En busca del tercer ‘campione’ de Grand Slam

Corrado Barazzutti, capitán de Copa Davis durante veinte años, ve a Italia preparada para celebrar un título de Grand Slam individual en el circuito ATP.

Corrado Barazzutti junto a Matteo Berrettini. Fuente: Getty
Corrado Barazzutti junto a Matteo Berrettini. Fuente: Getty

Ayer se conocía la noticia de que Corrado Barazzutti dejará de ser el capitán de Copa Davis después de 20 años en el puesto, pero eso no significa que se vaya a apartar del exitoso núcleo por el que pasa ahora mismo el tenis italiano. Hace un par de días, el que fuera Nº7 mundial concedió una entrevista a la Gazzetta dello Sport donde repasó nombre a nombre todos los candidatos locales a ganar un Grand Slam. Algo que a nivel masculino en Italia solamente consiguieron Nicola Pietrangeli (1959, 1969) y Adriano Panatta (1976). ¿Veremos en 2021 una gran conquista italiana? Así ve Corrado el panorama.

Un 2021 de difícil pronóstico

“Cualquier pronóstico estará vinculado a lo que pase con el calendario. Venimos de una temporada en la que se ha jugado muy poco, todos los jugadores lucharon por conseguir el ritmo pero no todos lo consiguieron. Si la situación no se formaliza, todos los valores podrían cambiar. En Australia lo veremos entre las cuarentenas, aislamientos y entrenamientos obligatorios, será clave la fortaleza mental”.

Berrettini, a confirmar su talento

“Matteo ya lo hizo en su momento, ya dio el salto, ahora es un jugador top. Es importante que esta pretemporada haya podido llevar a cabo la preparación correcta, sin contratiempos físicos, es justo lo que necesitaba para encontrar su condición y la confianza en sí mismo. Ahora espero que el calendario le eche una mano, ya que todavía es relativamente nuevo dentro de la élite, eso significa que todavía tiene mucho margen de mejora”.

Fognini, ante todo salud

“En la práctica, a Fabio le toca empezar desde cero, superar una doble operación de tobillo no es un paseo por el parque. Luego, una vez estuvo recuperado, tuvo la mala suerte de contagiarse por coronavirus. Estuvo hasta octubre entrenando conmigo, pude verle practicando con el freno de mano puesto, sufriendo porque el dolor todavía no había desaparecido. Aún tiene que recuperar la salud al completo y luego considerar sus primeros meses de calendario. Estoy seguro de que volveremos a ver su mejor nivel en tierra batida, todavía tiene mucho por dar”.

Sinner, a por el siguiente paso

“Entrenar con Rafa Nadal en Adelaida seguro que le supone una gran experiencia, aprenderá mucho con él. Jannik tuvo que afrontar en 2020 una nueva dimensión, afrontar toda esa presión le hizo aprender muchísimo. Ahora de repente todo el mundo le pide resultados inmediatos, pero seguro que pasará por altibajos, como todo el mundo. De todas formas yo le veo preparado, es totalmente consciente de sus habilidades, pero no es nada presuntuoso. Eso significa que estará dispuesto a escuchar y trabajar para seguir creciendo y mejorando”.

¿Para cuándo un título de Grand Slam?

“Estoy convencido de que lo vamos a conseguir. Berrettini ya jugó una semifinal de Grand Slam en el US Open, que es el torneo más competitivo de los cuatro. Sinner ya hizo cuartos de final en París, poniendo a Rafa Nadal en dificultades durante dos sets. Por supuesto, es de vital importancia saber gestionar todas esas emociones a lo largo de quince días, además de tener suerte en los sorteos y seguir compitiendo cada ronda. Lo bueno es que el tiempo está de su lado, tarde o temprano los fenómenos siempre aparecen, sea quien sea estará ahí para aprovecharlo”.

La segunda línea de batalla

“Sonego será cabeza de serie en Australia y todavía tiene mucho margen de mejora. Luego están Travaglia, Mager y Caruso, que son serios y juegan bien. Pero si tuviera que quedarme con uno, apostaría por Marco Cecchinato. Vuelve a ser peligroso, le veo fuerte mentalmente y en tierra batida sabemos que es de los mejores del mundo, su semifinal en París hace tres años no miente”.

Cambios en la nueva Davis

“Los organizadores del nuevo formato me pidieron opinión y les respondí con una propuesta: llevar la Copa Davis a tres ciudades diferentes haría que recuperase algo del espíritu original. La esperanza es que de esta manera haya más público presente. Será muy emocionante, pero también una gran responsabilidad. Nosotros tenemos un equipo fuerte y compacto, así participar no será lo único importante”.

Comentarios recientes