"Siempre quise dejar mi huella en este deporte"

El chileno revela la increíble historia de sus abuelos, que vivieron la Segunda Guerra Mundial, y explica cuáles fueron sus metas tenísticas y personales.

Massú. Fuente: Getty
Massú. Fuente: Getty

Nicolás Massú es una persona que ha superado barreras y obstáculos para conseguir la gloria en el tenis. Probablemente la medalla de oro olímpica sea la cima de su carrera, pero su longevidad y consistencia en la élite le han hecho ser un abanderado de los valores del deporte y un ejemplo a seguir en todo Chile. Por si fuese poco, su experiencia en las pistas se ha traducido en una gran sabiduría como entrenador, guiando la transformación en jugador polivalente de Dominic Thiem y siendo una parte fundamental de su éxito.

Massú habló para la ITF y reveló cuál ha sido su principal fuente de motivación para tener una carrera tan longeva y exitosa. "El tenis es un deporte individualmente, mentalmente estás tú solo. He entrenado en academias desde muy temprana edad, así que mis entrenadores me enseñaron cómo lidiar con el estrés. Por eso tengo un carácter tan aguerrido y siempre he peleado hasta el final. Para los sudamericanos es díficil: no tenemos tantos torneos aquí, tenemos que viajar desde que somos muy jóvenes. Sin embargo, siempre traté de mantenerme positivo y de ser más fuerte que el rival. Siempre quise ganar".

No solo eso: Nico cuenta con una fuente de motivación especial, que proviene más concretamente de su familia más cercana. "Mis abuelos maternos fueron sobrevivientes del Holocausto. Estuvieron en Auschwitz. Después de la guerra emigraron a Chile, y fue mi abuelo el que me introdujo a este deporte. Durante muchos años me dio su apoyo, me llevaba al club. Mi abuela, de 94 años, aún tiene el número del campo de concentración grabado en su muñeca. Me explicaron lo que vivieron, eso me dio mucha fuerza. Si ellos sobrevivieron todo eso, ¿cómo no voy a ser positivo jugando al tenis para ganarme la vida?"

Y claro, la gloria llegó. Especialmente en Atenas 2004, junto a su buen amigo Fernando González, conquistando el oro olímpico de dobles... y el inolvidable triunfo en individuales, en una final a cara de perro ante Mardy Fish. Dos en uno. "Fueron las dos mejores semanas de mi vida. Siempre quise hacer historia en este deporte. Vi los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984 cuando tenía 5 años, y fui el abanderado de mi país en Sydney 2000. Fue algo inolvidable, y no pensaba que cuatro años después iba a conquistar dos medallas de oro. A veces me cuestiono cómo es posible que sea el único tenista masculino capaz de ganar dos medallas de oro en los mismos Juegos Olímpicos.

Siempre trabajé duro para ganar algo de mucho valor en mi carrera, ya fuese la Copa Davis o un Grand Slam. Tenía 24 años, tenía experiencia y físicamente estaba en muy buena forma: el cuadro era muy complicado, pero conseguí ganar". Por último, Massú habló un poco de su relación profesional con Dominic Thiem, revelando cuáles eran sus objetivos al empezar a trabajar con el austriaco.

"Uno de las metas era conseguir mejorar su rendimiento en pistas rápidas. Hoy día, ya no sé si consigue mejores resultados en pistas duras o en tierra batida. Tiene un nivel enorme en ambas superficies, aunque tiene que mejorar sobre hierba. Para mí, es clave que tengas una relación cercana con tu jugador para que la dupla tenga éxito. Nos respetamos el uno al otro y trabajamos en mejorar cuando él lo necesita".

Comentarios recientes