Zverev: “Acapulco era un torneo que soñaba con ganar”

El alemán se despidió de México con una gran sonrisa y reiterando que su objetivo sigue siendo el mismo, ganar en los grandes escenarios del circuito ATP.

Alexander Zverev besa su 14º título profesional. Fuente: ATP Tour
Alexander Zverev besa su 14º título profesional. Fuente: ATP Tour

Tener la mayor de las ambiciones dentro del circuito profesional no tenía por qué impedirle disfrutar a Alexander Zverev de una de las semanas más especiales de su carrera. Que sí, sabemos que el alemán vive por y para los Grand Slams, esos torneos que tanto se le resisten, pero salir campeón del ATP 500 de Acapulco era también un sueño que le faltaba por cumplir. Este domingo, ante Stefanos Tsitsipas, por fin pudo hacerlo realidad, aunque no se fíen mucho del marcador, ya que el duelo fue mucho más duro de lo que parece. Antes de poner rumbo a Miami junto al resto de sus compañeros, el de Hamburgo hizo balance de este primer título en su temporada.

Un sueño cumplido

“Siempre he dicho que Acapulco era uno de esos torneos que me encantaría ganar a lo largo de mi carrera, siento una sensación muy buena cada vez que vengo aquí, una gran conexión con México y con este torneo. Para mí ganar aquí era un objetivo muy claro y ahora lo he conseguido, así que estoy muy feliz por ello. Ahora toca pensar en Miami”.

Reacción en el primer set

“El principio del partido ha sido muy malo para mí, es evidente, no he jugado bien en absoluto y lo único que podía hacer era seguir luchando para estar de vuelta en el encuentro. Necesitaba encontrar mi ritmo, Stefanos me estaba jugando totalmente diferente a cómo me habían jugado el resto de rivales que tuve a lo largo de la semana. Por suerte logré llevarme el primer set y eso me dio confianza de cara al segundo, pero ya saben lo que pasa cuando te enfrentas a los mejores jugadores del mundo, si perdonas una oportunidad es probable que no tengas una segunda. En el tiebreak creo que sí pude jugar realmente bien y eso me pone muy contento”.

Candidatura de cara al Masters 1000 de Miami

“Ahora mismo acabo de salir de jugar esta final, lo único que siento es felicidad por el título. Es bueno tener aunque sean cinco minutos de felicidad, sin pensar en nada más. Por supuesto que Miami este año será una tierra de oportunidades para muchos jugadores debido a las extrañas circunstancias que se darán allí, pero el cuadro seguirá estando repleto de enormes jugadores, como por ejemplo Tsitsipas. Creo que seré el tercer cabe de serie, así que tendré que ganar a unos cuantos buenos jugadores si quiero llegar lejos. El hecho de que no esté presente el Big3 no significa que vaya a ser fácil para cualquiera de los otros jugadores”.

Referente dentro de la Next Gen

“Puede que sea el jugador con más títulos ahora mismo de todos los tenistas de mi generación, pero seguramente Dominic (Thiem) tenga más que yo, él es del 93. Bueno, al final del día es algo que suena bien, es una de esas estadísticas que gusta escuchar ya que todos los jugadores competimos para eso: jugar finales y ganar finales. Después de una semana como está uno acaba tremendamente contento con su resultado, pero mi objetivo sigue siendo el mismo, ganar en los grandes escenarios del circuito, los Grand Slams. Sé que son los más complicados conseguir y que todavía no logré ganar ninguno, pero ese es el objetivo que tengo marcado. Ojalá que semanas como ésta me ayuden a acercarme”.

Preparación antes de una gran final

“Lo normal cada vez que uno llega a este tipo de finales es que al otro lado de la red aparezca uno de los rivales más difíciles del vestuario, así que siempre me tomo estos partidos con el máximo respeto y seriedad. Quizá el gran cambio está en la parte mental, sabes que ese será el partido más complicado de toda la semana, el rival más duro de todo el torneo. En ese sentido cambia un poco la preparación, pero suelo encarar cada encuentro sabiendo que todos merecen el mayor de los respetos”.

El factor más importante para jugar Acapulco

“Es muy agradable competir ante una grada repleta de gente que lo da todo en cada momento, ver que todos vienen a verte jugar y que además se están divirtiendo. Esta es una de las razones por las que me gusta tanto venir a jugar a México. Ganar está bien, es algo hermoso, pero jugar delante de los aficionados fue lo que más me gustó esta semana, lo extrañaba mucho”.

Comentarios recientes