Adolfo Gutiérrez: "A De Miñaur se le veían maneras desde que era pequeñito"

Entrevistamos al entrenador de Alex de Miñaur, que nos habla de cómo es trabajar con un talento emergente como el tenista australiano.

Adolfo Gutiérrez, entrenador de De Miñaur. Foto: Propia
Adolfo Gutiérrez, entrenador de De Miñaur. Foto: Propia

Uno de los chicos nacidos entre el 1998-1999 que más está dando que hablar es Alex de Miñaur. El joven tenista australiano sólo tiene a Denis Shapovalov como jugador más joven que él con mejor ranking. Actualmente ocupa la 186º posición del ranking y hace poco más de siete días demostró su calidad en las pistas del Challenger de El Espinar, donde fue subcampeón. Fue allí donde nos reunimos con Adolfo Gutiérrez, su entrenador, que atendió amablemente a nuestra llamada para hablar de su pupilo.

En El Espinar ha conseguido su segunda final de un Challenger con sólo 18 años. Semana positiva.

Sí. Su partido más completo fue el primero ante Adrián Menéndez. Ganar en dos tiebreaks a alguien como él, que juega muy bien en altura le dio mucha confianza. El resto, ha tenido algún altibajo pero ha sabido sobreponerse en cada partido. Alex tiene mucha garra. Pueden pensar que es más de talento pero tiene un poco de todo.

Está creciendo muy rápido, ¿no?

Demasiado. El año pasado ya estuvimos en Segovia pero le fue regular ya que no le gustó mucho jugar en altura. Me costó convencerle de que le iba muy bien. La segunda la jugó en Alemania, a finales del año pasado.

¿No te asusta un poco lo rápido que va?

En principio no. Él tiene asumido que esto puede subir muy rápido hasta un cierto límite pero luego, los siguientes pasos costarán bastante más como es normal. Cuando pasas por encima del 200, ya es más difícil subir en el ranking como hasta ahora.

¿Tú cuándo empezaste con él?

Cuando tenía 7 u 8 años. Luego con 12 años se fue a Australia y a los 16 volvió.

¿En ese tiempo que estuvo allí seguisteis trabajando?

Él seguía viniendo los veranos y me lo mandaban los padres y seguía viniendo a Alicante.

[getty:689395972]

¿Le viste ya desde pequeñito que apuntaba alto?

Desde pequeñito le veía maneras, sí. No sólo yo, la mayoría de la gente que entiende de tenis lo veía.

¿Cómo es trabajar junto a él?

Es muy aplicado, todo lo que sea trabajar con raqueta le encanta. Le gusta competir, jugar puntos, jugar sets... El tema técnico le cuesta más trabajarlo porque es más aburrido y el tema físico también. Hay que estar más encima de él pero es lo normal cuando uno tiene 18 años.

¿En qué aspectos se puede hacer más incidencia con un chico de 18 años a la hora de trabajar?

Ahora mismo, lo que más estamos trabajando es el tema mental. Que asuma a qué velocidad va, que tiene que acostumbrarse a perder y la presión que eso conlleva y ese tipo de cosas que a veces cuando ganas mucho se hace difícil entender pero por lo que veo, va bien, no está siendo complicado.

¿Cuál crees que es el punto fuerte de Alex?

Mentalmente es muy maduro. Le gusta mucho jugar a tenis y competir. Si fuese por él, competiría cada semana. Ése es su punto fuerte.

¿Y aspectos a mejorar?

Cuando evolucione el tema físico, cogerá más fuerza y sacará mucho mejor, aunque ya está sacando muy bien. Con eso, le podrá pegar más fuerte a la bola y sobre todo, podrá mantener un ritmo de juego alto durante todo el partido.

Alex tuvo un comienzo de año genial con esos primeros partidos en la gira australiana. ¿Te lo esperabas?

Es que allí tuvo una motivación extra. En Australia fue donde realmente confiaron en él. Tanto a él como a mí nos acogieron muy bien. Se han portado muy bien con nosotros. Su motivación allí fue mayor que en ningún otro torneo y tenía muchas ganas e ilusión. Ojalá juegue el resto de partidos con la misma ilusión con la que lo hizo allí. Eso fue lo que le llevó a hacer buenos partidos.

¿Te sorprendió lo bien que lo hizo allí?

