Andy Murray quiere el número 1, pero en 2017

El tenista británico admite que es una empresa muy complicada ahora mismo dado que no depende solo de él y que los próximos torneos no son los mejores.

La carrera por acabar el año con el cetro del tenis mundial se ha puesto realmente interesante con la excepcional gira asiática que ha llevado a cabo Andy Murray. El escocés está ya a 2.500 puntos de Novak Djokovic después de recortarle otros 1.280 la última semana. Sin embargo, el escocés ha expresado su cautela respecto a sus anhelos de número uno. Cree que el calendario es complicado para sus intereses con torneos en los que tradicionalmente no ha rendido bien. Además, sabe que no solo depende de sus resultados sino de los que haga Djokovic, lo que complica todo mucho más. Andy se mantiene con los pies en la tierra y objetiva 2017 como el año clave para su asalto definitivo a la cumbre del tenis masculino.

Tras ganar 13º Masters 1000 en el Qi Zhong de Shanghái, Andy Murray no escondía sus deseos de trepar hasta el número 1 del mundo.

Andy Murray: “Creo que puedo llegar al Nº1”

Andy Murray: “Creo que puedo llegar al Nº1”

El escocés, tras conquistar su 13º Masters 1000, afirmó que ahora mismo su lucha está en alcanzar lo más alto del ranking.

Seguir leyendo

Pero ha matizado esas intenciones y ante la ola que se ha expandido en torno a su persecución del serbio, Murray ha admitido que la empresa es sumamente complicada y es mejor tomárselo con tranquilidad de aquí a final de temporada como recoge dailymail.co.uk. “Si gano todos los partidos desde ahora hasta el final de la temporada, seguro que tengo opciones de conseguir el número 1”, ha dicho el de Dunblane. Aunque advierte: “Nunca lo he hecho bien en el O2 Arena (Londres). Tampoco he jugado realmente bien nunca en París hasta el año pasado”, considera el escocés que si bien en 2015 alcanzó la final en el Palais Omnisport de la capital francesa.

Es cauto por tanto sobre su rendimiento, sabedor de que una cosa es la gira asiática y otra muy distinta la indoor europea. Pero es que, existe otro factor. Y ese factor se llama Novak Djokovic. Su inmediato perseguidor en el ránking lo tiene claro: “Novak va a ganar partidos. No veo por qué Novak no puede ganar en París y en el O2 Arena. Es muy posible que pase y entonces de repente, si yo no lo hago muy bien, estaré ya muy lejos de él”, asume Murray. Djokovic defiende los títulos en ambos emplazamientos, una pesadísima carga en cuanto a puntos, pero Murray defiende final en París aunque solo round robin en la Copa de Maestros de Londres.

“Así que no está en mis manos, no está bajo mi control en estos momentos”, cree que el escocés que sin embargo apuesta por 2017 como el momento propicio. “Esto es por lo que el próximo año, quizá si termino el año fuerte, pueda tener la situación bajo control, lo que lo hace todo más fácil porque sabes perfectamente lo que necesitas para llegar ahí, no tienes que depender de los resultados de otros”, opina Murray que quiere cerrar el año sin agobios después de un curso muy duro y exigente. No quiere que se repita lo vivido en 2014, donde se vio presionado a jugar todas las semanas de final de temporada para clasificarse para Londres.

“Recuerdo cuando conseguí meterme en las Finales de 2014 y terminé jugando ¿seis semanas seguidas? Si mi prioridad absoluta fuera el número uno este año, entonces, ¿qué hago que no estoy jugando esta semana? ¿Por qué no lo intento y juego todas las semanas hasta que acabe la temporada?”, cuenta un Murray maduro, cerebral, que sabe que la paciencia es su mejor aliada. “No voy a hacer eso. Voy a intentar ser inteligente con mi calendario, asegurarme de que descanso bien y poder terminar lo más fuerte posible y así tener mejores opciones de ir a por ello el año que viene”, zanja el escocés, que ha desvelado sus intenciones de seguir contribuyendo al equipo británico de Copa Davis en 2017.

“Tengo pensado jugar la Copa Davis en 2017. Por lo que he oído, será en Vancouver (contra Canadá), por lo que no es un viaje demasiado malo desde Melbourne”, considera. “Pero veremos cómo termina el año y entonces decidiré el calendario del siguiente porque aún no he fijado dónde jugaré después de Australia y antes de Dubái”, termina el británico.

Comentarios recientes