Steven Edmund da un toque de atención a la LTA

El padre de Kyle afirma que su hijo recibió ayudas de la Federación hasta 2015, pero que el sistema y la estructura interna podrían haber sido mucho mejores.

Kyle Edmund está de moda. El británico arrancó la temporada firmando unos cuartos de final en Brisbane (donde cayó con Grigor Dimitrov) y unas semifinales en el Open de Australia (donde cedió ante Marin Cilic), suficiente como para dar un salto hasta el top30 y que todo el mundo comience a hablar de ti, del futuro que te espera por delante y del pasado que tuviste hasta el momento. En ese pasado aparecían algunos fantasmas acerca de su relación con la LTA, Federación Británica de Tenis, un enredo del que, a través de un comunicado, su padre Steven ha salido a echarle un cable y a zanjar algunos frentes abiertos.

Dentro de todos los temas que se han hablado acerca de Kyle, el más recurrente y a la vez el más polémico es el de la ayuda que recibió el jugador por parte de la LTA en los años previos a su despegue. “Lo primero que me gustaría dejar claro es que el sistema de tenis británico ha sufrido numerosos cambios en los últimos cuatro años, aunque esto no es ningún secreto, aparte que tampoco ha afectado a mi hijo, aunque sí que ha podido afectar a las generaciones de jugadores que vengan después de la suya”, empieza aclarando el padre.

“En segundo lugar debo decir que tampoco ha habido un sistema concreto por parte de la LTA durante los años de formación de Kyle, aunque esto tampoco supuso un problema. En el tenis, como en el resto de deportes individuales, tiene que ver más con la actitud y la aplicación, no es imprescindible un sistema si tú estás preparado para trabajar duro diariamente en tu propio juego y tienes unos padres que te ayuden a administrar los mínimos requisitos cambiantes”, continúa Steven, evidenciando algunas de las lagunas de la LTA hace unos años. “Pero no todos los padres tienen tiempo para hacer esto, también se necesita un grupo de personas que ayuden al jugador a mantenerse motivado, exactamente lo que hicieron en la LTA. ¿Era un grupo perfecto? Por supuesto que no, de hecho tuve muchos desacuerdos con ellos y todavía los tengo, pero están tratando de hacer lo correcto cada día. Al final se ha demostrado que hicieron un buen trabajo”, asegura.

“Sin embargo, sí creo que se requiere de un sistema claro, una forma detallada de entrenar y ejercer de mentor de los jugadores. Cada jugador necesita trabajar dentro del sistema pero al mismo tiempo debe ser tratado y entrenado de manera individual, con sus talentos naturales, sus fortalezas y sus debilidades. Pienso que la psicología, la respiración, la alimentación y el entrenamiento deben empezar a desarrollarse desde una edad temprana, con un enfoque completo de la vida. Esto, lamentablemente, no estuvo disponible para Kyle, aunque en la familia siempre buscamos la manera de mejorar. Estoy seguro de que el enfoque del coaching de alto rendimiento que muy pronto anunciará la LTA abordará todos estos problemas”, confiesa Steven.

En cuanto a la financiación, el padre de Kyle afirma que la familia se sacrificó mucho durante años para ayudar al desarrollo deportivo de su hijo, sobre todo en acuerdos comerciales, pero que la LTA también jugó un papel fundamental. “Ellos financiaron su carrera como Junior para que su juego siguiera mejorando, así los resultados fueron llegando, pero esta financiación se detuvo en 2015, lo cual era lo correcto, aunque quizá las formas podrían haber sido mejores. Pero sí, claro que la LTA ayudó a Kyle, merecen un crédito por todo aquello, así que parte de este éxito les pertenece. Ahora los jugadores necesitan mucho más apoyo, ese camino es brutalmente caro, así que espero que tanto la LTA como las familias de los jugadores se comprometan para la causa”, concluye.

Comentarios recientes