Zverev se deshace de un combativo Davidovich

El tenista alemán logró el pase a la gran final del ATP 250 de Colonia, al deshacerse del español Alejandro Davidovich en dos trabajados sets.

Alexander Zverev. Foto: Getty Images
Alexander Zverev. Foto: Getty Images

El hijo pródigo quiere reconciliarse y que mejor manera de hacerlo que en casa. Nadie duda de que Sascha está llamado a ser el futuro del tenis mundial, pero en estos últimos meses ha cometido errores, se ha despistado de sus obligaciones y ha vivido como una etapa de desorientación. Sin embargo, la vida siempre da una segunda oportunidad y de la mano de David Ferrer, estamos viendo otra faceta del alemán. Alexander Zverev ya sabe lo que es pelear por un Grand Slam, y aunque se quedara a las puertas de poder ganarlo, su espíritu competitivo le hace no rendirse jamás. Con ese pensamiento, el germano logró hoy avanzar a una nueva final como tenista profesional, al derrotar al español Alejandro Davidovich por 7-5 y 7-6 (3).

Nadie osa poner en duda el desbordante talento del de Hamburgo, pero el mundo del tenis se rasgó las vestiduras al ver su pasividad en pista en determinados momentos y el retroceso en el juego que experimentó en las citas más importantes. Con la llegada de Ferrer parece que es otro y eso mismo lo demostró una vez más sobre la pista central del ATP 250 de Colonia. Hoy no tenía un partido nada fácil ante un jugador como Alejandro Davidovich, al cual derrotó en Flushing Meadows con extrema comodidad, pero que hoy no regaló nada en ningún momento. Davidovich es un jugador que da mucho ritmo pero que puede acabar desesperándose si las situaciones se complican muchísimo. En la tarde de hoy con mucho sufrimiento y con mucha solidez en los momentos cumbre del encuentro, Zverev se puso el mono de trabajo y no tuvo remilgos en pelotear desde el fondo de la pista hasta encontrar los huecos con el que hacer daño a su rival.

Sufrió en algunos momentos con su servicio y aprovechó una de las pocas bolas de rotura que dejó Davidovich con su servicio. Zverev en la primera manga apretó cuando más había que apretar y con una rotura en el undécimo juego del partido abrió brecha en el marcador y con un ajustado 7-5 daba un paso hacia adelante en sus aspiraciones de avanzar a una nueva final como profesional. Fue un jarro de agua fría para el tenista español que había jugado muy bien pero se había quedado a las puertas de poder robarle un set al teutón. La segunda manga comenzó de manera diferente. Zverev con la moral de haber ganado el primer parcial se puso rápidamente con break arriba en el marcador y dando muestras de un gran nivel de tenis.

Lejos de venirse abajo mentalmente, Davidovich decidió cambiar un poco la estrategia planteada al comienzo del partido. En vez de pelear con Zverev desde el fondo de la pista, el malagueño pasó a jugar algo más ofensivo y comenzó a crearle muchos problemas a Sascha. Logró empatarle el partido y demostrar una vez más que si tiene su día puede pelear con los tenistas más grandes del circuito. Davidovich estaba muy cómodo en la pista y comenzó a creerse que podía ponerle en problemas a Sascha. La segunda manga se iba a decidir en el tiebreak y allí Zverev se mostró más sólido que su rival y cometió menos errores no forzados para así llevarse el set y por tanto el partido.

En la final, Zverev se citará con el ganador del duelo que enfrentará al español Roberto Bautista y al canadiense Felix Auger-Aliassime.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes