Richard Williams: "He estado a punto de ser asesinado en muchas ocasiones"

En una impactante entrevista para CNN, Richard Williams narra cómo fue para él y sus hijas vivir en un ambiente tan difícil como el de Compton, en Los Ángeles

En una extensa entrevista para CNN, Richard Williams, padre de las hermanas Williams, relata las tremendas dificultades en las que él y su familia vivieron en el problemático barrio de Compton, en Los Ángeles. El racismo y la violencia estvieron siempre presentes en su vida, mientras sus hijas se formaban en un ambiente sumamente complicado.

"Para tener éxito hay que prepararse para lo inesperado. Y quería prepararles para eso. La crítica puede sacar lo mejor de ti". Es seguramente la lección que Williams ha extraído de todas sus vivencias, llamando inesperado a todo tipo de situaciones, entre ellas el racismo y las dificultades sociales.

Era frecuente que algunos pandilleros le intimidaran mientras entrenaba con Venus. "Cuando venían a mí y me decían, 'No se puede hablar a tu hija de esa manera ... Les decía que haría las cosas cómo yo quisiera y creería oportuno. Pero la crítica es una de las cosas más grandes, creo yo, que tenemos para entrenarnos en la vida"

Richard Williams no fue ajeno al racismo. Creciendo en Shreveport, Louisiana, en la década de 1940 y 50, fue testigo de cómo un amigo era linchado. Otro murió tras ser atropellado por una mujer blanca que culpaba a la víctima. "No hubo ninguna investigación, no llegó ningún coche de la policía. Pero eso era la vida. Yo estuve a punto de ser asesinado muchas veces. Un infierno".

Un periodo más que relevante en la carrera de Serena Williams fue el episodio de racismo que sufrió en Indian Wells 2001, y por el que las Williams no volvieron a jugar en California. Serena volvería en 2015, en una decisión que según sus propias palabras, ha resultado ser el momeno más emocionante de su carrera.

"La trataron como a un perro, una rana o un cerdo. Toda la multitud se volvió contra ella y yo pensaba en ese momento que todo lo que tenía que hacer era recordar la formación que ella había pasado en Compton. No había ningún lugar en el mundo que fuese más duro que Compton. El gueto se lo puso difícil. Y eso les hizo más fuertes. Por eso me fui a Compton con ellas."

Williams, que hace tiempo que no acude a los torneos, admite que se cansó. "Nunca estaré en otro torneo de tenis. He estado allí por mucho tiempo. Serena a menudo me dice que si no fuera por mí, y por Jehová, no estaría donde está. Eso es suficiente para hacerte llorar. Traté de hacerles creer que es su mérito, no el mío".

Comentarios recientes