Michail Pervolarakis, la promesa del tenis griego criado en la NCAA

Desvelamos la curiosa historia de un joven nacido en Chipre que emigró a Estados Unidos para ir la Univeridad y representa a Grecia.

Michail Pervolarakis, jugador griego promesa tenis universitario. Foto: gettyimages
Michail Pervolarakis, jugador griego promesa tenis universitario. Foto: gettyimages

Las novedades son siempre bien recibidas y si vienen de un país con poca tradición tenística y con una historia tan particular como la de Michail Pervolarakis, merecen un espacio para la información y reflexión. Este nombre lleva resonando ya meses en el ATP Challenger Tour como una novedad importante; lo exótico que supone ver a un jugador griego intentando dar continuidad a los pasos de Stefanos Tsitsipas ha llamado la atención de todo el mundo y mucho más al saberse que este versátil jugador se ha formado en el tenis universitario estadounidense. El deporte rey de la raqueta se ha democratizado; la reducción inexorable de las distancias relativas en el mundo ha provocado que jóvenes talentos de lugares con poca tradición y oportunidades en el mundo del tenis puedan emprender el sueño americano y labrarse un futuro en algunas de las mejores universidades del mundo.

El nivel de la NCAA no hace más que subir cada año y se nutre de talentos de todas partes del globo terráqueo. Uno de ellos es este jugador nacido hace 23 años en Limassol (Chipre). Curiosamente es la misma ciudad natal de Marcos Baghdatis, gran referencia de esta pequeña isla mediterránea que apenas supera los 850.000 habitantes y vive en un conflicto ya perenne entre Turquía y Grecia, que se han repartido la isla como si de un pedazo de tarta se tratara, instalando controles fronterizos en Nicosia, su capital, y cercenando las posibilidades de unión y fortaleza para trabajar en un proyecto de país a largo plazo. Pervolarakis nació y creció en la zona de la isla bajo influencia helena y al dar el salto al profesionalismo ha decidido nacionalizarse griego y representar a dicho país. En esta decisión ha pesado la posibilidad de jugar Copa Davis junto a Stefanos Tsitsipas (algo que ya hizo hace apenas un mes) así como más capacidad de ayudas económicas y logísticas de esta Federación.

Enrolado en la Universidad de Portland (Oregon), Pervolarakis ha destacado como uno de los jugadores más dominantes de la NCAA, consiguiendo clasificarse en su último año para la fase final, algo que solo había conseguido un jugador de este centro con anterioridad: Travis Parrot, en 2002. Michail ha ido disputando torneos Futures durante los veranos de su ciclo universitario, que ha exprimido hasta el final con el objetivo de recibir una formación completa e integral. "Hemos tenido muy buenos jugadores en los últimos años, pero no había visto a nadie en esta Universidad con el potencial y la ambición de Michail. Ha demostrado que puede competir a un alto nivel y le auguro un gran futuro", comentaba Aaron Gross, director del equipo de tenis de la Universidad de Portland.

Pervolarakis cosechó sus primeros triunfos a nivel profesional en el ATP Challenger Winnetka 2019, volviendo a degustar las mieles del triunfo en Vancouver semanas después. Está probándose, midiéndose contra jugadores ya curtidos con el fin de planificar su carrera profesional. Este año ha debutado en el equipo heleno de Copa Davis y se antoja una pieza clave en las aspiraciones que tiene Tsitsipas de llevar a su país a divisiones más cercanas al Grupo Mundial. No podrá contar con su mejor amigo de infancia y juventud, Petros Chrysochos. Ambos nacieron en Chipre y se mudaron a Estados Unidos para estudiar y desarrollar sus aptitudes tenísticas, llegando a enfrentarse en una fase final de la NCAA.

"Es un gran amigo. Hemos competido entre nosotros desde que éramos niños. Él siempre fue mejor que yo, se desarrolló físicamente más rápido y yo le tenía envidia. Ahora estoy orgulloso de su progresión y de que seamos amigos", comentaba en Journalnow. Es una amistad inquebrantable la que les une, que ni siquiera se ha visto mermada por la decisión de Petros de representar a Chipre y no seguir los pasos de Michail. Tanto es así, que este joven de 23 años es pieza clave en el equipo de Copa Davis de Chipre, con aspiraciones mucho menores que las que pueda hacerse Michail Pervolarakis en esta competición de cara al futuro. Bonita historia que pone de manifiesto la progresión del tenis universitario y alerta de la formación de un joven llamado a tener una prometedora carrera.

Comentarios recientes