Rafa Nadal: “El Big Four es cada vez más mayor”

El español ofreció su rueda de prensa inaugural en el Us Open 2016 y habló acerca del dominio de Federer, Djokovic, Murray y él mismo.

Desde el año 2003 hasta el año 2016, cuatro raquetas se juntaron en el circuito ATP con la única meta de dominarlos a todos, el Big4. Cada uno con su intensidad, cada uno con sus altos y sus bajos, pero siempre coincidiendo en lo más alto de la clasificación y poseedores de los billetes hacia los grandes títulos en juego. Sin embargo, ha pasado ya más de una década desde que Roger Federer, Rafael Nadal, Novak Djokovic y Andy Murray iniciaran este mandato nunca antes visto, obligando al mismo tiempo a preparar nuevas historias. "Los cuatro grandes son cada vez mayores”, declaró Nadal en su bienvenida al Us Open. “Es normal que hay nuevas generaciones que traten de ocupar nuestra posición". Una afirmación que a nadie pilla por sorpresa.

Lo cierto es que el suizo ya suma 35 años y se ha visto obligado a bajar el telón esta temporada debido a múltiples lesiones en su cuerpo, unos problemas a los que nunca antes tenía que haber hecho frente. El balear ya está en la treintena, y pocos jugadores podrán explicar mejor que él lo que significa sufrir lesiones y, sobre todo, superarlas. Esta vez ha sido la muñeca izquierda la que le ha obligado a bajarse de Roland Garros y perderse Wimbledon. Novak Djokovic y Andy Murray comparten unos 29 años muy bien llevados, pero tampoco se libran del paso del tiempo. El serbio está actualmente pasando por unas dolencias en su muñeca, mientras que el escocés ya tuvo que pasar por el quirófano hace un par de temporadas, aunque ahora se encuentre en perfectas condiciones.

“Tengo una lesión, de verdad”, subrayó Nadal ante las preguntas de los periodistas. “Respecto a Roger, es cierto que ha tenido un año difícil en término de lesiones también. Andy y Novak hoy son los que están creando la distancia con el resto”, reflejó en manacorense, quien ha ido sumando minutos en pista en sus dos últimos torneos y espera afrontar con garantías este cuarto Grand Slam de la temporada.

“Estoy bien, con el cuerpo recuperado. A Cincinnati llegué muy al límite de fuerzas, prácticamente sin fuerzas, pero lo intenté. Gané un partido y al día siguiente no pude competir, me sentía muy mal físicamente, destrozado y vacío por dentro. Esa fue la realidad”, recordó Rafa tras su paso por Ohio, donde cayó en segunda ronda ante el joven Borna Coric sin apenas dar oposición. Pero si hubo un lugar donde recuperó todo el entusiasmo y la pasión por el tenis fue en Brasil, donde se marchó con una nueva medalla de oro colgada del cuello.

En Río me sentí muy bien, a nivel mental, a nivel físico y a nivel tenístico jugué con lo que tenía en aquel momento a un buen nivel. Sin tener una gran derecha, porque me molestaba mucho la muñeca para pegarlo, golpeé muy bien de revés. Las cosas parece que van a mejor, que es lo más importante, más que cualquier resultado en este momento”, concluyó quien tendrá a Denis Istomin como primer adversario en Nueva York el próximo lunes.

Comentarios recientes