Berrettini: "Sé que puedo ganar a Nadal"

El italiano reflexionó sobre su pase a semis, se mostró feliz con su nivel y avisó de cara al partido de semifinales ante el mallorquín.

Matteo Berrettini. Fuente: Getty
Matteo Berrettini. Fuente: Getty

Matteo Berrettini sigue firmando un Open de Australia 2022 sencillamente espectacular. Salvando momentos complicados en su contra, conviviendo con el abismo y superando a sus rivales a nivel mental, el italiano ha ido superando obstáculos hasta firmar su mejor participación histórica en Melbourne, unas semifinales que, además, vienen con bonus especiales: son su tercera ocasión en esta ronda (y todas en Grand Slams diferentes) y se convirtió en el primer italiano en hacerlo en Australia. Eso sí, su próximo desafío será ni más ni menos que el de Rafael Nadal, pero el transalpino lo afronta con valentía, muchas ganas de demostrar que pertenece a este nivel y la motivación de medirse a alguien a quien, cuando era chico, apoyaba al verlo por la televisión.

Cómo pudo cambiar la dinámica del partido al inicio del quinto set

"Simplemente me dije a mí mismo que debía pegar a cada bola lo más duro posible, que debía pelear por cada punto al máximo posible. No me iba a permitir marcharme de la pista sin haber peleado al máximo de mis capacidades. Supongo que encontré un resquicio de energía que pensaba que ya no tenía. Fue muy importante empezar así, con dos roturas y liderando por 4-0 después de eso, con pelotas nuevas, fue realmente importante".

¿Llegó a pensar que alcanzaría las semifinales de tres Grand Slams seguidos tan rápido?

"Antes de mis primeras semifinales en el US Open, no pensaba realmente que podría llegar a tanto. No es que no creyera en mí, sino que simplemente mi mentalidad era de ir paso a paso, de ir día a día. Jamás fui el tipo que decía: "vale, ahora me voy a convertir en profesional y voy a intentar ganar un Grand Slam". Nunca he sido así. Incluso cuando jugué la cuarta ronda de Wimbledon y Roger (Federer) me mató (risas), estaba feliz por el resultado, aunque en ese momento ya quería mucho más. Entonces, cuando llegué a las semifinales por primera vez, pensé que quería repetir. Que quería llegar más lejos. Pero siempre ha sido algo que se ha dado paso a paso".

¿Le sorprendió la rapidez con la que se inclinó la balanza a su favor en el quinto set?

"Sorprendido, no, porque estaba sintiéndome muy bien, con la energía correcta. Cambié el chip desde el primer punto. Incluso estando 30-0 abajo, cuando él sacaba, sentí que la energía era diferente, que la forma en la que estaba pegando a la bola era diferente. Dicho esto, pensé que si iba a perder, esa iba a ser la forma en la que lo haría. Y supongo que justo después de eso entré en un estado mental muy bueno, él no estaba así y por eso el resultado fue el que fue".

Es el primer italiano en alcanzar las semifinales del Open de Australia

"Es algo que me hace sentir muy orgulloso. Creo que no está mal si digo que, en cierto modo, estoy escribiendo una pequeña parte de la historia del tenis italiano. Somos un gran país para este deporte. En el pasado tuvimos grandes campeones, y para mí es un honor entrar en la pista y tener la oportunidad de crear este tipo de historias, de obtener resultados tan increíbles. Es algo que me hace sentir mucho orgullo, algo sobre lo que normalmente reflexiono después de un torneo, ya que en mitad del mismo solo pienso acerca de ganar el próximo partido o el próximo punto. Pero sí, siento muchísimo amor desde Italia, por parte de los aficionados y de mi familia, de la gente que me vio crecer y que ahora se asombra por lo lejos que he llegado".

Gesto hacia la grada al finalizar el partido

"No tengo ningún problema con que la grada esté en contra mía, y cuando te mides a alguien como Gaël es totalmente normal, ya que es un tipo muy querido. En el US Open pasó lo mismo y no tengo nada en contra de eso. Sí tengo un problema cuando no te comportas de forma correcta, ya que si estás diciendo cosas y gritando entre mi primer y segundo saque, o cuando estoy a punto de golpear una derecha, eso no está nada bien. Con eso sí que tengo un problema. Cuando se lo comenté al árbitro es un poco complicado meterse en este tipo de situaciones, pero en cierto modo también me sirvió para encontrar algo de energía. A veces ocurre y se convierte en algo bueno. Tampoco esto es algo que me guste cuando ocurre a mi favor: en Roma siempre le digo a la gente que esté callada entre el primer y el segundo saque. Pero bueno, tampoco puedes controlar a todo el mundo, tienes que manejarlo".

Ocurrió lo mismo contra Alcaraz: cómo se recupera y maneja los momentos de presión tan bien

"El tenis es un deporte que tiene su maña. Estaba sintiendo el momentum en ambos partidos, incluso más contra Carlos. Estaba 4-3, 30-0, se me escapó en un santiamén y el partido cambió por completo. Cuando eso ocurre, te toca mantenerte calmado. Eso es lo que me digo a mí mismo. Piensas que aún tienes ventaja. Incluso cuando íbamos dos sets iguales, me decía que iba dos sets arriba. Eso es positivo, eso significa que estaba jugando mejor que él y que aún podía hacerlo. Y sé que cuando estás dos sets abajo es mucho más fácil jugar, porque no sientes la presión, estás tan cerca de perder que es más fácil jugar: es cuando igualas a dos sets y comienza el quinto que empiezas a sentir esa presión. Yo estaba listo para afrontarla. Mi rival la sintió un poco y yo lo aproveché".

En semifinales, contra Nadal

"De nuevo va a ser una gran oportunidad para mí. Después de dos años y medio, otra vez jugar contra alguien que no necesita presentación. Le he visto tantas veces en este torneo y en otros, apoyándole, que jugar con él en las semifinales, en la Rod Laver, es algo con lo que soñaba cuando era un niño. Dicho esto, ahora quiero realmente ganar este partido. Sé que puedo hacerlo. Va a ser muy complicado. Pero estoy en semifinales de un Grand Slam por tercera vez, y eso significa que tengo el nivel para hacerlo. Quiero llegar más lejos".

Comentarios recientes