Tsitsipas se convierte en maestro

El griego Stefanos Tsitsipas se proclamó campeón de la Nitto ATP Finals de Londres 2019, al derrotar al austríaco Dominic Thiem en tres sets.

Stefanos Tsitsipas. Foto: Getty Images
Stefanos Tsitsipas. Foto: Getty Images

Lo que siempre ha sido un sueño amenaza con convertirse en pesadilla. El poder ganar un Grand Slam o una Nitto ATP Finals puede erigirse en una odisea para Dominic Thiem. Si al austríaco le hubieran dicho hace un año que ganaría a Novak Djokovic, Roger Federer y Alexander Zverev en Londres, habría dado por hecho su título. Pero en el camino se ha cruzado Stefanos Tsitsipas. El insurrecto que ha derrotado al tenista con más títulos en este 2019. En términos tenísticos, Tsitsipas se ha convertido en un maestro (6-7, 6-2 y 7-6).

Los nervios eran palpables. Ambos estaban ante el partido más importante de su carrera. El palmarés del austríaco es deslumbrante pero queda un espacio por rellenar, y esta parecía la oportunidad idónea para hacerlo. El pupilo de Nicolás Massú supo leer a la perfección el partido tácticamente; comenzó jugando más conservador de lo habitual, pero buscando el revés alto de Tsitipas..

Es un jugador diesel el jugador griego. Suele tardar en entrar en calor, y pareció sorprendido de la táctica del austríaco. No es habitual ver a Thiem parapetado detrás de la línea de fondo jugando bolas altas. El partido transcurría por cauces inciertos y como se venía mascando durante todo el tiempo, el primer parcial se iba a decidir en el tiebreak. Sin alardes y cometiendo menos errores que su rival, Thiem cerró la primera manga y ponía tierra de por medio y se situaba muy cerca de ganar su primer título importante. Pero no era esa la final que se podía esperar de dos jugadores de este nivel. Quitándose la coraza y desembarazándose de los nervios iniciales, se desató la batalla.

Afinó el servicio el tenista nacido en Atenas, y ello fue la lanzadera para su tenis. Comenzó a jugar más largo, más duro y a dominar los puntos. Los reveses altos no eran un problema para el griego, que tenía la fuerza e intensidad de piernas para atacar las bolas y conectar golpes ganadores por doquier. Los pocos errores cometidos en el segundo parcial permitieron a Tsitsipas hacerse con una segunda manga de gran nivel, en la que Thiem se vio sorprendido por la reacción magistral de Stefanos.

Continuó el tercer set en la misma dinámica que el segundo. Tsitsipas se plantaba dentro de pista y Thiem no encontraba argumentos para hacerle daño. Las dejadas dejó de convertirse en un recurso para pasar a ser una táctica, pero el austríaco abusó de ellas y Tsitsipas estuvo muy rápido y ágil. Stefanos tomó ventaja en los compases iniciales del set pero cedería terreno rápidamente, haciendo que Thiem se volviera a reenganchar al partido. Al igual que en el primer set, el parcial se iba a decidir en el desempate, y fue ahí cuando Tsitsipas dejó una vez más claro que está llamado a liderar el futuro del tenis mundial en un futuro no muy lejano, adjudicándose el partido y por el tanto, el título.

Magnífica temporada de Tsitsipas, que junto a Alex Corretja y Grigor Dimitrov, se unen al grupo de tenistas que consiguieron llevarse la ATP Finals en el año de su estreno. Veremos si este triunfo le da alas de cara a afrontar la próxima temporada, donde las expectativas en torno a él están por todo lo alto.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes