Roberto Maytin ante el partido de su vida

A sus 30 años, el doblista venezolano fue diagnosticado de cáncer durante sus vacaciones. Ahora necesita reunir el dinero suficiente para la operación.

Roberto Maytin durante un entrenamiento.
Roberto Maytin durante un entrenamiento.

Ha pasado casi un mes desde que Roberto Maytin disputara su último torneo de la temporada. O eso creía él. El tenista venezolano, especialista en dobles, cerraba su ejercicio de 2019 en Houston para tomarse unas merecidas vacaciones. A sus 30 años, el calendario le había permitido mantenerse entre los 140 mejores del mundo en su modalidad, conquistando cuatro títulos Challenger durante el año. Una historia tranquila que iba a torcerse en la madrugada del pasado lunes 18 de noviembre.

Ese lunes Roberto pasó una noche muy mala. Tuvo problemas para dormir, dolores en la espalda, sudoración extrema, síntomas que un tenista profesional puede llegar a soportar hasta cierto punto. “Fui al hospital simplemente porque tenía un dolor abdominal muy fuerte. Una vez allí, me hicieron una ecografía del estómago, un escáner donde encontraron unas manchas sospechosas. Los médicos pensaron que era cáncer, así que me hicieron otra eco en los testículos”, explica en exclusiva para Punto de Break. Justo en ese momento, los peores pensamientos empezaron a agolparse en su cabeza.

“Lo que en principio iba a ser un chequeo rutinario se había convertido en una emergencia. Me hospitalizaron ese día y no me dejaron irme a casa, todavía querían hacerme más pruebas. Al día siguiente, la biopsia confirmó que tenía un cáncer en el testículo izquierdo”, relata Maytin sobre el neoplasma descubierto, técnicamente denominado Germ Cell Tumor. “Así que me arrancaron el testículo. Me dijeron que el cáncer llevaba más de seis meses ahí, que le había dado tiempo a crear una metástasis hasta el abdominal y parte del riñón, creando un nuevo tumor que se encuentra ahora en las paredes del riñón”, añade el ex número 86 del mundo.

¿Qué hacer en una situación así? En el caso de Roberto, uno de los jugadores que más veces defendieron a Venezuela en Copa Davis, no pudo encontrar la experiencia necesaria para evitar el susto. “Ahora mismo la situación con el riñón es bastante delicada, no está funcionando correctamente”, señala Maytin, quien rápidamente abrazó el tratamiento correspondiente para eliminar a su nuevo rival. “Las sesiones de quimioterapia son muy largas, me generan abundantes fluidos, cada poco tiempo tengo que ir al baño. Es un tratamiento agresivo, pero el objetivo es que no vaya a peor, que no pierda el riñón”, añade el oriundo de Valencia, la ciudad más poblada del Estado Carabobo.

Lo que deberían haber sido unas semanas de desconexión, un período vacacional junto a su familia, de repente se convirtió en un combate por la vida, un match point inesperado que enfrentar. Por delante, un horizonte en el que tendrá que convivir durante cuatro meses con la quimioterapia, viajes de ida y vuelta diarios a un laboratorio buscando reducir los tumores que todavía habitan dentro de su cuerpo. “Si no se llega a reducir al 100% con la quimio, entonces habría que llevar a cabo una operación y sacarlo”, detalla el jugador sobre la que sería la segunda parte del tratamiento, la más complicada.

“Los médicos me dan esperanza, tienen bastante fe en que todo va a salir bien y yo también la tengo. Soy un chico joven, atleta, eso ayuda mucho. Si hay un prototipo de persona para tratar esta enfermedad, ese soy yo. Saben que será largo pero confían en que pueda salir”, asegura con la voz entrecortada, con el miedo que cualquiera de nosotros guardaríamos tras recibir una noticia como ésta. Pero Maytin no solo deberá abordar el riesgo de la operación, también el coste de la misma.

Aquí en Estados Unidos la medicina es muy cara. El tratamiento es muy largo y costoso, mi seguro me cubre solo hasta cierta parte, pero no en su totalidad. En la segunda operación es donde los precios se disparan, siendo casi insostenibles”, apunta el residente en Miami. Ante un obstáculo tan grande, Roberto tuvo la idea de crear un plataforma para recaudar dinero donde cualquier persona, desde cualquier parte del mundo, pueda ayudarle a cubrir los gastos de la intervención. No hablamos de un proyecto pionero, o una empresa que nace y necesita fondos. Aquí estamos ante un hombre que está peleando por algo mucho más importante.

“La idea del gofundme nace para cubrir todos los gastos que vendrán ahora, la radioterapia que me darán durante cuatro meses y la posible operación que me hagan tras la quimio para remover los tumores que estén todavía dentro. Lo bueno que tiene la sanidad en Estados Unidos es que aquí no te dejan morir. Ellos te atienden y luego te mandan las cuentas a casa. A mí ya me están enviando las facturas, las cuales tendré que ir pagando cuando sea capaz de recolectar el dinero”, apunta el jugador de 30 años, el mismo que ganara la Orange Bowl de 2003 teniendo catorce.

La mejor noticia hasta ahora es que apenas han bastado unas horas para que el mundo del tenis haya puesto el hombro ante la escena, pero no solo compartiendo la noticia en redes sociales. Nombres como Horacio Zeballos, Dani Muñoz de a Nava o Rubén Ramírez Hidalgo han contribuido ya en una causa que tiene como meta alcanzar los 40.000$ y que tan solo lleva un par de días en marcha. La familia del tenis respaldando a sus protagonistas, a la persona detrás del jugador, al hombre que le ha tocado afrontar el partido más complicado de su carrera. El partido de su vida.

“Todo el apoyo de la gente que se ha manifestado, los que han estado conmigo durante estos días, los mensajes que me llegan, todo está siendo asombroso. Siento muchísimo agradecimiento por el calor de toda la gente. Están siendo unos momentos muy difíciles, se me pasan cientos de cosas por la cabeza. Es increíble cómo puede cambiar tu vida de un día para otro, cosas que antes te parecían importantes ahora ya no lo son. Ahora me toca luchar por mi vida en una batalla que no será fácil, pero sé que todo saldrá bien. Esperemos que pronto acabe todo esto”.

*Ahora que ya conocéis su historia, queda a vuestra disposición la posibilidad de ayudarle a través de este link. Roberto cumplirá 31 años el próximo 2 de enero, no se me ocurre mejor regalo.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes