Enrique López, suspendido a pesar de ser declarado inocente

El madrileño lleva 8 meses apartado del circuito por una sospecha de amaño de partidos. La ATP no acata la decisión de los tribunales españoles, que fallaron a su favor.

Enrique López Pérez con su título en Zhuhai. Fuente: Tenis_Espinar
Enrique López Pérez con su título en Zhuhai. Fuente: Tenis_Espinar

La vida de Enrique López Pérez (Madrid, 1991) cambió por completo el pasado 19 de diciembre de 2019. Después de acabar un año más entre los 200 mejores del mundo, un correo de la Unidad de Integridad del Tenis (TIU) tiraba por la borda todos sus planes. La carta hacía alusión a términos oscuros pero tan reconocidos en el circuito como ‘amaño de partidos’, ‘apuestas ilegales’ o ‘corrupción’. Términos que situaban al jugador en una suspensión provisional tras despertar sospechas en algunos torneos. Solo sospechas, ni una sola prueba. Ocho meses después, y tras un juicio en España donde fue declarado inocente, Enrique sigue esperando una respuesta de la ATP que le permita dejar atrás esta pesadilla.

¿Y qué ha pasado durante todos estos meses? En lo deportivo, nada. Al jugador le han prohibido acudir y competir en cualquier torneo de tenis. En lo jurídico, el caso cayó en manos de la Justicia Española y el resultado fue inmediato: inocente. La falta de pruebas demandaba frenar la investigación, por eso el español no tardó en enviar una solicitud a la audiencia anticorrupción para exigir la vuelta a la normalidad, ya que nada le convertía en culpable. Richard McLaren, el oficial al cargo del proceso, denegó esa solicitud la semana pasada, lo cual llevó a la TIU a hacer público estos acontecimientos por primera vez.

Los hechos apuntan a un profesional declarado inocente al que se empeñan en mantener suspendido, algo ilegítimo y por lo que el jugador y su abogado denunciarán a la TIU en el CAS y en los tribunales españoles. A estas alturas y estando el caso ya en la ventana pública, Enrique ha querido alzar la voz por primera vez y apoyarse en Punto de Break para aclarar su papel dentro de tanta incoherencia.

“Al respecto de la comunicación del Tennis Integrity Unit el pasado día 24 de julio sobre la apertura de un expediente disciplinario y el mantenimiento de una suspensión temporal como jugador de tenis debo aclarar:

  • Que los hechos de los que me acusa el Tennis Integrity Unit ya han sido investigados por la justicia española, en concreto por el Juzgado de Instrucción Número 5 de Madrid en el expediente diligencias previas 80/2017, así como por la Fiscalía General y la Guardia Civil.
  • Que el día 22 de junio del 2020, el Juez por indicación de la Fiscalía consideró mi caso como SOBRESEÍDO, siendo desde entonces completamente inocente de los cargos de amaño de partidos. El Juzgado ha estimado que no procede siquiera apertura de juicio oral contra mí.
  • Que considerándose por encima de los tribunales españoles, el Tennis Integrity Unit pretende volver a juzgar los mismos hechos evaluados en el Juzgado de España y sancionarme en un expediente deportivo utilizando los mismos hechos y pruebas.
  • Este hecho es un sinsentido, pero sobre todo es un atropello a mis derechos fundamentales más básicos y, por lo tanto, va a ser denunciado ante los tribunales españoles y recurrido inmediatamente ante la Corte de Arbitraje del Deporte (CAS)”.

Desde luego, los métodos de la TIU quedan en entredicho al ver las formas y el timing de su operaciones. Pudiendo ampliar la investigación y profundizar más allá en la vida privada del jugador, decidieron no hacerlo, pero sí mantuvieron la suspensión y abrieron un proceso ajeno a la policía donde solamente ellos tienen potestad. ¿Por qué no han actuado con todos los medios para resolver el caso cuanto antes? ¿Por qué mantener castigado a un profesional que ya ha sido declarado inocente por la justicia de su país? Ocho meses más tarde, una sola persona es la que sigue pagando este peaje, un ‘sospechoso’ sobre el que no se ha podido hallar una sola prueba en contra.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes