesitaba ese punto y aparte; antes de hacerlo, quería asegurarme de que parándome me iba a poder recuperar. Hice otra ronda de consulta médica, de analizar todo lo que estaba ocurriendo en el psoas y, al final, vi que no había manera de recuperarlo. El psoas estaba muy mal, me dijeron que si no me operaba no me iba a recuperar. Tomé la decisión de operarme, y desde ahí, parece que la operación ha salido bien. Yo contaba con decir que no jugaría Roland Garros, desconecto y la lesión se va recuperando por sí sola... una vez te metes en quirófano, en una operación importante, en la que aprovecharon para operarme la cadera, que no estaba muy bien, he pasado varios meses de recuperación. Los primeros fueron complicados, con dolor, pero después he tenido la suerte de desconectar, de pasar tiempo en familia, de irme 5 semanas fuera de casa... y lo he disfrutado. Ahora he vuelto al trabajo, hace muy poco".

Las vacaciones de Rafa

"Hago algo de gimnasio, sí. Pero bueno, también necesitaba desconectar de todo. El mar me desconecta mucho, parece que las horas son completamente diferentes a cuando estás en tierra. Siempre ha sido mi vía de escape, aunque siempre había sido durante tres o cuatro días, y esta vez ha sido durante cinco semanas. Sabía que yo estaría bien, pero también tenía que estar bien mi familia, y ha estado bien. He podido disfrutar de eso, no estar muy pendiente del móvil o de televisión, siguiendo las noticias, pero hasta ahí. He intentando desconectar en todos los sentidos. He visto muy poco tenis".

¿No ve tenis porque le duele no estar compitiendo ante los mejores?

"Para nada. No soy así. Soy alguien que pasa página muy rápido, no soy de los que piensa que tendría que estar ahí, etc. Eso no me hace daño: veo el US Open y no me duele la barriga por no estar ahí. Otra cosa es si estás ahí, has perdido, te has lesionado y te tienes que ir. En mi caso, llega un momento en el que estoy en paz. Llevo un tiempo en el que no he podido estar en los sitios que habría querido estar, pero lo vivo con naturalidad y aceptando las cosas como vienen. Por culpa de los problemas físicos no he podido estar en los lugares que me habría gustado estar, pero es lo que hay. Veo poco tenis por pura desconexión. Vi la final del US Open, vi la final de Wimbledon, pero veo poco porque siento que entonces no desconectaría del todo. Cuando has hecho algo durante toda tu vida, es difícil ver un partido de tenis siendo un simple desconectar. Acabas analizando las cosas y no te permite desconectar".

¿Vive ahora mismo Rafa sin dolor?

"No, sin dolor no, pero con un dolor controlado. No es un dolor que me amargue la vida. Mi carácter, pues, está bien. Estoy más triste o jodido cuando tengo más dolor de la cuenta. Tengo un pie que sabéis que está muy mal, y hay veces que el pie no me deja vivir tranquilo, hay veces que me cuesta bajar la escalera de casa. Cuando eso ocurre, que ocurre, es difícil estar muy feliz".

La ilusión de Rafa Nadal

"A mí me gustaría volver a jugar, tengo la ilusión de volver a jugar y ser competitivo. La ilusión no es volver y ganar Roland Garros o Australia, que la gente no se confunda, en la época en la que estoy en mi vida queda muy lejos; no digo imposible, porque las cosas en el deporte cambian muy rápido, pero yo no soy un iluso, soy plenamente consciente de las dificultades a las que me enfrento. Son varias: una es insalvable y es la edad, porque cuando tienes una edad avanzada ya de por sí es complicado; la otra son los problemas físicos, que no me dejan entrenarme a mi 100% habitualmente. La unión de esas dos cosas hacen que aspirar a según qué cosas se antoje prácticamente imposible. ¿Eso me quita la ilusión? No, porque al final lo que me hace ilusión es volver a jugar, sentirme competitivo... y ahí veremos dónde estoy. No te puedo decir qué objetivos me marcaré: estoy en pleno proceso de recuperación y no sé cómo estaré".

2024, su último año... ¿o no?

