A veces, menos es más

Ya son 6 los torneos consecutivos en los que Rafa Nadal se ha bajado o retirado. Quizá sea buena idea parar y recuperarse al 100% antes de seguir forzando.

A veces, nuestro cuerpo nos habla. A pesar de que no sea capaz de comunicarse con nosotros de forma directa, existen diversas señales que nos hace pensar que hay algo que no va bien. A Rafael Nadal, su cuerpo lleva mucho tiempo diciéndole que no vendría nada mal pisar un poco menos el acelerador y descansar un poco más. Anoche, y para sorpresa de todos, el balear anunciaba su baja del torneo de Acapulco después de resentirse de la misma lesión que sufrió en el Open de Australia. Un contratiempo inesperado que podría hacer que se ausentase también de Indian Wells y Miami.

Dijo ayer Rafa una frase que me llamó la atención. "Siempre soy de los de forzar, de intentarlo, pero ahora no tengo esa opción", aseguraba. Diría que precisamente por eso, la situación está como está. La RAE define 'forzar' como "Hacer fuerza para conseguir algo que habitualmente no debe ser conseguido de esta forma" y "Obligar a que se ejecute algo". De ambas definiciones se desprende que 'forzar' es ir contra natura. Hacerlo de forma puntual, en algunas ocasiones sueltas, puede que dé resultado, pero como tónica habitual, hay un momento en el tiempo que ese sobre esfuerzo continuo explota por algún lado.

[getty:925534012]

El cuerpo humano no es una máquina. Cuando se tiene 20 años responde de una forma muy distinta a cuando se tiene 25, 30 o 35. Hay que darle descanso y cuando hablamos de deporte al más alto nivel, con mucho más sentido. Si además, tiene a sus espaldas el peso de 16 años como profesional, más otros tantos de júnior e infantiles, todo se hace mucho más grande.

Hay que recordar que Rafa se había apuntado también al dobles en Indian Wells y la semana pasada hablaba con varios aficionados del balear en Twitter y les decía que, según mi punto de vista, veía ese tipo de decisiones como un error. Vale que un partido de dobles no exige demasiado al cuerpo pero hablábamos de acumulación de partidos y minutos en las piernas, algo que podría acusar a corto o largo plazo. Me decían que nadie mejor que él conoce su cuerpo y en eso les daba la razón, pero creo que Rafa debe entender que por su bien y para que siga todavía muchos años más en el circuito, tiene que organizar mejor su calendario.

El final de 2017 fue muy exigente para él. Intentar ser número 1 es un esfuerzo que ya hemos visto que puede salir muy caro. No hay más que ver en qué condiciones quedaron Andy Murray y Novak Djokovic a finales de 2016 tras unos últimos tres meses donde no dejaron de competir con molestias para luchar por la tan ansiada primera plaza mundial. El hecho de que acabara la temporada lesionado hizo que Rafa no tuviera una pretemporada al uso y muscularmente, lo ha notado. Especialmente, las lesiones musculares en esas zonas son muy complicadas de tratar y si no te recuperas al 100%, es algo que puedes ir arrastrando durante un largo periodo de tiempo, con peligro de hacerse un problema mayor.

[getty:925123288]

Desde Basilea, Nadal se ha bajado o retirado en seis torneos de forma consecutiva (Basilea, París, Londres, Brisbane, Australia y Acapulco). Es evidente de que algo no va bien. Nadie como Rafa conoce su propio cuerpo, sí, pero los datos hablan por sí solos. Hay que saber cuándo y cómo parar para jugar sólo cuando se esté al 100%, y más aún cuando se tiene 31 años. Parar aunque se vaya a jugar un Grand Slam como Australia o un torneo como Acapulco, donde defiendes final y podrías alejarte del número 1. Si eso va a significar que vas a estar en plenas condiciones y disfrutando en pista en los torneos que juegues, habrá sido una buena decisión. Porque eso es lo que queremos todos, ver a Rafa disfrutando con el tenis y que lo haga durante mucho más tiempo.

A veces, menos es más. Estamos a poco más de un mes para que dé comienzo la parte del año más importante para Nadal y por lo visto desde el pasado mes de octubre, las sensaciones no son buenas. Decía Rafa hace un par de meses que lo que le funciona a unos de jugar menos torneos no quería decir que le fuese también a funcionar a él. Quizá tenga razón, pero viendo que lo de forzar no da resultados, puede que sea buena idea descansar más.

Comentarios recientes