“Se pagaron 600.000 euros por catering en la final de Sevilla”

Enrique Campillo, exvicepresidente económico de la RFET y presidente de la federación de Castilla-La Mancha, revela nuevos datos

Enrique Campillo, vicepresidente económico de la RFET hasta noviembre de 2011 y actual presidente de la Federación de Tenis de Castilla-La Mancha, ha concedido una entrevista al diario As en la que revela aspectos internos del organismo presidido hasta hace una semana por José Luis Escañuela.

“Fui vicepresidente durante tres años. De repente, en septiembre de 2011, se cambió la adjudicación de la semifinal España-Francia de la Copa Davis de Santiago a Córdoba. Pasaron cosas de índole político. Y en la plaza de toros desaparecieron un montón de entradas del tercer anillo. Llamé al jefe de administración de la RFET y me dijo que el presidente había dado órdenes de llevarlo todo él personalmente. Decidí dimitir el 16 de noviembre de 2011. No me parecía lógico ni aceptable que las cuentas de la Davis las tutelara sólo Escañuela”, afirma Campillo.

Escañuela.

El exvicepresidente económico de la RFET también denuncia gastos desorbitados: “Escañuela tiene muchos asesores. Pero una cosa es que te acompañe uno y otra que te acompañen 27. Y en su forma de proceder está llevar al lado a una pléyade de gente, un cortejo amplio y costoso”.

Además, Campillo revela las altas cifras que la RFET gastaba en servicios como catering: “Los gastos de los viajes no eran los de una federación austera. No sólo los viajes. Le pongo por ejemplo alguna factura demasiado alta del catering VIP en la Copa Davis. En la final de Sevilla, en 2011, se pagaron 600.000 euros en un fin de semana. En Marbella, 360.000. Es para escandalizarse”.

Por otra parte, el actual presidente de la Federación de tenis de Castilla-La Mancha recuerda los 300.000 euros que la RFET destinó a la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla para el Observatorio: “Le dije que para qué lo necesitábamos, que cuál iba a ser su función. Cuando se creó, Escañuela llegó con el contrato hecho y lo firmó. Me dejó sorprendido. No eran 3.000 euros, sino 300.000 sin existir proyecto. Nunca había visto algo así. Me fui sin justificar los 300.000 euros del Observatorio y los primeros 200.000 que se le dieron a la Fundación. Me dijeron que no había nada que rascar, que la Fundación tenía sus patronos. El presidente lo copaba todo con su autoridad”.

Escañuela.

Campillo también duda de la legitimidad de las elecciones de la RFET en 2012: “Ahora se dice que se cambiaron los censos reales. ¿Cómo puede ser que Madrid, con muchísimas más licencias que Andalucía, tuviera 12 puestos en la Asamblea por 20 de ésta? Hay que depurar este asunto. Si los censos se manipularon, todo el proceso está deslegitimado”.

Por último, Campillo afirma que “no hay machismo” en el caso de Gala León y asegura que éstano ha marcado las pautas que hay que seguir para formar un equipo”. “Y Escañuela, que es muy hábil, ha conseguido derivar el debate hacia el machismo. Una cortina de humo”, concluye.

Comentarios recientes