Nadal, el rey de los segundos saques

Rafa lleva la delantera a todos en las estadísticas referidas al segundo saque, tanto a la hora de servir como de restar

Nadal, el rey de los segundos saques. Fuente: Getty
Nadal, el rey de los segundos saques. Fuente: Getty

Rafael Nadal es el rey de los segundos servicios. Es una afirmación categórica y que admite poco lugar a la duda, según las estadísticas sacadas a la luz por la ATP e Infosys. El tenista mallorquín lidera con comodidad dos rankings que hacen referencia a este aspecto del juego: el porcentaje de puntos ganados restando el segundo servicio y el porcentaje de puntos ganados con segundo servicio.

A la hora de hablar del segundo saque en sí, Rafa es líder de la tabla con una distancia prácticamente milimétrica con respecto a Roger Federer: 61,3% de puntos ganados, por el 60,7% del suizo. El porcentaje de ambos supera al de otros grandes sacadores del circuito, véase Isner o Raonic, que comparten un 57,8% de efectividad. ¿Qué hace a Nadal tan especial en este aspecto? ¿Por qué el manacorí lidera este aspecto sin ser un bombardero?

Nadal protege como nadie el segundo golpe tras el saque, ya sea el primer o el segundo servicio. Su rapidez a la hora de colocarse en el fondo de la pista le permite volver a tomar el control del punto en base a su drive, y a partir de ahí, al menos, conseguir un rally con golpes neutros en el que tratará de desgastar a su oponente. El porfolio para tomar la iniciativa vs Rafa y hacer esta estadística mucho más relativa se asemeja a la actuación de Federer en las semifinales de Wimbledon. En aquel partido, el suizo utilizó su revés para lanzarse encima de la bola y atacar repetidamente el revés de Nadal, sin dejarle maniobrar y siendo agresivo. Es complicado obligar a Nadal a jugar un revés, su "lado débil", en el segundo golpe, y Federer lo consiguió. Ese aspecto marcó la diferencia para el suizo: consiguió 10 puntos más al resto de segundo saque que Nadal (24 a 14), mientras que ambos consiguieron los mismos puntos restando el primer saque (21 a 21), lo que desembocó en la diferencia entre ambos en la estadística de puntos ganados con el segundo saque (62% Federer, 48% Nadal; en esta ocasión, Federer protegió mucho mejor su servicio). En general, también hay que tener en cuenta, por supuesto, que un gran porcentaje de los partidos de Nadal se han producido en tierra batida, superficie en la que Nadal se hace casi inexpugnable por la cantidad de tiempo que tiene para redireccionar el intercambio y que le coloca en la posición delantera en esta estadística.

Pero no solo es Rafa el mejor protegiendo su segundo saque; también lo es atacando el de los rivales. Con el 56,4% de puntos ganados al resto, Rafa también goza de una ventaja marginal con respecto al segundo en la tabla, Novak Djokovic (55,2%). La seguridad que muestra Rafa al resto, donde pocas veces falla un resto de segundo saque que se convierte en error no forzado (3 ante Federer, 1 ante Querrey, Sousa y Tsonga en Wimbledon) también le permite tomar el control del punto desde el inicio. Ver a Rafa conectar un resto directo y ser excesivamente agresivo con el segundo saque de rival es extremadamente difícil, pero es prácticamente infalible llevando el punto a su zona de confort: domina a partir de su resto de derecha y pocas veces permite a su rival crear una ventaja (más problemas ha tenido históricamente para bloquear los restos de primer saque, de ahí el eterno debate de su posicionamiento a la hora de restar).

Todo esto permite a Nadal ser el líder de la clasificación combinada de 2019, con una puntuación de 117,7 en el total si sumamos ambos porcentajes (% de puntos ganados con el segundo saque y % de puntos ganados al resto de segundo saque). Es una estadística en la que, para variar, el Big-3 ocupa el podio: en segundo lugar se encuentra Djokovic con un 111,8 y en el tercero Federer con un 111,0. Mención especial a un Roberto Bautista que explica sus grandes resultados del año colocándose cuarto en esta clasificación: 109,4 puntos, sólido en ambas facetas del juego. La última inclusión en el top-5 tampoco resulta extraña: Daniil Medvedev, el último lugarteniente del top-10 ATP y que está cuajando una magnífica temporada.

En definitiva, uno de los pilares del éxito de Nadal reside, para sorpresa de muchos, en el segundo saque y en la protección del mismo. Pocos pueden atacarlo y tomar ventaja de él, mientras que el manacorí lo hace sin mayor esfuerzo con los segundos del resto. Aunque quizás, viendo el liderazgo del Big-3, el segundo saque acaba siendo un reflejo del tenis en general... y ahí arriba están los de siempre.

Comentarios recientes