Federer no da lugar a sorpresas

Roger Federer consiguió alcanzar su decimocuarta final en Basilea, al derrotar de manera contundente al ruso Daniil Medvedev en dos sets.

Roger Federer en Basilea. Foto: Getty Images
Roger Federer en Basilea. Foto: Getty Images

Apabullante y conciso. El maestro es severo con todos sus alumnos. No duda en castigarles con su manifiesta superioridad cuando alguno parece rebelarse, y les transmite la necesidad de seguir trabajando duro para poder alcanzarle. Roger Federer no suele perder con ninguna de las muchas promesas del tenis mundial, motivándose notablemente en aras de ganar el duelo generacional y poner de manifiesto que sigue estando a un nivel superior y que aún le queda varios años en este deporte. Así lo confirmó hace algunos días en una entrevista con Tennis TV.

Ocurrió una vez más en Basilea, en su casa y delante de todos sus aficionados que no paran de animarle. Con la confianza que le dio ganar a Stefanos Tsitsipas, el talentoso Daniil Medvedev se presentó con grandes ilusiones y esperanzas ante Roger, con el precedente de hace algunas semanas en Shanghái. Dichas esperanzas tardaron en disiparse apenas veinte minutos, tiempo suficiente para que Federer arrasara al ruso en la pista, y le diera una clase aventajada de tenis. Con un contundente 6-1, el de Basilea puso tierra de por medio y bajó los humos a un jugador con un futuro esplendoroso, al que solo le faltó dar un paso adelante en los Grand Slam en este 2018.

Lejos de bajar un poco el pistón, se desató el huracán Federer y arrasó con todo lo que tuvo a su paso. Exhibición de restos, saques, voleas, golpes cortados, liftados, planos. Un amplio repertorio que hizo las delicias del público suizo, encandilado ante tal alarde artístico de su pupilo. Medvedev sufrió mucho y se afanó por evitar llevarse un rosco. Lo consiguió en ambos sets, pero su pobre porcentaje de primeros y segundos servicios (40 y 50%) demuestran su debilidad en el día de hoy. Con el partido prácticamente decidido, el jugador ruso consiguió romperle el servicio a Roger, pero simplemente para maquillar un poco más el partido.

[getty:1054027720]

6-1 6-4 en una hora y seis minutos para un Federer pletórico, que vaticina grandes momentos de tenis a lo largo de la semana y que con esta contundente victoria olvida su dubitativo partido de ayer ante Gilles Simon. Su siguiente rival no le dejará entrar tanto en pista como hoy. Y es que Marius Copil es un tenista incómodo donde los haya, capaz de vencer a cualquiera si está inspirado al servicio, como ha conseguido hacer hoy ante el alemán Alexander Zverev, al que derrotó en tres mangas.

Comentarios recientes