Wimbledon segunda ronda: Novak Djokovic - Jarkko Nieminen

Segunda prueba para el número uno del mundo con el valor añadido de la despedida del finlandés, quien jugará por última vez en Wimbledon.

Fuese quien fuese el rival de Novak Djokovic en esta segunda rueda de Wimbledon iba a traer una dosis extra de dramatismo. Finalmente, fue Jarkko Nieminen el que logró el billete para citarse con el número uno del mundo después de una lucha preciosa ante el australiano Lleyton Hewitt. Serbio y finlandés ya se enfrentaron en el último Grand Slam, con lo que todavía guardan un recuerdo reciente de cómo buscarle las cosquillas al rival.

Bien sabía Djokovic que su primera batalla en Londres no sería fácil. Philipp Kohlschreiber, de la escuela alemana, determinación y talento además de una conexión especial con la hierba. Todos le habían avisado al serbio que aquella cita podía ser más peligrosa de lo normal, empezando por la prensa y acabando por su propio entrenador, también germano. Tanto escuchó la palabra ‘amenaza’ en sus oídos que acabó creyéndoselo y apenas dio oportunidad al de Augsburgo a entrar en el partido. Así funcionan los números uno y así llega el balcánico a este segundo escalón sobre el césped, más que preparado.

Historia muy diferente la de Nieminen. Inmerso ya en su último año de competición -él mismo anunció que al final de temporada colgará la raqueta para siempre-, el finlandés viene de una lucha a corazón abierto ante otro al que sus días en el circuito también están contados, concretamente, hasta el próximo enero. Lleyton Hewitt ofreció una lucha sin igual, tan habitual en sus registros, regalando al espectador cinco mangas repletas de lágrimas y emoción. Al final, fue Jarkko el que despidió a su oponente para citarse con palabras mayores en la jornada del miércoles, un encuentro que no hace mucho que presenciamos.

Siete enfrentamientos entre ambos y un 6-1 apabullante a favor del jugador balcánico. La última vez que se vieron las caras fue en Roland Garros, hace apenas un mes, donde Nole tuvo que sudar más de lo que reflejó el marcador (6-2, 7-5, 6-2) para doblegar al de Masku en primera ronda del Abierto de Frandia. La única victoria del ex número 13 del mundo data del calendario 2009, en semifinales del torneo de Sidney, donde Jarkko levantó el puño por un peleado 6-4, 7-6. Esta vez será la hierba la que los cruce y lo hará por primera vez.

Como vigente campeón que es, Djokovic jugará cada partido de estos quince días con ese extra de presión que acarrea tener que defender lo que es tuyo, pelear con la obligación de ganar a quien sea, sin apenas derecho a tener un resbalón. Todo lo contrario que Nieminen, liberado de cualquier flecha y con la mente en los cuartos de final que hiciera en 2006, su mejor actuación en Wimbledon. Será un partido bonito con dos de los jugadores más carismáticos del circuito. En manos de Djokovic está que el finlandés vuelva o no a pisar la hierba del All England Club.

Comentarios recientes