Nadal agranda su leyenda con un triunfo memorable

El español se impuso en cinco mangas en un partido histórico a un Thiem brillante que tuvo muy cerca la victoria. Espectáculo sublime.

Rafael Nadal gana a Dominic Thiem en US Open 2018. Foto: zimbio
Rafael Nadal gana a Dominic Thiem en US Open 2018. Foto: zimbio

Hay partidos que no se olvidan y el disputado entre Rafael Nadal y Dominic Thiem en los cuartos de final del US Open 2018 es uno de ellos. España vivió otra de esas noches de insomnio por uno de sus grandes héroes nacionales y desayunó presenciando el final de un partido con tintes epopéyicos. Se vaticinaba una batalla a tumba abierta entre dos de los jugadores más estables y consistentes de fondo de pista y, aunque todo comenzó de manera inesperada, la lucha se desencadenó sin cuartel. En ese territorio no es fácil vencer a un hombre que, cuando parece que ya no puede seguir progresando, explora sus límites y hace pensar a todos los humanos cómo puede alguien superarse a sí mismo constantemente así como encontrar soluciones y salir reforzado de cada situación difícil.

Y es que Thiem demostró que también es capaz de llevar al límite al español lejos de la tierra batida. El primer set realizado por el austriaco es una de esas joyas del deporte que merecerían ser guardadas para la posteridad y empleadas como recurso para el entrenamiento de jóvenes talentos. Una oda al tenis que superó la perfección y dejó sin argumentos a un hombre que se ha visto desbordado de esa manera en muy pocas situaciones. La alarma saltaba en el ambiente pero no en el semblante de Nadal, circunspecto pero manteniendo la calma y consciente de que encontraría, tarde o temprano, la manera de frenar ese ciclón.

Embed from Getty Images

Lo hizo en unos compases iniciales del segundo set que fueron claves para el devenir del partido. Sostuvo el caballo desbocado que era el austriaco y celebró cada punto con rabia el español. Nadal se metió en pista, incrementó su agresividad y empezó a leer mejor los primeros servicios de un Thiem que en el primer set solo había perdido siete puntos. El partido se equilibró y Dominic comenzó a verle las orejas al lobo, comprobando cómo su versión estelar solo le había dado para ganar un set. Y es que Nadal aceleró el pistón y tras un break y contrabreak, volvió a romper el saque del austriaco para adjudicarse la segunda manga por 6-4.

Los mejores momentos del partido se vivieron en una tercera manga vibrante en el que ambos jugadores fueron haciendo ajustes tácticos con el fin de incomodar al rival. Thiem empezó a restar más metido en pista para dar menos tiempo a Rafa de coger la iniciativa y estructurar los puntos, mientras que el balear maximizaba sus golpes inicisivos subiendo a la red con una precisión y elegancia como si del mismísimo Tim Henman se tratara. 56 subidas a la red registró Rafa al final de un partido que parecía encarrilar mucho el español tras levantar un 4-5 en contra con saque para Dominic y terminar poniéndose en ventaja en el marcador.

Embed from Getty Images

Influjo moral más que notable el que supuso esta remontada para el de Manacor, que se situó con un prometedor 1-0 15-40 en los primeros compases del cuarto parcial. Reaccionó con furia Thiem, emergiendo cuando menos se le esperaba y dando la vuelta al marcador situándose con break arriba. Equilibró el resultado Nadal mediado el set, haciendo gala de un tenis imperial y teniendo serias opciones de ganar el partido en el duodécimo juego, cuando con 30-30 falló una volea a placer que le hubiera situado con pelota de partido. Se llegó a un tiebreak donde Thiem fue mucho mejor, llevando la iniciativa desde el inicio y mostrándose más fresco a nivel físico y mental.

La fatiga fue protagonista en una quinta manga en la que ambos contendientes fueron retroalimentándose poco a poco. El viento a favor parecía tenerlo un Thiem con moral alta tras llegar desde atrás en el marcador y al que parecía vérsele con más frescura a nivel físico. Sin embargo, la experiencia de Nadal le permitió ir haciéndose fuerte con su saque e incluso tener un 15-40 en los compases iniciales, que neutralizó con contundencia el austriaco. La balanza parecía poder desequilibrarse en el undécimo juego, donde Rafa se situó con un prometedor 0-40, pero Dominic levantó la situación con tremendo orgullo.

Embed from Getty Images

Se llegó a un tiebreak en el que todo el planeta contuvo la respiración. Los nervios se palpaban en el ambiente y el espectáculo continuó. Nadal levantó situaciones inverosímiles y terminó levantando los brazos la cielo de Nueva York y dejando sin palabras a un humilde redactor que ha disfrutado de la vida en una solitaria madrugada. 0-6 6-4 7-5 6-7 (4) 7-6 (5) fue el resultado final. La vida puede ser maravillosa y con jugadores como Rafael Nadal y Dominic Thiem, mucho más. El US Open 2018 será historia por este partido.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter