Kokkinakis: "Llevo tanto tiempo sin jugar al tenis que cada torneo es una oportunidad"

El australiano reflexionó sobre su vuelta al circuito tras conseguir acceder a un cuadro principal de Masters 1000 por primera vez en casi tres años. 

Thanasi Kokkinakis. Fuente: Getty
Thanasi Kokkinakis. Fuente: Getty

Thanasi Kokkinakis es un tipo que no lo ha tenido nada fácil. Su carrera prometía ser la de una estrella, la de un habitual en la zona noble del circuito, con un desparpajo avasallador y una derecha terrorífica. Por desgracia, ese monstruo invisible de las lesiones apareció para cortarle las alas en repetidas ocasiones, lo que acabó derivando en una depresión que alejó al australiano de las pistas durante muchísimo tiempo. Suménle la presencia de una pandemia mundial que congela el circuito durante varios meses... y volver a las pistas significa empezar de cero.

Ahora 'The Kokk' se bate el cobre en torneos de menor índole y necesita pasar por las fases previas de los grandes eventos. En el Miami Open 2021 hizo justamente eso: pasar por la casilla de salida para ganarse el derecho a estar entre los mejores. Sus victorias ante Frederico Ferreira Silva y Mario Vilella le permiten formar parte de un cuadro final de Masters 1000, algo que no saboreaba desde Montecarlo en 2018. Casi tres años completos sin formar parte del segundo escalón de torneos del circuito, algo que no ha preocupado a Thanasi, que prefiere tomarse con calma su enésimo intento de volver al circuito.

"Llevo tanto tiempo sin jugar al tenis que cada partido se convierte en una gran oportunidad de demostrar que me merezco volver a tener mi antiguo ranking, que puedo recobrar la confianza y que me merezco estar entre los mejores", afirmaba seguro a la página oficial de la ATP tras salir victorioso de su segundo compromiso. Y es que volver a empezar de cero se complica aún más bajo las actuales circunstancias, con una considerable bajada en el prize money de casi todos los torneos y sin ni tan siquiera un patrocinador que te permita vestir una línea de ropa determinada.

"Todo se vuelve aún más duro cuando llevas más de dos años alejado del circuito, sin poder ganar nada de dinero. Es aún más complicado cuando vuelves al circuito y todo se ha reducido drásticamente, acaba por convertirse en una especie de rutina de supervivencia. Le doy un enfoque diferente, me lo tomo como una rampa de lanzamiento de cara al año que viene; espero que ahí las cosas vuelvan a la normalidad, que el prize money vuelva y tengamos una buena oportunidad de poder vivir de este deporte. Tengo mucha suerte de poder competir de nuevo, así que mi principal objetivo es mantenerme sano".

El escenario en el que se encuentra no le es tan conocido, pero Miami retrotrae a Thanasi a épocas pasadas. Allí consiguió su mejor victoria como profesional, derrotando a Roger Federer en la edición de 2018. Sin embargo, hace ya varios años de ello y ahora el australiano se encuentra fuera del top-250, mientras que jugadores de su generación o con una distancia de pocos años empiezan a escalar en el ranking y a acumular grandes resultados. Mentalmente, claro, esta situación acaba resultando difícil de digerir.

"A nivel mental, pesa bastante ver dónde están algunos jugadores contra los que tú sientes que deberías estar jugando, al mismo nivel que ellos. Ellos han tenido oportunidades para competir, algo que no me ha pasado a lo largo de los últimos dos años. Cada lesión es un revés cada vez más grande. Siempre tratas de recuperarte, de mirar hacia delante, pero todo eso es una losa mental de la que la gente no se da cuenta a no ser que hayan estado en esa situación. Ya no doy nada por hecho en el circuito y me siento agradecido por poder volver a jugar.

Ahora mismo me siento una especie de veterano porque sé cómo funciona el circuito y llevo ya un tiempo en él, pero al mismo tiempo no he jugado ni por asomo la misma cantidad de partidos que muchos jugadores de mi generación, así que en ese sentido me siento un chaval aún. Es una bendición y al mismo tiempo una maldición".

Comentarios recientes