Análisis semifinales femeninas US Open 2018. Serena y la rebelión de las novatas

Desgranamos todos los detalles que pueden marcar el devenir de las semifinales del torneo neoyorquino, en las que Serena parte favorita.

Serena Williams en US Open 2018. Foto: zimbio
Serena Williams en US Open 2018. Foto: zimbio

La ciudad que nunca duerme se prepara para vivir una de esas noches que pueden ser un punto de inflexión en la historia del tenis femenino. Con una Serena Williams que está alcanzando el aura de leyenda en vida, el US Open 2018 se vestirá de gala para acoger una semifinales en las que el público local sueña con una final fratricida entre la mayor de la saga y Madison Keys, afanada en demostrar su enorme potencial cada vez que pisa suela estadounidense. Las opositoras son dos tenistas que no habían pisado nunca esta ronda en un Grand Slam, y que llegan con el aval de ser capaces de todo en un día inspirado y la expectación por comprobar si Anastasija Sevastova se erige en el verdugo temible del tenis estadounidense, tras eliminar a Sloane Stephens, y si Naomi Osaka está lista para el definitivo salto cualitativo.

Todas las favoritas han ido cayendo como fruta madura a lo largo del torneo, quedando unas semifinales tan imprevisibles como apasionantes. La mejor preclasificada es Keys, que entró al torneo como la cabeza de serie número 14, pero eso no le dota del favoritismo. Y es que el mundo asocia este torneo a un nombre y una cruzada particular; el de Serena Williams en su afán por demostrar de lo que es capaz apenas un año después de haber dado a luz con serias complicaciones, erigiéndose en una referencia para el empoderamiento de la mujer e igualando en 24 Grand Slam a Margaret Court, antagonista en cuanto a filosofía de vida. Analizamos en profundidad las dos semifinales.

Serena Williams vs Anastasija Sevastova. Viejos fantasmas de una semifinal apacible a priori

Si hubo un año en que el planeta tenis se volcó tanto como éste en que Serena ganara el torneo, ése fue el 2015. La estadounidense tenía la gran oportunidad de su carrera para completar el Grand Slam ganando los cuatro majors del año y su duelo de semifinales ante Roberta Vinci fue considerado como un mero trámite. Sin embargo, la presión atenazó el juego de una Serena que vivió, posiblemente, la derrota más dolorosa e inesperada de su carrera. No se podrá permitir ninguna licencia ante Anastasija Sevastova, una tenista que llega como tapada pero cuya habilidad innata para jugar bien en Nueva York está probada.

Embed from Getty Images

Avisó hace el pasado año, siendo capaz de ganar a Maria Sharapova y éste ha logrado imponerse a Sloane Stephens y romper la barrera psicológica de los cuartos de final. Su camino ha estado plagado de rivales comprometidos, habiéndose deshecho de Donna Vekic en primera ronda con gran contundencia. Claire Liu y la siempre combativa Ekaterina Makarova fueron sus rivales antes de afrontar los partidos que marcan la diferencia entre el deber cumplido y el éxito masculino; ganó a Elina Svitolina y Sloane Stephens en una demostración de temple y buen tenis.

La letona siempre ha estado en la sombra; eclipsada en su país por Jelena Ostapenko y manteniendo un perfil bajo en el circuito, es una mujer discreta de juego versátil y preciosista, con notable habilidad para contraatacar y curiosos cambios de ritmo con revés cortado. Capaz de amoldar su tenis a cualquier perfil de contrincante, quizá no sea la más carismática pero sí una rival temible para una jugadora tan atacante como Serena Williams.

Así pues, la estadounidense tendrá que dar continuidad al tenis imperial del que ha hecho gala durante todo el torneo. Tan solo Kaia Kanepi logró arrancarle la iniciativa y generar un cierto desconcierto en una mujer muy segura de sí misma y consciente de que si es capaz de asumir la iniciativa, su ritmo de pelota está por encima del de cualquiera. Venus Williams y Karolina Pliskova no pudieron sacarla de su zona de confort, mientras que Magda Linnette y Carina Withoeft carecían de argumentos suficientes para incomodarla.

Serena tendrá que estar preparada para meter una bola más y no impacientarse a la hora de desbordar a una tenista de gran movilidad, aunque menos aguerrida que Kerber, su pesadilla en Wimbledon. Nunca se han enfrentado entre sí, lo cual es un aliciente extra. Si Sevastova es capaz de gestionar los nervios que se le presuponen al jugar este partido y asumir que no tiene nada que perder, se podría presenciar un partido realmente interesante, aunque en caso de que Serena esté inspirada y ordenada en pista, la victoria debería caer de su lado.

Embed from Getty Images

Madison Keys vs Naomi Osaka. Jóvenes talentos en busca de graduación

La expectación es máxima en un partido en el que ambas jugadoras despiertan un sinfín de sensaciones en los aficionados. Carismáticas, talentosas y de carácter dicharachero, se ha ganado el cariño del planeta tenis no solo con su tenis, sino también con su actitud en pista y fuera de ella. Fueron prodigios precoces a las que les está costando dando el salto cualitativo definitivo para confirmar todo lo que atesoran con resultados, y en este torneo tienen una oportunidad única.

Finalista en la edición del pasado año, Madison Keys se afana por borrar de un plumazo todas las críticas recibidas por su falta de consistencia y regularidad a lo largo del año. A sus 23 años, no ha tenido una temporada especialmente notable y es consciente de lo que supondría salir campeona de este evento, tras quedarse tan cerca el pasado año. Su trayectoria es impecable, habiendo ganado a Pauline Parmentier, Bernarda Pera, Aleksandra Krunic, Dominika Cibulkova y Carla Suárez, dejando escapar tan solo un set.

Embed from Getty Images

La aparente ruleta rusa a la que juega en cada uno de sus golpes, buscando de manera inexorable el golpe ganador, le está aportando réditos merced a su buen estado de forma físico, que le permite golpear con los apoyos ideales, y a una mentalidad ganadora y madura como no se le suele ver. Enfrente tendrá a una Naomi Osaka que ya ha demostrado de lo que es capaz; campeona en Indian Wells y verdugo de Serena en Miami, no ha sido capaz de desplegar su mejor tenis con continuidad pero su potencial es innegable.

Apalizó a Laura Siegemund, Julia Glushko, Aliaksandra Sasnovich, y Lesia Tsurenko, y supo sufrir ante una enrachada Aryna Sabalenka. Repleta de confianza, su juego es cada vez más agresivo pero se adapta a la perfección a lo que proponga el rival. Ha alcanzado un estatus superior bajo las órdenes de un Sascha Bajin que sabe cómo llevar a estrellas rutilantes y podría brillar para siempre si es capaz de ganar este torneo.

Embed from Getty Images

Se han enfrentado en tres ocasiones, todas ellas en la ronda de dieciseisavos. US Open 2016, Indian Wells 2017 y Roland Garros 2018 fueron testigo del poderío de Keys sobre la nipona, que solo ha podido ganar un set de los siete disputados. Motivo de esperanza para la estadounidense aunque nada convincente, ya que la progresión de Osaka en los últimos tiempos y el estado de confianza en el que llega es mayúscula. Pronóstico muy incierto y espectáculo asegurado.

Comentarios recientes