Nadal y una nueva hoja de ruta previa al Open de Australia

El manacorí no pisaba un torneo ATP 250 de preparación al Open de Australia desde 2017, si bien antes optaba por eventos diferentes.

Rafael Nadal. Fuente: Getty
Rafael Nadal. Fuente: Getty

Rafael Nadal vuelve al ruedo de la competición oficial en un terreno desconocido. Desconocido porque es, en cierto modo, un torneo "temporal", que tiene lugar en el ATP 250 Melbourne 2022 por el impacto duradero de la pandemia en Australia, que reduce los focos de atención del circuito, elimina ciudades habituales en la previa al Open de Australia y abre la posibilidad de que las ciudades organicen varios eventos en una misma sede. Rafa ha elegido volver en el mismo lugar en el que se organizará el primer Grand Slam del año, pero no es ni mucho menos extraño que dispute un evento de preparación de categoría ATP 250 antes de jugar en Melbourne Park.

Los motivos son claros: ganar rodaje competitivo en circunstancias, quizás, más suaves que los duelos que la ATP Cup podrían traerle. Ver cómo se encuentra su pie y cómo responde ante la exigencia de la máxima competición antes de medirse a las primerísimas espadas del circuito. Grigor Dimitrov, Reilly Opelka o Lloyd Harris serían los nombres más difíciles ante los que podría batirse, nombres un escalón por debajo de otros como Novak Djokovic, Casper Ruud (en el grupo de España en la ATP Cup) u otros como Daniil Medvedev, Alexander Zverev, Jannik Sinner, Stefanos Tsitsipas o Dominic Thiem (otros líderes que se darán cita en Sydney para el torneo por equipos).

Esta estrategia no es desconocida para Nadal, si bien llevaba varios años sin ejecutarla. Bien es cierto que su disputa de la ATP Cup en 2020 podría ser la excepción que confirma la regla: ni en 2018, 2019 o 2021 el manacorí compitió de forma previa al Open de Australia de forma oficial. Sí había aparecido en algunas exhibiciones, pero parecía que prefería preservar su cuerpo con el paso del tiempo, siendo su última aparición en un ATP 250 previo a Australia en 2017. Aquel año Nadal debutó en Brisbane, única aparición en la ciudad de la Gold Coast, cuando cayó ante Milos Raonic en cuartos de final.

Para volver a encontrar a Nadal disputando un torneo previo al primer Grand Slam del año en suelo australiano, tendríamos que retrotraernos al año 2007. Aquella temporada el manacorí jugaría en el ATP 250 de Sydney, cuando cayó ante Chris Guccione tras retirarse en el primer set; antes había jugado otro torneo de preparación, en Chennai, donde cayó ante Xavier Malisse en semifinales. Desde entonces, la plaza elegida por Rafa para prepararse cara a Australia ha sido otra muy distinta: Doha.

La llegada de la pandemia ha acelerado el proceso de transformación del torneo catarí, que ahora se disputa de forma previa al ATP 500 de Dubai, después del Open de Australia. Esto dejaba a Rafa en una encrucijada en la que finalmente se ha decantado por el torneo de Melbourne: en Doha era un habitual, disputando las ediciones de 2009, 2010, 2011, 2012, 2014, 2015 y 2016 y conquistando el título en 2013. Así pues, con Doha siendo una opción descartada, finalmente Rafa volverá a Australia para competir de forma previa al Open, algo que como hemos visto solo hizo dos veces en su carrera.

¿Cuál será el resultado de esta estrategia? ¿Será el título un objetivo o simplemente un barómetro de lo que puede llegar a ofrecer en Australia? ¿Supondrá esta nueva hoja de ruta un soplo de aire fresco en el tenis del manacorí? Solo el tiempo lo dirá: lo más importante será que el pie responda.

Comentarios recientes