"Dije que 'posiblemente' fuese mi último año. Dije 'posiblemente': si lo dije de otra manera, no era mi forma de expresarlo... y lo mantengo. Lo que pasa es que no te lo puedo confirmar al 100% (risas). Lo hago con un ejercicio de total naturalidad, ni yo lo sé. ¿Será mi último año? Hay muchas posibilidades de que sí, porque veo cómo está mi cuerpo... pero no sé cómo va a estar mi cuerpo dentro de tres o cuatro meses. Siempre estoy abierto a lo que pueda deparar el futuro.

¿Tiene dibujada una hoja de ruta de cara a 2024?

"No lo tengo claro. No. No lo tengo claro porque por mi forma de ser no lo puedo tener claro. Para mí, la forma de encarar el año cambia por completo si uno tiene unos objetivos u otros. Si fuera mi último año, te puedo decir que esta es mi hoja de ruta; si realmente no me recupero de la cadera, esto también es una posible realidad. Si me permite competir, pero no a un nivel que me ilusione al 100%... ¿voy a salir a competir, sabiendo que no tengo opción de nada? Esta sería otra hoja de ruta. ¿Saldría a la pista sabiendo que no tengo opción de nada? Sí, pero quizás no haría el calendario que a mí me gustaría. Mi ilusión es tener la claridad, dentro de dos meses, de saber dónde y cómo estoy, sobre todo en lo referente a la lesión".

La ilusión de los JJOO

"El escenario y el calendario cambiará en función de si tengo posibilidades de ganar o no Roland Garros. Si siento que tengo alguna posibilidad, soy consciente de que no puedo jugar en todos los torneos que han sido importantes para mí, tendré que elegir alguno. Si siento que puedo jugar pero que no puedo ganar Roland Garros, quizás me puede apetecer una gira de despedida y hacerlo más a título sentimental. Pero estas son respuestas que no te puedo dar, porque no las sé. No pienso en dónde puedo jugar mi último partido. No lo sé, te lo prometo. Soy cauto: cuando sepa la respuesta te la diré. Vivo el día a día con la ilusión de poder decidir cuándo será. Yo voy trabajando, mi físico y mi cabeza me dirán qué es lo que se me permite y qué no.

Los Grand Slams perdidos por lesión

"Me he perdido cuatro años y medio de Grand Slams por lesión, esta es la realidad. Pero de eso también va el deporte. No por eso soy mejor que Djokovic, porque haya jugado menos; él ha tenido un físico y una manera de jugar que le ha permitido jugar más que yo. No se me cae ningún anillo para reconocerlo, yo he hecho lo que he podido. A lo mejor vuelvo y gano tres Grand Slams más, es improbable, la verdad (risas), pero en ese sentido no me puedo reprochar nada".

¿Mantiene relación con otros tenistas, suele hablar con otros jugadores del circuito? ¿Le mandó un mensaje a Djokovic tras ganar el US Open?

"La verdad que no le he mandado ningún mensaje a Djokovic, por puro despiste: cuando ganas algo tan importante, por experiencia sé que es mejor que pase un tiempo para valorar ese mensaje. Lo voy a hacer, pero aún no lo he hecho. Claro que le he mandado mensajes a Carlos cuando ha ganado o ha estado para ganar; los demás... en el circuito ya no me quedan tantos amigos, piensa que yo soy de otra generación (risas). He estado hablando con Federer, de vez en cuando, sí".

¿Se ve como entrenador de algún chaval en el futuro?

"¿Por qué no? No lo sé, pero sé que no va a ser el grueso de mi vida. Quizás algunas semanas con alguien, por qué no... yo vengo del tenis, del deporte en general, y sé que el deporte siempre va a ser una parte de mi vida".

¿Quiere ser presidente del Real Madrid?

"¿Sabes qué pasa? Es que te puedo responder... no lo sé. Te prometo que no está en mis sueños; ahora, creo que sí que me gustaría. Pero primero de todo hay muchas cosas: a día de hoy tenemos el mejor presidente posible, y la vida da muchas vueltas, y uno tiene que saber si está capacitado o no para hacer según qué tipo de cosas. Soy bastante realista conmigo mismo, sé cuáles son mis limitaciones y no sé si sería capaz o no. El tiempo dirá".