Nadal afila el colmillo y muestra todo su arsenal

El jugador español venció a su compatriota, Pablo Carreño, en dos mangas y sabiendo afrontar situaciones complejas con un gran tenis y solidez.

Rafael Nadal, finalista ATP 500 Conde de Godó 2021. Foto: gettyimages
Rafael Nadal, finalista ATP 500 Conde de Godó 2021. Foto: gettyimages

Cuestión de tiempo. Eso es lo que pasa por la cabeza de todo aficionado que presencia un partido con mal rendimiento de Rafael Nadal sobre tierra batida. Ni los más pesimistas y agoreros pueden dudar de la capacidad de este genio del deporte para revertir situaciones adversas y salir reforzado de cada pequeño traspiés. Dos partidos algo dubitativo es el peaje que pagó tras su sorprendente derrota ante Rublev en Montecarlo, pero ya en cuartos de final y, sobre todo, en estas semifinales del ATP 500 Conde de Godó 2021, el español ha activado ya ese molinillo infernal de fondo de pistas que constituyen sus piernas y su raqueta, y que llevan dilapidando esperanzas de rivales más de tres lustros. Pablo Carreño lo intentó todo, pero tuvo que rendirse a la superioridad de un hombre que tendrá una prueba de fuego ante Stefanos Tsitsipas en la gran final, después de ganar al gijonés por 6-3 6-2.

En los compases iniciales del primer set se vio a un Carreño algo bloqueado de piernas y de mente. Fue un esfuerzo sobrehumano el que hizo en cuartos para ganar a Schwartzman y se dio de bruces con una realidad a la que no pudo responder de primeras. Nadal estaba cómodo, repartía el juego a su antojo y dominaba con su drive. Poco a poco fue entrando en calor el bueno de Pablo, siendo más agresivo y encontrando la manera de neutralizar los tiros de Rafa. La reacción encorajinada del gijonés llegó cuando iba 5-1 abajo y le permitió ganar dos juegos de forma consecutiva que le llevaron a un noveno juego antológico.

- Nadal se llevó un noveno juego del primer set muy igualado y que terminó siendo clave

Fue ahí donde se vieron los instantes de juego más brillantes e igualado, una batalla sin cuartel entre dos hombres conscientes de que ese momento podría determinar el devenir del encuentro. Pablo gozó de varias bolas de rotura, pero sucumbió ante el buen hacer de Rafa, imperial al servicio cada vez que necesitaba un plus. Si en ataque era letal el balear, sus defensas numantinas no se quedaban atrás y convertían en placebos unos tiros muy precisos de Carreño, al que le cayó una losa con la pérdida de ese primer parcial y las oportunidades perdidas.

En la segunda manga, Nadal terminó de destapar el tarro de las esencias. Presentó sus credenciales a hacer algo muy importante en esta gira sobre tierra batida, con un equilibrio perfecto en su juego y unas sensaciones a las que ni se había aproximado antes de este encuentro. Veloz de piernas, inteligente a nivel táctico y preciso en sus ataques, el español es inabordable para la inmensa mayoría de jugadores sobre arcilla. Pablo Carreño lo intentó todo y puede irse de Barcelona con la cabeza bien alta, mientras que Rafael Nadal intentará abandonar el ATP 500 Conde de Godó 2021 con un nuevo título bajo el brazo. Para ello, deberá vencer a Stefanos Tsitsipas.

Comentarios recientes