Federer supera un debut angustioso

Victoria del suizo sobre Radu Albot en un partido en el que llegó a asomarse al precipicio. Buen papel del moldavo, hasta que llegó el momento de la verdad.

Federer sudó durante dos horas en su debut con Albot. Fuente: ATP
Federer sudó durante dos horas en su debut con Albot. Fuente: ATP

En un partido marcado por la igualdad, Roger Federer fue capaz de ordenar a tiempo su baraja de golpes para no caer en el debut del Miami Open. El suizo jugó con fuego ante Radu Albot en una batalla que superó las dos horas de reloj (4-6, 7-5, 6-3), pero al final logró invocar su experiencia de élite para poner todo en su sitio. Un día más volvimos a ver la parte más humana del helvético, una versión muy terrenal que abre la puerta a la sorpresa, aunque también puede significar ese susto o punto de inflexión que le haga ser más peligroso. Dentro de siete días tendremos la respuesta.

Ya el primer juego nos quiso decir muchas cosas. Al saque Roger, al resto Radu, break de salida. El suizo había jugado bien, el típico juego frío con ese par de errores clásicos que se cometen casi sin querer, suficiente para que el rival se haga grande y cambie el guión del encuentro. Pareció un break inocente que podía recuperarse fácilmente, pero el moldavo solamente abrió la puerta en el juego siguiente. Hasta cuatro opciones tuvo Federer para colocar el 1-1, pero aquellos cuatro errores le iban a costar marcharse a la silla con 6-4 abajo después de 35 minutos. La sorpresa saltaba en Miami con el tricampeón cayendo ante el número 46 del mundo.

No es Albot un jugador excesivamente peligroso, de hecho, muchos aficionados ni siquiera le pusieron cara hasta el día de hoy. El moldavo es el clásico prototipo de tenista completo que no sobresale en nada, que tiene un notable bajo en cada tiro, pero al que su espíritu es capaz de aumentar sus capacidades. En todo momento le vimos servir por encima de sus posibilidades, irse hacia la red, volear con la maestría de un veterano y no arrugarse en los puntos importantes. Tenía en la mente la final de Indian Wells y ese camino que había recorrido Thiem para lograr el triunfo ante el suizo. El plan podía salir mal, pero no se iría de allí sin intentarlo.

Pasaron los minutos y la igualdad no solo se mantenía, sino que Roger no encontraba la manera de desestabilizar el saque de su oponente. Con un gran porcentaje de primeros saques y mucha intencionalidad en sus tiros, Radu remaba a contracorriente de toda la grada, claramente posicionada con el tenista de Basilea. Pero eso no le importaba, hoy era su primera cita ante la leyenda suiza y en los objetivos no entraba el de agradar al público. Él solo quería dar la talla y ofrecer un buena carta de presentación al mundo del tenis, por si todavía quedara alguno que no hubiese escuchado su nombre. Así fue como se llegó al 5-5 y todo el mundo se frotó las manos: algo iba a pasar.

Federer ganó su saque sin problemas y se puso 30-30 al resto. A dos puntos de lograr lo que llevaba persiguiendo más de una hora: un break. Le tembló la mano a Radu, inexperto en estas lides, para poner en bandeja al de Basilea la opción de un tercer parcial. Era el momento de romper con todo lo anterior y así lo hizo el helvético, donde más dolía. ¿Significaría aquello el golpe definitivo a la moral del moldavo? No exactamente.

El moldavo siguió mostrando mucho ímpetu y ganas de mantenerse en la pelea, pero esos ideales ya no se transmitían en sus golpes. Por su parte, Federer sabía que lo más difícil ya estaba hecho, pero ni siquiera ganando un set era capaz de frenar la sangría de errores. “Why?!”, llego a gritar el suizo en mitad de la tercera manga, justo un par de juegos antes de que rompiera la fortaleza de su rival para navegar cómodamente hasta el triunfo. Muchas dudas, mucho sufrimiento y mucho por mejorar. Hoy se salvó, veremos si Krajinovic en tercera ronda puedo aprovechar esta versión un tanto gris del ex número 1 del mundo.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter