Robin Montgomery, el adiós soñado al circuito junior

La estadounidense de 17 años conquistó el US Open 2021 en las dos modalidades, singles y dobles. Hoy conocemos su historia.

Robin Montgomery, campeona del US Open Junior 2021. Fuente: Getty
Robin Montgomery, campeona del US Open Junior 2021. Fuente: Getty

Todavía no ha pasado una semana desde que finalizara el US Open 2021, así que todavía estamos en tiempo de contar una última historia. Como por ejemplo, la de Robin Montgomery, la mujer que más gloria acaparó en el cuadro junior gracias a su triunfo en individual y en dobles. Después de cumplir los 17 años apenas unos días antes de las finales, esta norteamericana cargada de talento empieza a estar en boca de todos, llamada a ser una de las próximas raquetas en dejar su huella entre los profesionales. Gracias a un reportaje elaborado por la ITF, hoy podemos contaros un poco más de su historia.

“La verdad, cuando llegué al torneo lo único que pensaba era en encontrar la manera de avanzar a la segunda ronda, nada más”, comparte la que partía como séptima cabeza de serie dentro del cuadro femenino. “Nunca imaginé que podría llegar a la final, pero sí tenía muchas ganas de hacerlo bien porque sabía que esta sería mi última oportunidad en el circuito junior”, advierte la vigente campeona en Nueva York, confirmando que en su mente está dar ya mismo el salto a profesional.

En su camino la vimos derrotando a Victoria Jimenez en cuartos de final y a Solana Sierra en semifinales, para terminar superando a la búlgara Kristina Dmitruk en la última ronda. “Honestamente, hubo momentos de la final donde me vi demasiado preocupada, sobre todo cuando ella conseguía romperme el servicio”, recuerda la oriunda de Washington DC acerca de los momentos más tensos de la batalla. “Cada vez que ella cogía ventaja en el marcador, más nerviosa me ponía yo. Durante un segundo mi objetivo fue no perder por 6-0 el primer set, rezaba por conectarme cuanto antes a mi juego y cambiar el resultado”, valora la misma que luego terminaría ganando por 6-2 y 6-4.

La zurda de 17 años no solo ganaría en individuales, también lo haría en dobles juntos a su compatriota Ashlyn Krueger, aunque ambas también probaron suerte entre las mayores. Montgomery cedió en su debut en la fase previa, mientras que Krueger, invitada por la USTA al main draw, perdería en tres mangas ante Schmiedlova. Pero en juniors no hubo quien pudiera con ellas, ni siquiera el dúo Jimenez/Mintegi, quienes cedieron en semifinales ante las estadounidenses.

Son momentos así los que hacen que todo el camino merezca la pena, sobre todo si lo puedes compartir en casa con los tuyos. “La mayoría de mi familia vive en Nueva York, así que vinieron todos a verme. Mi madre, mi abuela y mi tía vinieron desde DC, siempre es una experiencia increíble cuando juego delante de todos ellos. De hecho, la última vez que mi abuela pudo venir a verme jugar fue en la Orange Bowl, donde también gané el título, así que me sentí una privilegiada por volver a salir campeona delante de sus ojos”, celebra Robin.

La pieza más importante del puzzle

Pero si existe una persona vital en esta progresión de Montgomery, sin duda alguna se trata de Ali Agnamba, su mentor. “Mi entrenador ha estado conmigo desde que tenía seis años, ya es como parte de la familia. En mi caso, no crecí con un padre a mi lado, siempre fueron mi madre y mi abuela las que me criaron. Desde que conocí a Ali, siendo todavía una niña, se ha convertido en una especia de figura paterna para mí, significa muchísimo en mi día a día. Además, fue su cumpleaños el día después de ganar el torneo, creo que no pude hacerle mejor regalo”.

Así es Robin Montgomery y así ha hecho historia en Flushing Meadows. Para encontrar a la última mujer en hacer doblete junior en el torneo hay que irse a la temporada 2004, cuando lo lograra la holandesa Michaela Krajicek. En aquel momento, Robin tenía una semana de edad. Seis años después cogería por primera vez una raqueta. El resto de la historia ya la conocen.

Comentarios recientes