Carreño compra un billete hacia la gloria en Montreal

Primera final Masters 1000 para el español tras una batalla de muchos quilates contra Evans, donde la resiliencia fue clave en el 3º set para hacer historia en Montreal.

Espectacular victoria que le mete en la final de Canadá a Carreño. Foto: Getty
Espectacular victoria que le mete en la final de Canadá a Carreño. Foto: Getty

Sangre, sudor y lágrimas costó el pase a la gran final del domingo en el Masters 1000 de Canadá al español Pablo Carreño. Una batalla de dos horas y media ante el británico Daniel Evans y que le permite al asturiano poder luchar por su primer título de Masters 1000 de su carrera. Triunfo por 7-5, 6-7(7) y 6-2 en un partido muy emocionante, con muchas acciones espectaculares y con un choque de estilos muy atractivo de ver. Ganó la consistencia y el aguante de Pablo en la tercera manga ante un Evans que pagó el esfuerzo de la segunda.

Enorme primer set entre Pablo Carreño y Dan Evans. En su primer enfrentamiento en el circuito ATP y nada más y nada menos que en una semifinal de un Masters 1000, español y británico iban a deparar una manga de lo más movidita y entretenida. Si bien arrancaban tímidos al resto, con los saques imponiéndose con claridad, poco a poco las hostilidades se fueron desatando. Sería Carreño el que golpearía primero en la noche canadiense de Montreal. Tras lo que parecía un juego tranquilo de Evans cno 40-0, Pablo remontaba para ganar cinco puntos seguidos y quebrar al británico para auparse al 4-3 y saque. Tremendo ritmo del asturiano desde el fondo, demostrando por qué estaba en semis y con esos resultados previos. Evans apareciendo mucho cerca de la cinta, acortando los puntos y ralentizando el juego de Carreño con su revés cortado.

Un 'break' para Carreño no sería suficiente para cerrar la manga. Evans se aferraría a sus opciones y con 5-4 abajo reaccionó con un gran juego al resto para devolverle el 'break' al español y reestablecer la igualdad en el luminoso. El partido estaba vibrante, con los dos a tumba abierta, cada uno a su estilo. No se dejó afectar por el golpe Pablo, que siguió percutiendo, reaccionando bien al juego variado del inglés para quebrarle de nuevo y servir para el set con 6-5. Esta vez no se dejaría sorprender y cerraría la manga con un juego en blanco. Cerca de una hora para una dura y muy bonita primera manga.

Tras una intensa batalla en el primer parcial, Pablo Carreño iba a desinflarse. Inesperado bajón por su parte que iba a aprovechar Evans para estar intenso y muy acertado y romper el saque del español por segunda vez y marcharse en el marcador. Un juego muy duro el tercero, que podía caer de cualquier lado pero que sería del de Birmingham para irse al 3-0. Quedaba mucho pero ese juego se antojaba clave en el devenir de la manga. Sin embargo este Carreño era muy duro y tenaz. Se resistía a entregar el set a pesar de que Evans se colocaba con 15-40 para irse al doble 'break'. Salvaba la situación y acto seguido era Pablo quien pasaba al ataque para colocar un enorme 'passing' paralelo de revés marca de la casa y reestablecer la igualada.

No apto para cardíacos el final del segundo acto. Oportunidades para los dos. Puntazos de los dos. Espectaculares jugadas especialmente cerca de la cinta. Ahí tenía más las de ganar Evans con su habilidad de voleador. Ya en el desempate Carreño no era capaz de cerrar el partido ante un enorme batallador Evans y el de Birmingham se llevaba por 9-7 el 'tie-break' tras tener el español una bola de partido a favor.

La resiliencia de Pablo Carreño, la clave

La tercera manga sería digna de presenciar. Una final Masters 1000 en juego, la primera para ambos. ¿Quién templaría más los nervios? ¿Quién se iría más decidido a por el triunfo? Ese parecía ser Pablo Carreño. Más incisivo, con más garra, con más gasolina en el tanque. Evans evidenciaba el lógico desgaste de la anterior manga. El español quebraba en el sexto juego para marcharse al 4-2 y acto seguido consolidar la ruptura y ponerse con 5-2. Gran tercer set el de Pablo, haciendo borrón y cuenta nueva, demostrando resiliencia y mucha hambre por hacer algo grande en Montreal. Un espectacular juego al resto remataba la faena para sellar el 6-2 y comprar un billete al gran partido de su carrera, su primera final de Masters 1000 ante el polaco Hubert Hurkacz. Increíble nivel de Carreño que merece la mejor de las guindas en Montreal.

Comentarios recientes