Del Potro sucumbe ante un brillante Khachanov

El tenista ruso Karen Khachanov consiguió dar la gran sorpresa de la jornada, al derrotar a Juan Martín del Potro en cuatro sets.

Karen Khachanov. Foto: Getty Images
Karen Khachanov. Foto: Getty Images

La expectación era máxima y se vaticinaba una batalla que se antojaba larga, muy larga, y que finalmente acabó convirtiéndose en un mero trámite para uno de los tenistas. Por un lado en la pista estaba Juan Martín Del Potro, un tenista que encarna aquello de lo que todo ser humano se enorgullece; nada como una historia de superación personal, estar al borde del abismo y renacer. En el momento en que esta situación es vivida por algún deportista, éste alcanza la concepción de mito y es apoyada incondicionalmente por los aficionados, que ya no ven posible el término medio. El resurgimiento debe acarrear la gloria.

Sin embargo, al otro lado de la pista estaba Karen Khachanov, que se encargó de mantener con los pies en la tierra al argentino, y lo hizo asumiendo con entereza que está ante la gran oportunidad de hacer un buen papel en un Grand Slam. A pesar de que la tierra batida es la superficie donde a priori no le beneficia a su estilo de juego, es donde mejor se le está viendo. Karen Khachanov está ante la gran oportunidad de destaparse como un jugador muy a tener en cuenta en el futuro de este deporte, y es que a su gran servicio también hay que destacarle su aspecto mental. No se achanta con nada, y mucho menos cuando juegas en la Suzanne-Lenglen ante un tenista como Del Potro, al que consiguió derrotar por 7-5, 6-3, 3-6 y 6-3 en tres horas y nueve minutos de juego.

No se preveía un partido nada sencillo, pero el dominio del jugador ruso fue aplastante. Khachanov supo en todo momento qué era lo que tenía que hacer para derrotar al argentino. No asumió excesivos riesgos, jugó profundo y alternando la apertura de ángulos, varió alturas y martilleó el revés del argentino. Poco pudo hacer Del Potro, despojado de manera flagrante de la iniciativa, y relegando metros por detrás de fondo de pista, sin posibilidad de sacar a pasear el bazoca que tiene como drive y que tanto ha echado de menos hoy. En algo menos de una hora, Karen conseguía llevarse la primera manga por un parcial de 7-5.

[getty:1152223197]

En la segunda manga, Del Potro jugó a un nivel muy lejos al que ha venido mostrando en estos últimos días, mostrándose muy errático desde el resto, sin apenas tener opciones de acercarse a la rotura. El partido fue un duelo de estilos permanentes, con el ruso atacando a tumba abierta y el tandilense manteniendo la solidez de fondo de pista, e intentando atrapar a Khachanov en una enmarañada red de cambios de altura y velocidad. Un break al comienzo del set para Karen fue suficiente para abrir brecha en el marcador y por tanto llevarse la segunda manga por 6-3.

Fue un palo muy duro para Juan Martín verse dos sets abajo después de haber estado más de hora y media batallando ante todo un experto al saque y que te deja muy pocas opciones de poder inquietarle. No obstante, no se dejó ir el argentino, sino que aguantó el tipo y en lugar de dejar pasar el tiempo y comenzar a pensar en la temporada de hierba, sacó a relucir su coraje y corazón para comenzar a inquietar a Khachanov. Del Potro ponía emoción al partido y se adjudicaba la tercera manga por un parcial de 6-3 y acortaba distancias, pero sería alargar la agonía.

Se podía esperar un cierto hundimiento moral por parte del ruso, pero nada más lejos de la realidad. Volvió a servir a las mil maravillas y no dio ninguna opción al argentino. Algo hastiado por su falta de oportunidades al resto, el argentino dejó escapar un juego al servicio, y no pudo reaccionar. Partido para Khachanov y decepción para Del Potro. Sorpresa relativa en París al ver en cuartos a Khachanov, donde se medirá al austríaco Dominic Thiem por un puesto en semifinales.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter