Nadal defiende la lentitud de las pistas

Considera que una velocidad limitada de superficie fuerza al jugador a pensar, a desarrollar una estrategia

Rafael Nadal ha defendido con argumentos la necesidad de que las pistas mantengan una velocidad moderada. En opinión del balear, la naturaleza del tenis consiste en que el jugador se vea en la necesidad de maniobrar con un pensamiento en la cabeza, teniendo que ejecutar sus tiros en base a un planteamiento estratégico. No reducir su actividad a reventar la bola, sin apenas pensar, fuera del alcance de su rival. En Abu Dabi, donde cedió ante David Ferrer y batió a Jo-Wilfried Tsonga, describió las pistas como excesivamente veloces.

El mallorquín tuvo esta semana la primera toma de contacto competitiva de cara a la temporada 2014. Su presencia tuvo lugar en la exhibición de Abu Dabi, sobre una cancha de ritmo marcadamente veloz. Del estilo a la que suele estar presente en el ATP 500 de Dubai en plena primavera.

Al mismo tiempo, cuestionado por el cambio normativo que introduciría en el deporte, el balear expresó su petición: un servicio. "Cuando las reglas de tenis fueron establecidas, hace mucho tiempo, los jugadores tenían una estatura muy inferior a la actual. Hoy días somos todos más altos. Es una ventaja para los tenistas de mayor estatura" vertió Nadal en palabras filmadas por Yahoo! News.

La base central de su argumento, no obstante se centro en la necesidad de que las superficie sean ralentizadas y no tan veloces como las encontradas en el emirato. Algo que, según el número 1 del mundo, lastra el espectáculo y va en contra de su manera de entender el deporte.

"Si recordamos los mejores partidos de los últimos 20 años, los encuentros más memorables son aquellos protagonizados por tenistas que compiten desde la línea de fondo. No los disputados por tenistas que basan su juego en un saque y/o dos tiros. Los partidos con largos intercambios son los que generan afición, todo entra en otro nivel emocional. (La competición) se vuelve más física, más táctica,... Todo eso es lo que hace que los aficionados se involucren más en el juego".

"Por ejemplo, recuerdo la final del US Open 2011 que perdí con Djokovic. Por momentos, durante el segundo y tercer set, no podía escuchar la pelota porque la grada estaba enloquecida. Jugábamos increíbles intercambios prácticamente a cada punto y eso es lo que hace especial los encuentros".

"Aquí ,en ocasiones la pelota estaba yendo muy, muy rápido y eso hace imposible jugar con una táctica, desarrollar una estrategia. Especialmente en pista como ésta, que solamente te permite dar un par de tiros por intercambio".

Nadal se ve desbordado en defensa sobre la pista de Abu Dabi

Una de las grandes cuestiones que están sobrevolando los últimos días, antes de abrir a plen rendimiento la temporada 2014, consiste en contemplar la velocidad que presentarán las pistas de los primeros torneos oficiales del año. A fin de cuentas, Abu Dabi era meramente una exhibición. Porque desde varios frentes se ha apuntado a un incremento en el ritmo de las condiciones de juego. Algo que iría a contracorriente a lo observando en los últimos años. Especialmente en suelo australiano.

En la Copa Hopman, perfiles como el aussie Darren Cahill, han subrayado que las condiciones observadas en Perth son más veloces que las de otras temporadas. Ya en terreno de torneo oficial, exactamente en el ATP 250 de Brisbane, Rennae Stubbs -ex tenista, ahora en labores de analista en televisión- remarcaba tal idea a través de las redes sociales al observar una de los primeros entrenamientos de Roger Federer en la ciudad australiana. "Acabo de ver el entrenamiento de Roger Federer y debo advertir una cosa. ¡Cuidado! La pista es más rápida, las pelotas son más veloces".

Obviamente si este fenómeno se observa en dos torneos preliminares de la gira oceánica, por dos personas con la credibilidad suficiente como para dar por válidas sus valoraciones, la duda surge automáticamente: ¿se habrá producido el mismo fenómeno en el Australian Open, forrado con el mismo material que ambos eventos? Tradicionalmente una de las canchas duras más lentas del año. Sede, sin ir más lejos, de la final de Grand Slam más larga de la historia dos años atrás: Novak Djokovic y Rafael Nadal bregando durante 5 horas y 53 minutos sobre el plexicushion de Melbourne.

A la espera de descubrir lo que tiene preparado Melbourne Park, Nadal ha mostrado públicamente su visión acerca de las pistas veloces. "Así no puedes pensar 'voy a poner esta pelota aquí, después voy a situarla allá'. En mi opinión eso convierte el juego en algo demasiado simple. La manera en que yo concibo este deporte es: pensamiento, estrategia, tiempo para preparar el punto".

Comentarios recientes