Tsitsipas condena a Medvedev en una ruleta de rusa de infarto

En un partido loco, con muchas alternativas, el griego acaba con las opciones de Medvedev, dejándolo fuera de las semifinales de las ATP Finals 2022.

Tsitsipas aprieta el puño durante el choque ante Medvedev. Foto: Getty
Tsitsipas aprieta el puño durante el choque ante Medvedev. Foto: Getty

Partido netamente propio de unas ATP Finals que se ha podido presenciar en el turno de noche de la segunda jornada del grupo rojo entre Stefanos Tsitsipas y Daniil Medvedev. La victoria final ha sido para el griego en un choque agónico, agotado en el desempate del tercer set tras muchas idas y venidas y momentos para los dos jugadores de haberlo ganado antes. Triunfo final por 6-3, 6-7(11) y 7-6(1) para Tsitsipas que deja eliminado al ruso, que no podrá ya defender el subcampeonato del año pasado. Ahora, a jugársela en la última ronda de la round robin ante Rublev.

Undécimo enfrentamiento entre dos colosos del tenis actual como son Medvedev y Tsitsipas. Claro 7-3 favorable para la raqueta rusa si bien en los últimos tiempos la cosa estaba bastante igualada, alternando victorias el uno y el otro. Aquí, en las ATP Finals 2022, estaba en juego un punto muy valioso en la segunda jornada del grupo rojo. Ambos habían perdido el primer día, y una derrota ahora podía ser lapidaria. Especialmente para Daniil, que si perdía se iba a la calle directamente.

Tenía por tanto más presión el de Moscú. Tsitsipas salía como un rayo a la Pala Alpitour de Turín. Muy suelto, con un tenis muy alegre, agresivo, explosivo incluso, cortando el ritmo a Medvedev. Rompiendo la tela de araña que intentaba tejer. Rápido conseguía el griego marcharse en el luminoso. No soltaría ya esa valiosa ventaja. No volvería a oler una bola de break, pero ni falta que le haría. Muy fiable con su servicio, conectando mucho primer saque, subiendo mucho a la red, sacando a relucir sus habilidades con la volea. No dejaba que Medvedev se agarrara al fondo de pista. Le atraía a la red, le rompía el ritmo.

Medvedev no estaba en su mejor versión, eso era palpable. Consistente sí, pero falto de mordiente, además de verse muy rápido contra las cuerdas en el marcador. Mantenía el tipo pero las acometidas y el tenis más directo lo ponía el ateniense. La primera manga viajaría a Grecia con un 6-3 bastante raudo, el partido hasta el momento desarrollándose con mucha celeridad y a ese ritmo, también la eliminación de Medvedev, que si no enderezaba el rumbo se vería abocado a quedarse fuera de las semifinales.

Desempate brutal en el segundo set

El guion del segundo acto vendría capitalizado por la máxima igualdad posible. Los dos contendientes muy afinados en su saque, aferrados a él para no conceder ventajas al rival muy difíciles luego de revertir. Raro era el juego en el que Medvedev o Tsitsipas no lo ganaban en blanco o en 15. Algún 'game' algo más apretado, como el noveno, donde el griego llegó al iguales en el saque del ruso, poniéndole picante al asunto. Poco más. Muy firmes los dos con su tarea, sin concesiones, expeditivos y llevando la batuta cuando les tocaba. Medvedev no iba a permitir más despistes por su parte. En la primera manga le había costado el set ante un Tsitsipas muy fino.

Surrealista iba a ser y nos quedamos cortos, el nivel del desempate del segundo set. Espectacular, larguísimo, con muchísima tensión, lleno de alternativas, la pura esencia del juego final de un set. Medvedev no podía fallar o quedaría fuera. Se ponía 4-1 arriba con dos rupturas pero luego Tsitsipas le daba la vuelta. Gozaría el griego de hasta tres puntos de partido no consecutivos. Alguno tremendo, rematando el ruso en numerosas ocasiones y recibiendo igualmente respuesta desde el otro lado de la red. Un frontón Stef pero insuficiente. Un detalle mínimo decidiría la manga, una mala dejada del griego que no entraba ponía en bandeja del set. Medvedev lo cerraba por 13-11, saliendo indemne de una batalla cruenta y durísima.

Olía a remontada, olía a un duro y severo golpe en la moral de Tsitsipas. El ruso es un tenista de titanio, peleón como ninguno, al que hay que rematarlo hasta la extenuación o se revuelve y se levanta. Y así iba a ser. Tras un comienzo de tercer set relativamente tranquilo, con los dos centrados con su saque, las hostilidades verdaderas llegarían en el sexto juego. Ahí, Medvedev se iba a por el griego, forzando sus errores, evidenciando Tsitsipas estar más cansado, sobre todo mentalmente. No tan fresco ya como antes. Caería finalmente el break para el moscovita con el que encarrilaría decisivamente la victoria final. ¿Cerraría el partido? No sería capaz. Otra vez que en ATP Finals le fallan las fuerzas al ruso que no apretaba lo suficiente en la recta de meta y con un juego al saque para olvidar cedía la ventaja. Un espaldarazo de aúpa para Tsitsipas que iba a denotar muchísima más confianza, la que te da cuando te salvan la vida, en el desempate final. Muy desconcentrado Medvedev, muy fallón, desconectado del partido, entregando literalmente el tiebreak al griego que por 7-1 cerraba un partido de muchísimos nervios y muchas alternancias. Medvedev fuera de las ATP Finals, Tsitsipas a jugársela ante Rublev.

Comentarios recientes