Thiem: "Esta es la peor lesión de mi carrera"

El austriaco alerta de un problema en su tobillo que podría poner en peligro su participación en los primeros eventos en tierra batida.

Si algo puede ir mal, irá peor. Es lo que debe pensar esta temporada Dominic Thiem, cuyo tenis sigue sin alcanzar su mejor nivel y que, justo cuando ya se relamía ante el inicio de la temporada de tierra batida europea, ha sufrido un imprevisto importante. El austriaco no ha conseguido quitarse el "sanbenito" de especialista sobre arcilla, ofreciendo una versión claramente inferior en los torneos de pista dura. Su tramo final del 2017 fue doloroso, teniendo en su derrota contra Del Potro en el US Open 2017 el fiel reflejo de su estado moral.

Las cosas no han mejorado este año. Su derrota ante Tennys Sandgren en octavos de final del Open de Australia 2018, cuando parecía tener el cuadro muy abierto para hacer algo grande, fue un duro varapalo del que ni siquier su título en Buenos Aires pudo sacarle. Perder contra Fernando Verdasco en Río de Janeiro supuso un final inesperado a su aventura latinoamericana. Pero era ahora cuando el contador se ponía a cero para Thiem, y cuando su tenis debía volver a brillar.

[getty:931154186]

El austriaco defiende una ingente cantidad de puntos en los próximos meses, correspondientes a la final en Barcelona y Madrid, y semifinales en Roma y Roland Garros. Sin embargo, su tobillo ha dicho basta. En una resonancia realizada tras su retirada en Indian Wells, se le ha localizado un edema óseo que le obligará a descansar y a largas sesiones de fisioterapia. "Estar lesionado es una experiencia casi nueva para mí pero esto también forma parte de la carrera de un deportista. Sin dudas, es la peor lesión de mi carrera. Debo centrarme en la recuperación lo antes posible", señala el actual número 7 del mundo en su perfil de facebook.

La lesión sobrevino a Dominic en su encuentro ante Pablo Cuevas en Indian Wells 2018, donde fue atendido desde el segundo set. A pesar del fuerte dolor, Thiem decidió no retirarse inmediatamente y pudo verse agravada su molestia. "Estoy acostumbrado a jugar con algunos dolores y aunque sentía una gran molestia, esperaba que no fuera tan grave. Con el 4-2 ya me di cuenta que el dolor era cada vez más fuerte", asegura un hombre que no ha puesto fecha de retorno aún. Dominic Thiem se encuentra ante una encrucijada importante que puede dejarle sin tanto protagonismo en sus torneos predilectos, con Roland Garros 2018 en el horizonte.

Comentarios recientes