“Fernando tiene ganas de volver a estar arriba”

Emilio Sánchez Vicario habla en la página de la ATP acerca de Verdasco, jugador al que dirige junto a Nacho Truyol desde esta temporada.

Algo ha cambiado en el camino de Fernando Verdasco. Solamente con ver su inicio de temporada (dos semifinales, cuatro victorias ante jugadores del top20, un carácter diferentes sobre la pista) uno se puede dar cuenta de que el madrileño es otra persona. O quizá, la misma que fue hace unos años. ¿Quién son los culpables? Pues en primer término hoy, incitado con toda seguridad por Nacho Truyol y por Emilio Sánchez Vicario, su nuevo equipo de trabajo. Esta vez es el segundo quien habla de estos buenos resultados y de estos cambios que ya han surtido efecto en los primeros cuatro meses del curso.

“Fernando tiene muchas ganas y está bien físicamente. Este año volvió a contactar conmigo y llegamos a un acuerdo para ayudarle sobre todo en el plano mental. Ese pilar es el que marca la diferencia a este nivel: la intensidad, el foco, la calidad, la pasión, el jugar bien los puntos en los momentos difíciles, de tensión… estos jugadores son muy buenos y lo que se debe trabajar con ellos es jugar mejor los puntos difíciles del partido, que al final son los que marcan las diferencias”, reconoce Emilio, uno de los técnicos que mejor conoce al español.

Fue en Mar de Plata 2008 donde se consolidó esta buena amistad que ya había nacido años atrás. A partir de aquel momento nació el gran Verdasco, el que años después lograría títulos importantes, firmaría semifinales en Australia o llegaría a meterse dentro del top10. Números que, con el tiempo, no supo mantener y que le hicieron irse para abajo en el ranking. Aunque la esencia todavía se mantiene.



“Pienso que con su estado físico, si mantiene ese capacidad de resistencia, fuerza y explosividad, si consigue volver a ganar los partidos que en los últimos años había ido perdiendo, se puede volver a ver al mejor Fernando Verdasco”, afirma Sánchez Vicario, otro hombre que también consiguiera afianzarse dentro de los diez mejores del mundo.

¿Cuál es el clave para que todo funcione? “El respeto y que el jugador crea que el entrenador puede aportar lo que le transmite”, confiesa Emilio. “Al final el que está ahí jugando es el tenista, pero el coach lo que puede aportarle es ese extra de saber por qué pasan las cosas”, responde uno de los más sabios del circuito a la página web de la ATP.

Pero si en algo coinciden Emilio, Nacho y Fernando es en la fe que los tres procesan hacia este proyecto. “En el caso de Verdasco ha de tener la capacidad y motivación, además de la disciplina de continuar con esas ganas para dar esos pasos. Es algo que no se va a conseguir al día siguiente, sólo con el tiempo y trabajando. Fernando tiene las ganas de volver a estar arriba”, indica.

Comentarios recientes