Marcos Giron, el milagro del diamante universitario operado de cadera

Analizamos la historia de superación de un campeón de la NCAA, revelación en Indian Wells tras superar una odisea de lesiones de cadera.

Marcos Giron, Indian Wells 2019. Foto: zimbio
Marcos Giron, Indian Wells 2019. Foto: zimbio

La magia de la vida es que te puede sorprender cuando menos se espera, que la gloria puede llegar en esos momentos donde se hacen equilibrismos para no caer al abismos. Marcos Giron puede dar fe de cómo le han cambiado las cosas en poco tiempo, consiguiendo ver la luz al final de un túnel por el que transitó en una penumbra casi completa. Uno de los mayores talentos del tenis estadounidense en los últimos años sufrió una grave lesión de cadera que le obligó a pasar por el quirófano hasta en dos ocasiones, en las que tuvieron que limarle los huesos porque estaban desgastando un cartílago, provocando un dolor insoportable en el que fuera campeón de la NCAA con la Universidad de UCLA, una de las más prestigiosas del país.

Unos años más tarde, el californiano regresa a la élite y lo hace practicando el mejor tenis de su carrera. Ha pasado la fase previa del ATP Masters 1000 Indian Wells 2019, ganando a rivales como Thomas Fabbiano y Miomir Kecmanovic, e hizo saltar la banca al imponerse a Jeremy Chardy y Alex de Miñaur, confirmando las buenas sensaciones que venía arrastrando desde inicios de temporada, con un título en el Challenger Orlando. "Estoy muy emocionado de haber logrado esto, llegaba con mucha confianza, pero no me podía imaginar este nivel de juego", aseveró el campeón del torneo universitario estadounidense en 2014, cuyo salto al profesionalismo se vio lastrado por la citada lesión de cadera.

Y es que Giron apuntaba alto. Hizo su presentación en sociedad en el US Open 2014, único partido de cuadro final de Grand Slam disputado hasta el momento, donde mostró un buen rendimiento frente a John Isner. "Llevo mucho tiempo trabajando duro para esto. He jugado torneos Futures en los que apenas ganaba 2.000 dólares por conseguir el título, en gradas vacías, y llegué a pensar que nunca más jugaría un evento de gran nivel", señala un hombre que en noviembre de 2015 tuvo que decir basta ante las señales inequívocas que le daba su cadera. "Era imposible seguir. Hay demasiado nivel en el circuito como para tener que jugar mermado", dice en la web de la ATP Marcos, que estuvo casi dos años fuera de la competición y tuvo que recurrir a ofrecerse como profesor de tenis en su universidad para poder subsistir, mientras terminaba la carrera universitaria de Económicas que había empezado años antes.

Retornó a las pistas en el ITF Future Irving 2016, y apenas dos años y medio después se encuentra en la mejor posición de su carrera, asegurándose entrar al top-200 del ranking ATP. "Llevo tiempo dándome cuenta de que puedo competir contra los mejores. He aprendido a ser más fuerte a nivel mental y tengo una capacidad de sacrificio y lucha mucho mayor que hace años", reflexiona el estadounidense, cuyo gran referente ha sido siempre Rafael Nadal. "Recuerdo haberme pasado por Indian Wells en 2011 como sparring, y tener la oportunidad de ver de cerca a Nadal. Jamás había visto a alguien golpear la pelota así con el drive, me pareció una bestia absoluta", comenta en palabras recogidas por DesertSun. Marcos Giron jugará contra Milos Raonic en la tercera ronda del ATP Masters 1000 Indian Wells 2019, sin nada que perder y mucho que ganar. Pase lo que pase, da la sensación de que con 25 años, este chico tiene tiempo de sobra para recuperar el tiempo perdido y labrarse una exitosa carrera.

Comentarios recientes