Berrettini: "Mi trabajo no ha terminado: ahora que estoy en la final, quiero el trofeo"

El italiano describió lo que supone para él alcanzar su primera final de Wimbledon, también la primera de Grand Slams, y destacó la ayuda de Panatta en su evolución.

Matteo Berrettini. Fuente: Getty
Matteo Berrettini. Fuente: Getty

Matteo Berrettini es un hombre feliz en Londres. El tenista italiano llegaba a Wimbledon 2021 como uno de los tenistas más en forma del circuito, con el título en Queen's bajo el brazo y con la sensación de que su tenis se adaptaba a las mil maravillas a la hierba. Una semana y media después, el jugador transalpino no ha hecho más que confirmar este presentimiento: hoy se impuso al polaco Hubert Hurkacz para firmar su primera final de Grand Slam en el pasto londinense. Como no podía ser de otra forma, Matteo se mostró extremadamente contento en su rueda de prensa pospartido.

Confianza y nervios en su primera semifinal de Grand Slam

"Las cosas empezaron un poco desordenadas, pero al mismo tiempo que creo manejé la situación bastante bien. Me sentí con confianza al llegar a la pista, sabía que podía ganar el partido. Creo que he jugado mi mejor partido hasta ahora, así que estoy muy feliz con mi actuación, sobre todo después del tercer set, ya que sentí que podía haber ganado el set y el partido en ese momento, pero no ocurrió. Me dije a mí mismo: estás jugando mejor que él, así que sigue así y acabarás ganando".

Ser el primer italiano en una final de Grand Slam

"La verdad que es una gran sensación. También me habría sentido así de bien si no fuese el primer italiano en conseguirlo (risas). Primeras finales de Grand Slam. No lo sé, simplemente estoy muy feliz por todo. Mi año empezó bastante bien con las finales de la ATP Cup, pero me lesioné de nuevo. Volvieron todos los fantasmas de mi cuerpo sufriendo. Sin embargo, volví con más fuerza y creo que ahora me merezco plenamente el lugar que ocupo. Quiero disfrutar como hice hoy. Quiero disfrutar de mi primera final. No me importa quien gane hoy, quiero apreciar todo lo que está ocurriendo, así que estoy tremendamente feliz".

¿Se imaginaba llegar a esta final antes de disputar el torneo de Queen's?

"La verdad es que no. En Queen's me encontré a Becker y me dijo que tuviese un gran torneo en Wimbledon, que tenía que hacer esto y aquello. Pensé: bueno, está bien, quizás este tipo llegaba a Wimbledon y pensaba inmediatamente en llegar a la final (risas). Yo doy cada paso con mucha precaución, lentamente. Supongo que así es como se deben hacer las cosas, pero está claro que mi trabajo aquí aún no está terminado. Ahora que estoy aquí, quiero conseguir ese trofeo. Esta es una sensación increíble".

La presencia de su familia en la pista para vivir con él el torneo

"Significa todo. No solo la presencia de mis padres, también la de mi hermano y uno de mis mejores amigos. Empecé a jugar tenis con ellos y gracias a ellos. Cuando éramos niños, siempre nos llevábamos nuestras raquetas a los viajes. Nos enfrentamos un montón de veces, incluso sin la pelota, simplemente hacíamos como que jugábamos una gran final en nuestro salón. Imaginábamos ser los jugadores a los que ahora nos enfrentamos.

Es una locura. Por razones de la burbuja no he podido estar con ellos, solo los he visto de lejos. Nunca he visto a mi hermano así, no podía creerse lo que he hecho. Esta es mi familia, esta es nuestra pasión. El tenis siempre ha sido parte de nosotros, algo que tenemos en nuestro ADN, hasta mis abuelos juegan aún. Que ellos estén aquí hace que me sienta aún mejor".

Contacto con Adriano Panatta, el último campeón italiano de Grand Slam

"Tengo contacto con él, de hecho me mandó un mensaje después de mi partido ante Felix (Auger-Aliassime). A veces hace eso. Fue uno de los primeros grandes nombres para nosotros, probablemente el que más, y uno de los que creyó en mí cuando era un niño. Aún me acuerdo que jugamos juntos un dobles en un club en el que solía entrenar, y fue una magnífica experiencia. Me decía que iba a sacar a más de 220 kilómetros por hora, y yo le miraba y no confiaba en él. Más tarde vi sus resultados y su historia, y pensé, "bueno, quizás tenga razón". Al final tuvo razón.

Sí, estoy en contacto con él con bastante asiduidad. Es un gran consejero. Me mandó un mensaje y me dijo que era momento de dar el siguiente paso, que ya que estaba aquí me tocaba ir a por ello. Y eso es lo que quiero hacer".

Comentarios recientes