Sí, siempre sorprende. Crees que puede competir contra esos tenistas pero nunca piensas que puede llegar a ganarles. Ahora, lo que le falta es tener esa constancia para poder hacer dos o tres partidos seguidos de ese nivel.

¿Miráis realmente el ranking que tiene?

Si te digo la verdad, no. Ahora mismo estamos un poco como el Cholo, partido a partido y que vaya mejorando y ganando confianza y que se vaya dando cuenta que puede dar un nivel alto. El resto, llegará antes o después.

No os fijáis objetivos de ranking.

Este año, no. Si hablas con él, su ilusión será acabar entre los 150 primeros, pero objetivos no nos hemos puesto.

[getty:631865702]

¿Y cuál es tu idea para él de aquí a final de año?

Esta temporada ha jugado donde él ha querido, no hemos pensado qué torneo le iba mejor. Hemos ido donde han estado más fuertes los torneos. El año que viene la idea es buscar lo que más le va a su juego. Competir más en pista rápida, cuanto más, mejor. Ya que ha ganado un año de experiencia, el que viene que juegue donde mejor le va. Ojalá podamos dar el salto al Top 100 aunque eso depende de muchos otros factores.

Me hablas de jugar en pista, cuanto más rápida, mejor. Él tiene un poco de tenis español en su tipo de juego también. ¿Crees que la tierra no le va tanto?

En tierra ha hecho buenos partidos pero creo que le falta confianza. En Roland Garros entrenamos cinco o seis días e hizo buenos partidos. En China también sacó un buen partido ante Luca Vanni, pero no se ve convencido. Lo hará cuando vaya ganando confianza.

¿Su tipo de superficie favorita es la pista rápida?

A él lo que más le gusta es jugar en hierba. Es su pasión.

Me comentó hace un par de meses que le encantaría poder ganar Wimbledon.

Es que le encanta jugar en hierba.

¿Y existe dentro del equipo ilusión por poder llegar a Milán?

Se habla de eso, pero más de cachondeo que de otra cosa. Está muy difícil. Hay muchos jugadores ahí que están muy fuertes.

[getty:633147014]

¿Crees que Alex tiene un poco del estilo español y otro poco del australiano?

Él desde pequeñito juega así. Juega alegre. Fomentamos que jugase así, que se divirtiese. Hay pocos jugadores que salgan así, con esa forma de jugar desde pequeño. Él se formó aquí en España, por suerte en Australia nos apoyan pero nunca se han metido en la forma de trabajar o cómo debe jugar y eso es muy importante.

Hablando de Australia, Hewitt, ¿qué tal con él? He visto que le ha estado ayudando también.

Lleyton es un motivador. Es muy bueno en eso. Cuando escuchas a alguien que ya ha vivido las experiencias a las que tú quieres llegar, ayuda. Porque te está diciendo que realmente puedes y eso te motiva porque él ya ha estado ahí. Además, hay que resaltar que es su ídolo y la humildad que tiene y lo que le gusta el tenis.

De Miñaur es un tenista que está en formación. Desde tu punto de vista, ¿qué es lo más complicado de trabajar con un chico así?

La familia. Que no quieran meterse y que te dejen trabajar es difícil de conseguir en España. Con el que hables, te va a decir lo mismo.

Es un tema espinoso el de la familia.

Claro, porque tú puedes coger un chico y hacerte con él, tener cierta relación, convencerle de lo que necesita y lo que no, pero tú estás sólo un par de horas al día con él y si tienes detrás a la familia que no le apoya, es difícil.

Por suerte, Alex tiene mucho apoyo de la suya.

Sí, de todos. Incluido su manager, David, que está apostando mucho por Alex. Y su primera fan es su hermana Sara, que también está empezando a competir.

Imagino también que será complicado trabajar el tema de la paciencia. El que los chicos no quieran ir más rápido de lo normal.

Pero eso es con todos. Es muy difícil decirle a mucha gente que no tiene nivel, o como Alex, que sí lo tiene, que esto es algo que va súper despacio.

¿Crees que una carrera júnior exitosa ayuda?

En parte sí y en parte no. Ayuda sobre todo a la hora de conseguir sponsors. El resto, depende. Hay tenistas españoles como Bautista o Ramos que no tuvieron una carrera exitosa en el júnior y ahí están.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter