Francisco Cerúndolo, el mejor jugador de Challenger del 2020

El argentino conquistó ayer su tercer Challenger. Su evolución esta temporada ha sido brutal, siendo el más ganador tras el parón en el segundo escalón del circuito.

Francisco Cerúndolo, con el título de campeón en Campinas. Fuente: Joao Pires
Francisco Cerúndolo, con el título de campeón en Campinas. Fuente: Joao Pires

A veces la vida te va guiando de una manera rocambolesca, casi inimaginable. Hace solo unos meses, Francisco Cerúndolo era un joven tenista derrotado. No por cualquier rival, ni tan siquiera se encontraba empuñando una raqueta de tenis. Estaba en casa, y su mayor oponente era común al de toda la humanidad: la maldita pandemia. Por su ubicación geográfica y su propio cuerpo, él padeció el parón mucho más que algunos de sus compañeros. Tras sufrir una tendinitis y con las limitaciones añadidas de la estricta cuarentena argentina, Fran aún necesitaría tiempo para volver a engrasar la máquina.

Antes de eso, el nombre de Cerúndolo ya era relativamente conocido para muchos de los aficionados argentinos. El espigado diestro forma parte de una camada de jóvenes que pretende dar relevo a una de las generaciones más brillantes y exitosas de su tenis. Los hérores de Croacia se van apagando y el relevo, poco a poco, ha de llegar. Sin embargo, volver tras el parón no fue nada fácil. El único sitio donde, para más inri, había opciones de jugar, era el Viejo Continente. Para allá que voló Fran.

Con un perfil bastante pegador y de muchísima potencia desde ambas partes de la pista, Cerúndolo acumuló varias derrotas en su vuelta al circuito. Le costó bastante poner juntas todas las piezas. 2020 podía ser un año más de formación desaprovechado, resquebrajado por la pandemia y sus consecuencias. Sin embargo, el argentino dio el do de pecho y cosechó su primer gran resultado en Sibiu, una recóndita ciudad rumana en la que cosechó sus primeras semifinales en el circuito Challenger. Nadie se imaginaba lo que estaba por venir.

Por aquel momento, hace apenas unos meses, Carlos Alcaraz era el hombre de moda. Su progreso era absolutamente meteórico, barriendo a sus oponentes en cada torneo Challenger que disputaba. Cerúndolo empezaba a emular sus hazañas: consiguió su primer título en Split, Croacia, en un mes de octubre muy importante. El título era prueba de su ética de trabajo y fuerza de voluntad: ganó al mismo tiempo que se preparaba para tres exámenes (Francisco se prepara para graduarse de un grado en Management, orientado a la Economía y Finanzas).

Eso fue octubre. Un mes después, la vuelta a su querida Sudamérica le vio coronarse en Guayaquil. La temporada ATP llegaba a su fin, pero Fran empezaba a robar titulares. ¿Es el momento de despegue de la joven perla argentina? Su objetivo al inicio de temporada era entrar en el top-150... y eso empezaba a quedársele corto.

Ayer, Francisco Cerundolo se proclamó campeón del Challenger de Campinas, Brasil. Superó a Roberto Carballés en una final en la que sorteó varios momentos de dinámica negativa, prevaleciendo a nivel mental contra alguien consagrado en el circuito ATP. No es casualidad: en segunda ronda ya había salvado una bola de partido. Después se deshizo de Facundo Bagnis y de uno de los jugadores más en forma del circuito, el local Felipe Meligeni. Un camino que muestra que su perseverancia no conoce límites.

"En segunda ronda no jugué bien. Me hace muy feliz tener el trofeo en mis manos tras haber salvado una bola de partido. La final fue un partido muy difícil, Carballés es un gran rival y subió bastante su nivel en el segundo set. Estoy feliz por lo que hice, poder darle la vuelta en el tercero", declaró a la ATP un tipo que, a pesar de no poder disputar ni un solo partido durante más de 5 meses, ha sido capaz de cumplir con su meta. Finalizará el 2020 dentro de los 140 mejores del mundo.

Sus registros en el 2020 son espectaculares, sobre todo después de la pandemia. 22 victorias en total (solo superado por Aslan Karatsev), 20 de ellas después del parón (el mejor registro). 3 títulos, líder de la temporada junto a, cómo no, Carlos Alcaraz. No todos pueden presumir de finalizar la temporada igual que la empezaron: ganando un título. Eso sí: no es lo mismo triunfar en un M15 estadounidense... que dejar a lo mejor del circuito Challenger en el camino para ganarte una plaza en el top-140. Se viene la nueva hornada. Apunten el nombre, porque lo recordarán pronto: Fran Cerúndolo.

Comentarios recientes