El salto de calidad de Roberto Carballés

El granadino se encuentra en un momento de dulce. Ayer conquistó la Copa Sevilla y Puntodebreak se cita con él para analizar qué ha cambiado y mejorado en su tenis.

Roberto Carballés. Fuente: Copa Sevilla / Manuel Jesús Pérez
Roberto Carballés. Fuente: Copa Sevilla / Manuel Jesús Pérez

Durante el día de ayer, la Copa Sevilla se engalanó para vivir su gran final. Es el día donde todo el trabajo entre bastidores ve la luz, donde todas y cada una de las personas que componen un maravilloso equipo se dan un último baile para que todo salga a la perfección. Si para el torneo la jornada de ayer fue intensa, pero de resultado tremendamente satisfactorio, hubo un tipo que debió sentirse de manera similar. Realizado, feliz y optimista de cara al futuro gracias a las actuaciones del presente. El año pasado, Roberto Carballés cedía en el duelo por el título ante Pedro Martínez; este 2022, un tenista criado en Andalucía se quitó la espinita y conquistó el Challenger del albero sevillano.

Pero la victoria no solo refleja una gran semana de tenis, en la que Carballés fue de menos a más y terminó sin ceder ni un solo set en sus últimos tres partidos (ante rivales de la talla de Federico Delbonis, Facundo Díaz Acosta o Bernabé Zapata). Roberto 'caza' la recompensa a meses de trabajo silencioso, a constantes esfuerzos hechos en la sombra para elevar su suelo y techo como jugador. De él siempre se dirá que es un guerrero, un luchador y un tenista extremadamente consistente, pero el nivel que está mostrando en los últimos meses merece ampliar la mira mucho más: es un tenista mucho más agresivo, con más vías para ganar los puntos y un evidente salto competitivo y cualitativo que le hace competir también en pistas duras. Puntodebreak conversó con él, y un Rober aún con el Giraldillo de campeón en sus manos analizó todas estas mejoras.

"El año pasado no fue una mala semana, haciendo final, con un Pedrito que venía jugando a un nivel muy alto, pero estoy muy contento, sobre todo por cómo he jugado en los últimos tres partidos. He conseguido jugar a un nivel muy alto, sacando mejor, encontrándome más agresivo. Está claro que estoy contento por ganar el torneo, pero lo estoy aún más por la forma en lo que lo he ganado", comenta Carballés, que incide en la importancia de reinventarse para mantenerse en la élite. Su paso adelante en cuanto a la agresividad le permite, además, colocarse a solo dos posiciones de su mejor ranking histórico: en un año plagado de victorias y en el que ha dado mucha pelea a jugadores de élite del circuito (Sinner en Umag, Shapovalov en el US Open), su cambio de mentalidad explica una evolución constante y que no da pasos atrás.

"No sé si este es el mejor Roberto Carballés de siempre, pero sí que es verdad que ahora estoy en un momento en el que me encuentro muy bien físicamente, estoy dando un salto de calidad, que era lo que necesitaba. Especialmente he dado ese salto de calidad en el saque: el tenis está evolucionando mucho a jugar con saque y dos tiros, va todo muy rápido, y creo que ese es el camino. Hay que seguir mejorando en estos aspectos para seguir sumando puntos", declara Roberto. ¿Ha sido algo en lo que ha trabajado en los últimos meses o ha llegado de forma natural? ¿Hasta qué punto era importante sumar kilómetros a su primer golpe? El granadino deja claro que la evolución no llega de forma casual: el trabajo fuera de foco ha sido muy intenso y laborioso, pero ahora se ven los resultados.

"Llevamos tiempo buscando mejoras técnicas, formas de ganar un poquito más de potencia y un poco más de agresividad con el saque. Sobre todo en pistas rápidas es lo que más se necesita. La semana pasada, en el US Open, pegué un cambio yo creo que importante. Sí es verdad que al final perdí contra Shapovalov, que tiene un saque muy muy bueno, pero creo que voy por el camino, intento mejorar eso, porque la solidez no la voy a perder". Son los ideales de guerra de un luchador, un luchador que concibe el tenis como un deporte permanentemente en cambio, en el que todos los jugadores pegan muy duro y toca añadir más variantes a una táctica y capacidad defensiva de nivel élite.

SIN PENSAR EN LOS NÚMEROS, SÍ EN EL CAMINO

Para seguir por esta senda, Carballés olvida todo tipo de casuísticas a nivel de ranking: su meta es seguir disfrutando de su versión mejorada, ya que centrar el foco en retos numéricos puede desvirtuar su tremenda progresión. "Más que pensar en un número, me estoy centrando en la forma de jugar. Y esto creo que es algo importante, porque los otros años estaba demasiado centrado en el ranking, te pones objetivos en el corto plazo y eso no es bueno. Al final, tu propio nivel de juego es el que te lleva a mejorar en el ranking. Ese es el camino, intentar seguir mejorando todo, consolidar mis mejoras y todo llegará natural".

Con la sonrisa del que se sabe campeón, Roberto es el último en abandonar la Pista Central del albero sevillano. Tras atender a docenas y docenas de niños, a no negar ni una foto y estar ahí para cualquier tipo de compromiso. Es la sonrisa del campeón que mantiene los pies en el suelo, que triunfa cerca de casa, con gran parte de su familia rodeándole y viviendo con él una de las grandes recompensas a su evolución como jugador. El horizonte es bonito y depara grandes oportunidades, y quizás sea la Copa Sevilla la que posibilite pensar a lo grande. Eso se verá con el tiempo, pero el Real Club de Tenis Betis tiene un campeón magnífico. De eso, amigos, no tengan ninguna duda.

Comentarios recientes