Pegula: “Tengo ansiedad por haberme saltado tantos WTA 1000”

La estadounidense, que se perdió toda la gira de tierra batida por lesión, afronta ahora la temporada de hierba con una mentalidad diferente a otros años.

Fernando Murciego | 12 Jun 2024 | 09.00
facebook twitter whatsapp Comentarios
Jessica Pegula en la gira de hierba. Fuente: Getty
Jessica Pegula en la gira de hierba. Fuente: Getty

Aunque no sean los meses que espere con más cariño, para Jessica Pegula fue un duro golpe tener que saltarse los torneos más importantes de esta gira de tierra batida. Todo sucedió en Estados Unidos, después de hacer semifinales en Charleston y ganar sus dos duelos individuales en la seguir de BJKC frente a Bélgica. De repente, algo en su costilla no estaba bien, por lo que decidió hacerse unas pruebas. El resultado obtenido fue muy claro: irritación del cartílago en la caja torácica, un potencial causante de una fractura por estrés. Ante algo así, solo se podía hacer una cosa.

“El tratamiento para ambas es el mismo, así que tomamos la ruta segura, tratándola como si fuera una fractura por estrés”, explica la de Buffalo en un reportaje con WTA. “En un año tan loco con los Juegos Olímpicos en mitad del verano, prefiero estar lista para jugar la hierba teniendo en cuenta mi estilo de tenis, además del resto de la temporada en pista dura. La parte negativa es que he tenido que sacrificar toda la gira de tierra batida, lo cual tampoco sienta bien, pero teníamos que ir a lo seguro. Estuvimos entrenando pensando en jugar Roland Garros, pero al final fue todo demasiado pronto. Es verdad que llevaba sana unos días, si el torneo hubiera empezado una semana más tarde habría estado allí seguro”, valora la que sigue siendo Nº5 mundial.

Tras tomar esta decisión, Pegula tuvo que ver por televisión los torneos de Stuttgart, Madrid, Roma y, por supuesto, también Roland Garros. ¿La parte positiva? Que tan solo defendía cuartos de final en la Caja Mágica, segunda ronda en el Foro Itálico y tercera ronda en París. Por eso su ranking no se ha visto muy perjudicado, aunque el dolor de saltarse paradas tan emblemáticas permanece ahí. Ya con todo en su lugar, la norteamericana regresó a las pistas esta semana en el WTA 250 de ’s-Hertogenbosch para sentenciar por la vía rápida a Aliaksandra Sasnovich (6-2, 6-2). Un marcador que le devuelve una parte de confianza y le hace ver que tomó el camino correcto.

“He estado haciendo muchos ejercicios de movilidad en pista, lo cual fue muy positivo porque a la hora de volver a jugar no me sentí como si hubiera estado parada tanto tiempo”, advierte la jugadora de 30 años. “Ya lo hice antes, momentos donde decidí tomarme unas semanas libres, así que lo buscas en esa primera semana de regreso es no sentirte tan mal. Esta vez, por suerte, las cosas fueron muy bien. Sé que a largo pazo puedo jugar a un alto nivel, solo necesito algunos partidos para sentirme como una tenista de primer nivel, aunque reconoció que asusta ver a todas esas rivales que van por delante de ti. Todavía tengo algo de ansiedad por haberme perdido tantos WTA 1000 este año”, confiesa con preocupación sobre cómo podrá afectarle esto en el futuro.

De entrada, la gira de hierba podrá proporcionarle la posibilidad de disputar dos eventos previos a Wimbledon, donde el año pasado firmó su mejor resultado pisando los cuartos de final. Eso sí, la mente de la estadounidense también cuenta con espacio para mirar más allá del verano y hacer cuentas de cara a una nueva presencia en las WTA Finals. “Espero rendir bien en canchas duras, especialmente en Asia, después de la gira por Estados Unidos. En mis últimas temporadas no lo hice especialmente bien, pero esta vez tendré que llegar fresca y con mente abierta, lo cual está bien. De momento he visto que Iga dominó de manera contundente la gira de arcilla, así que ahora nos vamos a la hierba, donde estoy segura de que a las jugadoras de hierba les irá bien”, señala Jessica.