Venus se abona a la fórmula de la eterna juventud

Venus Williams es insaciable y parece infinita. A sus 38 años, la estadounidense sigue haciendo gala de una consistencia física, mental y tenística a prueba de bombas. Gracias a ella se impuso a una revoltosa Alizé Cornet, que vendió muy cara su piel durante dos mangas, pero que acabó diluyéndose en la tercera. El resultado final fue de 6-3 4-6 6-0 en favor de la veterana estadounidense, que espera en tercera ronda del Open de Australia 2019 a la ganadora del duelo entre Halep y Kenin.

Comentarios recientes