Murray: "Todavía quiero jugar, pero disfruto menos que antes"

El británico desvela su sufrimiento con las lesiones, habla de feminismo y reflexiona sobre sus siguientes retos, dentro y fuera de la cancha.

Andy Murray, problemas lesiones. Foto: gettyimages
Andy Murray, problemas lesiones. Foto: gettyimages

La vida es mucho más complicada de lo que muestran las películas y aunque lo que ha vivido Andy Murray da para una buena producción hollywoodiense, el británico se está topando con la cruda realidad que supone intentar volver a la élite con una cadera de metal. El mero hecho de que haya podido competir a nivel profesional e incluso ganar un torneo ATP, como fue el de Amberes 2019, es digno de loas infinitas para un jugador muy especial, que reflexion standar.co.uk sobre diversos asuntos y deja ver, por primera vez en mucho tiempo, cierto hastío por la complejidad de disfrutar de su deporte como antes lo hacía y sentirse en disposición de luchar por objetivos ambiciosos.

Calvario de lesiones y dureza a nivel mental

Lo de la cadera no ha sido la única lesión grave de Murray, marcado desde el inicio de su trayectoria por una fractura en una rótula que puso en peligro su carrera y que ha podido condicionar el resto de su cuerpo durante lustros de enorme exigencia. "Desde que me pusieron la cadera de metal supe que no iba a ser fácil volver, pero no me esperaba que fuera tan duro. Llevo mucho tiempo entrenando durísimo, pero persisten algunas molestias y cuando llego a la cancha no soy capaz de rendir al nivel que espero. Solo tengo dos opciones: retirarme o seguir intentándolo. Aunque no disfrute tanto como hace años, todavía quiero jugar", desvela.

Vida familiar y empresarial más allá del tenis

Felizmente casado con Kim Sears y con cuatro retoños, Andy es un hombre muy familiar que ha aprovechado estos últimos años para pasar más tiempo con sus hijos, pero también para diversificar sus intereses. Además de grabar el documental Resurfacing, se ha convertido en inversor de la marca de ropa deportiva Castore. "No sé mucho de moda, pero he intentado formarme y tengo experiencia sobre qué es lo que necesita un deportista. Es algo que me ilusiona desarrollar", comenta el de Dunblane.

Igualdad de género en el tenis

Andy es uno de los grandes adalides de la lucha feminista en el tenis, habiendo denunciado un doble rasero de medios de comunicación y aficionados con las mujeres que debe ser resuelto. "Cuando empecé a trabajar con Amelie Mauresmo me di cuenta del tremendo machismo que hay. Una número 1 del mundo era juzgada como alguien que no podía entrenarme, la juzgaron por el mero hecho de ser mujer. Que todos seamos tratados igual es un derecho humano, no pido nada extraño", dijo antes de valorar la respuesta de la ATP. "La ATP tarda mucho en responder y lo hace tibiamente a casos como los de Zverev y Basilasvhili. Cuando se hacen acusaciones de ese tipo hay que establecer protocolos claros", aseveró Andy Murray.

Comentarios recientes