Taro Daniel, la sensación en Australia que se siente "un 30% español"

Indagamos en la figura del verdugo de Murray, un tipo que creció tenísticamente en España y que ha dado un brutal salto de nivel en este inicio de 2022.

Taro Daniel. Fuente: Getty
Taro Daniel. Fuente: Getty

El Open de Australia 2022 está dejando su lugar a las sorpresas. Jugadores que se crecen en un ambiente que beneficia a ello, en uno de los Grand Slams más sorpresivos a nivel histórico que ha dejado a múltiples semifinalistas inesperados a lo largo de los últimos años. Hyeon Chung, Lucas Pouille, Aslan Karatsev, el título de Thomas Johansson o la final de Marcos Baghdatis: ejemplos hay a pares y fáciles de encontrar si tiramos de hemeroteca. Aún estamos lejos de esas rondas en este 2022, pero los cuatro días de competición en Australia ya han arrojado varios resultados que habrán pillado desprevenidos a más de un aficionado. El triunfo de Taro Daniel, proveniente de la qualy y desde el #120 del mundo (su mejor ranking fue el #64) sobre Andy Murray es uno de ellos, pero esconde una realidad: es uno de los grandes nombres propios del inicio del 2022.

Y lo mejor de todo es que no es alguien ajeno a nuestro país, a pesar de representar la bandera japonesa. El background cultural de Taro ya es, de por sí, realmente cosmopolita: su padre es estadounidense, su madre es japonesa y él nació en Nueva York. No está nada mal, si bien se decantó por llevar la bandera de parte de su madre... y, a pesar de todo ello, no se crió tenísticamente en ninguno de los dos lugares: lo hizo en España, en la localidad de Silla, Valencia. El hombre que lo moldeó es José Altur, el exentrenador de David Ferrer, entre otros, y quien lo tuvo en su academia de TenisVal, hace algo más de media década. Para Taro, esa enseñanza se traduce en un estilo de juego muy español, además de la capacidad de lucha intrínseca a los guerreros de la Armada.

"España es la base de mi juego. Estuve allí durante 10 años y crecí con un estilo y unos rasgos muy españoles. La táctica, la forma en la que golpeo, el estilo de vida... podría decirse que me siento en un 30% español. Cuando estoy en pista hablo en español. Le debo mucho a mi crecimiento en España: no creo que me hubiese convertido en profesional si hubiese estado todo aquel tiempo en Japón o California", afirma un Taro que ahora alterna sus entrenamientos en ambos lugares, dependiendo de la ubicación geográfica. Por ejemplo: antes de la gira norteamericana de Indian Wells y Miami, el japonés entrenará en Florida, en la Academia de IMG, lugar que frecuenta con asiduidad; sin embargo, de cara a la gira australiana, Daniel decidió entrenar en Japón, debido a la cercanía con el país oceánico. En cualquiera de los dos casos, el trabajo y el sacrificio que adquirió en España no lo perderá jamás.

"Empecé a vivir en Valencia cuando tenía 13 años. Los primeros años no fueron nada fáciles porque apena hablaba español, pero a partir del segundo año sí que podía hablar español de forma fluida, lo cual me ayudó bastante. Poco a poco fui entendiendo la cultura del país, empecé a entender de qué forma jugaban al tenis, cómo interactuar con la gente". En los últimos años, para evolucionar en su nivel y explorar nuevas fronteras, Taro cambió de aires y decidió iniciar una aventura con Sven Groeneveld, exentrenador de Maria Sharapova. No duró demasiado a nivel profesional, pero el japonés admite que aún mantiene el contacto con el neerlandés, que ejerce como una especie de guía para un tipo que ha explotado durante este inicio de 2022.

ECLOSIÓN, EN ESPECIAL AL SERVICIO

A sus 28 años, Taro está firmando un Open de Australia absolutamente espectacular. Uno de los aspectos más destacados de su evolución ha sido su nueva faceta como gran sacador, a todas luces inesperada: siempre se ha caracterizado como un gran contragolpeador, un tenista que se mueve sobre la línea de fondo a las mil maravillas, pero que jamás tuvo por bandera un perfil atacante, capaz de solucionar los intercambios en uno o dos tiros. Su altura le podía beneficiar en este aspecto, pero nada más lejos de la realidad... hasta este 2022: hasta 53 aces en los 5 partidos disputados en Melbourne Park, una media de 10,6 aces por partido que nada tiene que ver con registros previos en su carrera. Ello le ha permitido pasar por la fase previa como un auténtico maremoto, sin ceder un solo set... solo para plantarse en el cuadro principal y hacer lo propio.

En primer lugar se impuso al chileno Tomás Barrios Vera, de nuevo, en tres mangas. Esperaba Andy Murray en segunda ronda, quien tampoco supuso ningún inconveniente: un triple 6-4 merced a un tenis renovado, mucho más ofensivo pero sin perder sus señas de identidad históricas. No está mal para un tipo que también puede presumir de una victoria ante Novak Djokovic, cosechada en Indian Wells 2018. "Esta victoria está ahí ahí junto a la de Novak. Creo que hoy he jugado mejor que aquel día y, además, he jugado el tipo del tenis al que aspiro y que me gustaría mantener, este es mi nivel y quiero seguir construyendo a partir de ahí. Es mi meta a día de hoy. No quiero comparar a nivel de victorias, no tengo por qué; es verdad que Djokovic es probablemente el mejor jugador de la historia, así que mi victoria contra él también es enorme". La próxima presa en el horizonte es un perfil totalmente diferente, un Jannik Sinner en estado de gracia... pero nada es imposible para Taro Daniel, el japonés criado en Silla, nacido en Nueva York, asesorado por un entrenador neerlandés y capaz de ganar a los mejores de la historia.

Comentarios recientes