Kyrgios ya está aquí

Partidazo tremendo de Nick Kyrgios que derrota en dos sets a Milos Raonic en Miami y accede así a su primera semifinal de Masters 1000.

Nick Kyrgios no dejó de despertar los asombros del público en la central de Crandon Park en Miami durante su encuentro de cuartos de final ante Milos Raonic. El australiano completó un auténtico partidazo, mostrando un hambre voraz por la victoria y estuvo motivadísimo en cada punto que jugaba. En algo menos de hora y cuarenta y cinco minutos, Kyrgios se deshizo del canadiense por un marcador de 6-4 y 7-6.

Era su primera gran oportunidad en mucho tiempo y Kyrgios salió ultra motivado para acceder a sus primeras semifinales de Masters 1000. No dejó el australiano de mirar hacia su lado del box en todo el primer juego al resto, donde supo romper el saque a Raonic a las primeras de cambio, algo nada sencillo visto el saque del canadiense. El australiano sabría mantener esta ventaja a lo largo de todo el set donde ofreció un altísimo nivel. El lenguaje corporal de ambos hablaba por sí solo. Mientras Nicholas se motivaba con cada punto, gritaba y expresaba su alegría o frustración en cada bola, Raonic paseaba por la pista callado, con gesto extremadamente serio y un poco apático en su tenis aunque con ciertos toques de magia. Tras unos 40 minutos de gran tenis, Kyrgios se encontraba un set más cerca de su objetivo.

Cuando Kyrgios deja a un lado sus idas mentales es un jugador exquisito para ver. Apoyado en su gran saque y derecha, da gusto verle con tanta hambre de victoria y cómo corre por cada bola. Magistral algunos de esos reveses paralelos que logra conectar con la misma facilidad con la que un niño devoraría una gominola. Nick movía de un lado a otro de la pista a un Raonic que sorprendía por lo bien que se movía. Es más que evidente su mejora en este aspecto y se nota que él y Moyà están trabajando en esta faceta para mejorar su juego de fondo.

Este segundo set estuvo muy igualado por ambas partes. Los dos se mantenían muy fuertes con su servicio y aunque los dos tuvieron bola de break, fue el australiano el que lo tuvo más cerca en el séptimo juego con hasta tres oportunidades seguidas que Milos hizo desaparecer a base de saquetazos. De esta forma, caminamos inevitablemente al tiebreak.

Quien se mantuviera más certero con su saque de los dos iba a tener las de ganar en este desempate que se presentaba con mucha presión para Raonic, que si quería mantenerse con vida en el partido, debía estar muy concentrado en todo momento ante un Kyrgios que lo daba todo en cada punto. El canadiense falló una derecha muy fácil con 2 iguales y eso espoleó al de Canberra cuyos 'COME ON!' desde Florida hacían temblar las ventanas de mi cuarto en España. Con otros dos grandes saques (uno de segundo servicio), Kyrgios cerraba su pase a semifinales en Miami, derribando la puerta por fin y demostrando que ya está aquí y que cuando se pone a jugar de verdad tiene nivel de top 10 y es capaz de hacer frente a cualquiera que se le ponga por delante. Mañana, un Nishikori que acabó muerto su partido ante Monfils supondrá su último escollo antes de la final.

Comentarios recientes