Murray: "Tenía decidido no aceptar una 'wildcard' para el US Open"

El exnúmero 1 del mundo explica cómo decidió con anterioridad a Cincinnati no acudir al US Open. El escocés detalló sus sensaciones físicas tras caer ante Gasquet.

Andy Murray. Foto: Getty
Andy Murray. Foto: Getty

El mundo del tenis ya sabe que Andy Murray no va a jugar el próximo US Open. Y no porque las cosas hayan ido mal o esté preocupado por su cadera tras jugar ante Gasquet. Simplemente, Andy ya tenía tomada la decisión junto a su equipo de trabajo, decidiendo previamente a la disputa de Cincinnati, no aceptar la invitación que iba a recibir del último grande del año. Así lo expresó en sala de prensa.

"Esperábamos quizás recibir una invitación más cerca de la fecha de comienzo del US Open para ver cómo me sentía y tener así algunos partidos en las piernas, tener un poco de ritmo pero fue una decisión que tomé con mi equipo. No quería recibir una wildcard porque no puedo fiarme con tan pocos partidos. Sentí que quería ser justo conmigo, tal vez tratar de jugar más partidos antes de tomar una decisión como esa. Si hubiera aceptado la invitación y luego no hubiera jugado, habría recibido muchas preguntas sobre mi cadera: '¿Por qué lo ha rechazado? ¿Hay algo mal? ¿Cuál es el problema? Era más probable que no fuera a jugar, porque aunque hoy me fue bien en el partido físicamente, mis piernas se sentían bastante pesadas al final del partido, y eso probablemente no va a cambiar mucho en un par de semanas."

El escocés analizó las cosas que hizo bien y las que hizo mal, en témrino relativos, siempre sabiendo en qué punto se encuentra, en su partido ante Gasquet. “Creo que lo hice bien. Creo que había muchas cosas que me gustaría haber hecho mejor en el partido, pero también debo ser algo realista, en términos de lo que puedes esperar. Además, Richard usa todos los ángulos en la cancha. Es uno de los mejores en eso. Así que tenía que moverme bastante lateralmente y no me moví particularmente bien. Hubo algunas veces que ni siquiera corrí hacia la pelota, no reaccioné hacia ella, y eso no tiene nada que ver con mi cadera, sino que me falta ritmo. El primer juego me sentí bastante nervioso. No he jugado un partido en siete meses. Apenas jugué antes de eso. Realmente no he jugado muchos partidos en los últimos 18 meses. Va a tomar tiempo, y no he practicado muchos sencillos hasta hace poco. Así que necesito tiempo, y no volverá en una semana o un torneo. Ha sido un proceso largo para llegar aquí, pero regresar quizás a donde quiero llegar requerirá mucho tiempo y mucho más trabajo. Creo que a medida que avanzaba el partido, siento que jugué un poco mejor. Comencé a sacar mejor a medida que avanzaba. Creo que reaccioné a más tiros a medida que avanzaba el partido. Creé algunas oportunidades más en el segundo set que en el primero. Así que hubo algunas cosas buenas, pero también hay muchas cosas en las que necesito trabajar, no solo físicamente, sino también en mi juego. Y eso es lo que siempre supe que iba a extraer de esta semana: obtendría mucha información y aprendería mucho del partido".

Por último, el exnúmero 1 del mundo explicó cómo tras irse el dolor, sus pensamientos cambiaron y no es ahora preso de esa idea de que el tenis era toda su vida. No obstante también quiso dejar claro que se siente decepcionado por la derrota, un sentimiento necesario en todo competidor. “Mi mentalidad cambió mucho cuando ya no sentí dolor porque siempre estaba preocupado, '¿Qué haré sin tenis?' Pero en realidad, una vez que me libré del dolor, me di cuenta de que realmente no necesitaba el tenis. El tenis no es lo más importante para mí. Obviamente estoy feliz de volver a jugar y hoy estoy sentado aquí decepcionado, lo que probablemente sea algo bueno. Si quiero volver a jugar a un alto nivel y no estoy realmente preocupado por el resultado, entonces tal vez debería replantearme algunas cosas”.

Comentarios recientes