Debut poco brillante de Djokovic en Cincinnati

El actual número uno del mundo debutó en Cincinnati con una trabajada victoria sobre el lituano Ricardas Berankis al que derrotó por 7-6 y 6-4.

Novak Djokovic. Foto: Getty Images
Novak Djokovic. Foto: Getty Images

A veces no hay mejor victoria que aquella en la que se consigue poniéndose en la piel de un albañil y construir lo que él mismo ha ideado. Novak Djokovic aplica este principio al tenis, arremagándose y poniéndose el mono de trabajo cuando las cosas no parecen fluir. No son pocos los jugadores existentes en el circuito capaz de poner en tantos aprietos a Nole en un torneo de estas características. El bueno de Ricardas Berankis hizo prácticamente uno de los mejores partidos de su carrera y aún así se fue del partido sin ni siquiera llevarse un set (7-6 y 6-4). Es lo que tiene jugar contra uno de los mejores jugadores en la historia del tenis. A pesar de todo, el lituano disfrutó del partido como si de un regalo se tratara, un regalo que sin duda se lo ha ganado después de varios años peleando por disputar partidos de este calibre.

Ricardas Berankis hizo las delicias de los aficionados que presenciaban el partido por televisión, provocando exclamaciones de sorpresa y a veces hasta de admiración. El mismo Djokovic parecía asombrado por el nivel de tenis que estaba desplegando su rival en la pista. El serbio no llevaba la manija del partido, sin poder desplegar su ritmo ante el juego impetuoso del lituano. Golpes espectaculares que no dejaban apenas entrar al jugador balcánico. Tanto fue así que incluso Berankis se vio con break arriba en el primer set (3-4 y saque). El número uno del mundo se vio obligado a reaccionar y rápidamente lograr un break que le hiciera igualar la contienda y demostrar que está aquí en Cincinnati para pelear por el título.

Pero a pesar de lo que estaba ocurriendo en el partido, Novak no se frustró y continuó trabajando cada punto. El primer set se iba a decantar en el tiebreak y ahí fue cuando se percibió la diferencia de ránking y de nivel. El lituano no pudo luchar contra el aura ganadora de Djokovic que en un visto y no visto se llevaba la primera manga con lo justito.

El lituano asumió algo que parecía inevitable, y decidió que eso no le iba a aguar la fiesta e iba a continuar con el plan de juego establecido desde antes de comenzar el encuentro. Continuó con el recital de golpes desde el fondo de pista, aprovechando de la velocidad de bola en la pista y haciendo desgastar a Nole que continuamente cometía errores no forzados que le daban aire a su rival. Berankis se puso dos veces con break arriba en el segundo set, pero pagó la novatada. Djokovic apretó cuando más tenía que hacerlo y en un visto y no visto, el segundo parcial pasó de un 2-4 a favor de Berankis a un 6-4 para Nole que se llevó el segundo set y por tanto el partido.

Mañana en tercera ronda, Novak Djokovic se citará con el estadounidense Tennys Sandgren, que hoy dio una de las sorpresas de la jornada al derrotar al canadiense Felix Auger-Aliassime.

Comentarios recientes