Zverev se lleva el duelo de jóvenes promesas

Alexander Zverev se proclamó campeón del ATP 250 de Colonia 2020, después de derrotar a Felix Auger-Aliassime en dos sets.

Alexander Zverev. Foto: Getty Images
Alexander Zverev. Foto: Getty Images

No hay por qué negarlo. La irrupción de jóvenes promesas en el mundo del tenis ilusiona y abre un halo de esperanza ante la posibilidad de estar disfrutando de los compases iniciales de futuros campeones. Por ranking y talento, Alexander Zverev sobresale entre todos ellos, con resultados bastante meritorios en los últimos cuatro años, en que está sabiendo plasmar el ingente talento que atesora en sus muñecas. Sascha ya ha demostrado este año haber dado un salto cualitativo en los grandes torneos, ya que muchos le achicaban a que su nivel en los Grand Slams bajaba considerablemente. En 2020 ha conseguido llegar a las semifinales en el Open de Australia y a la final del US Open.

Hoy no disputaba ninguna final en un torneo major, pero se jugaba mucho. Como bien dijo Zverev en la anterior rueda de prensa, desde el año 2016 siempre ha conseguido como mínimo proclamarse campeón en algún torneo. En 2020 aún no había levantado ningún título, y que mejor lugar que hacerlo en casa. No tenía un rival nada fácil, ya que en frente tenía a Felix Auger-Aliassime, otra de las jóvenes promesas de nuestro tenis, que hoy una vez más no mostró su nivel en una final. El alemán derrotó al canadiense por un contundente 6-3 y 6-3 en una hora y 19 minutos de juego, en un encuentro donde Sascha dominó en todas las facetas del juego.

Igualdad absoluta, intercambios largos e intensos, variedad de golpes y mucho, muchísimo talento. Eso es lo que se vio sobre la pista central de la ciudad de Colonia, en un duelo frenético que se decantó a favor del lado alemán. La primera manga fue muy igualada, con ambos teniendo muchísimas problemas a la hora de mantener el servicio y un Zverev muy peligroso al resto, donde llegó a romper el saque de su rival hasta en tres ocasiones, obligando a Aliassime a imprimir una marcha más en su juego si quería tener opciones de pelear por la victoria.

El canadiense se dio cuenta de que no podía limitar su estrategia de juego en meter bolas y esperar ante un jugador de la talla de Zverev, y se dio cuenta de ello. El encuentro se igualó sobremanera, y Aliassime ajustó un poco más su servicio y obligando a Zverev a tener que buscar otros agujeros en su juego si quería ganar el partido por la vía rápida. Con mucha precisión y talento, Sascha lo consiguió. Rompió el saque de Felix en una ocasión en el ecuador de la segunda manga y mantenía dicha brecha en el marcador para lograr la victoria y sumar un nuevo triunfo en sus vitrinas. Gran triunfo del pupilo de David Ferrer, que de esta manera recorta un poco más de distancia con Medvedev y Tsitsipas en la lucha por el quinto puesto del ranking.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes