Jean King y Navratilova, pioneras y comprometidas con el Pride Month

Ambas tenistas han sufrido duros reveses por pertenecer al colectivo LGBTIQ+ y siempre que pueden dejan clara su postura al respecto

Martina Navratilova. Fuente: Getty Images
Martina Navratilova. Fuente: Getty Images

La libertad sexual e individual siempre es un tema polémico en la sociedad en general, pero más aún en el deporte. En la parcela del tenis, Billie Jean King y Martina Navratilova sufrieron un gravé revés de parte del mundo entero al salir a la luz que pertenecían al colectivo LGBTIQ+. Fueron semanas de dolor, rechazo y acoso por una cuestión personal que nada tenía que ver con el deporte que practicaban. A día de hoy, ambas siguen siendo muy reivindicativas y no dudan en decir siempre lo que piensan al respecto.

Un duro golpe para ambas

En 1981 salió a la luz una relación pasada de Billie Jean King porque su ex-novia la demandó por motivos financieros. Desde ese momento la ex tenista tuvo que dar muchas explicaciones al respecto y comenzó un acoso y derribo contra ella. Fue entonces cuando la norteamericana se vio obligada a dar una rueda de prensa para atajar la situación.

La ex número 2 del mundo dijo haber tenido una aventura con Marilyn Barnett, que “se terminó hace bastante tiempo”. Lo que siguió a estas afirmaciones fue una campaña en su contra. Perdió muchos patrocinadores y varias empresas cancelaron sus contratos con ella.

Chris Evert, entonces presidenta de la WTA, escribió un editorial para la revista Tennis en apoyo de King: "¿Quiénes somos nosotros para juzgar?" dijo. Navratilova denunció la "cacería de brujas gay" que estaba teniendo lugar, sin saber que pronto se vería afectada por ello.

Martina Navratilova, por su parte, confirmó durante una entrevista que era bisexual, pero que no podía admitir públicamente su relación con una mujer porque perdería su contrato con Avon y otros patrocinadores. Además, sentía que su ciudadanía estaba también en peligro.

El reportero encargado de entrevistarla accedió a no publicar estas declaraciones. Sin embargo, en cuanto la checoslovaca consiguió la nacionalidad, el Daily News publicó el artículo

El papel de la prensa

Esto causó mucho revuelo y las tenistas eran cuestionadas constantemente y bombardeadas a preguntas sobre qué opinaban de las mujeres del colectivo.

Los reporteros sensacionalistas descendieron en la gira de mujeres. Jugadoras adolescentes como Andrea Jaeger y Pam Shriver dijeron que les preguntaron si "temían" que hubiera lesbianas entre ellas, y el New York Post publicó una historia sensacionalista que afirmaba que los padres de algunas jugadoras estaban preocupados de que sus hijas tuvieran que compartir vestuarios o duchas con todos las demás. Algunos medios de comunicación incluso ofrecían "recompensas" a las jugadoras que nombraran a más lesbianas en la gira.

King estaba tan afectada por todo esto, que finalmente emitió una súplica pública a la prensa pidiéndoles que reservaran sus preguntas para ella "y dejaran a los demás en paz".

Debido a los golpes financieros que recibió, se quedó de gira durante varios años más de lo que había planeado a pesar de sus dolorosas rodillas reparadas quirúrgicamente que a veces tenía que poner hielo incluso durante los cambios en los partidos.

Dos tenistas comprometidas con el colectivo

No es ningún secreto que tanto Billie Jean King como Martina Navratilova han sido siempre muy claras en sus opiniones. En múltiples ocasiones hemos podido ver a ambas manifestandose contra la discriminación. King, a pesar de su edad, no duda en acudir a los actos que puede y mostrarse firme en sus convicciones.

La checoslovaca también da su opinión siempre que puede, así lo explica la WTA. En este caso, ha apoyado de manera rotunda la existencia del mes del Orgullo LGBTIQ+, pues tiene claro que “no debería importar de una forma u otra, pero aún lo hace. Por eso es bueno tener ese tipo de apoyo. Es todo un Mes del Orgullo, no solo un día. Es genial”.

En cuanto a la situación en el tenis, ha comentado que se pierde mucha energia escondiéndose y fingiendo ser lo que no eres. “Es agotador”, añade. “Como atleta, tienes un límite de energía todos los días, ¿verdad? Intenta guardarlo para el partido”.

Además, ha recalcado que “los derechos de las mujeres están amenazados”. Navratilova tiene claro que todos seremos iguales ante la ley en un futuro en materia de libertades, aunque “puede que los derechos de las mujeres para elegir no estén ahí. En ese caso tendremos que rebelarnos”.

La checoslovaca tiene claro que “todo es una cuestión de dinero”. Explica que cuando las empresas se den cuenta de que tendrán más apoyo si son inclusivas, cambiarán el “chip” y lo harán mejor.

En definitiva, ambas tienen claro que queda mucho por hacer, puesto que siguen aprovechando las oportunidades que les dan para dejar clara su postura. Sin embargo, Navratilova es optimista y tiene confianza en el futuro cercano.

Comentarios recientes