Thiem da la campanada en Barcelona

Dominic Thiem volvió a derrotar a Rafael Nadal sobre tierra batida. Esta vez lo hizo en el Conde de Godó y delante de todo su público.

Dominic Thiem. Foto: Getty Images
Dominic Thiem. Foto: Getty Images

Una eterna letanía acompañaba las opiniones de los expertos de este deporte sobre Dominic Thiem; una letanía que siempre contemplaba con desgarro cómo el austríaco era incapaz de derrotar a los mejores en las grandes citas. Un miembro de la segunda línea del tenis mundial que solo era capaz de ganar a los que son peores que él, pero nunca se imponía a la flor y nata del circuito, pero en este 2019 no hay dudas. Hasta el momento ha conseguido derrotar a Roger Federer en Indian Wells y a Rafael Nadal en la tierra batida del Conde de Godó. Casi nada.

Con 25 años y en una nueva final como profesional, Dominic Thiem se ha quitado ese "San Benito", y lo ha hecho mostrando un poderío mental sin igual. No lo tenía para nada fácil, y es que al otro lado de la red estaba Rafael Nadal, ese jugador que ha conseguido salir victorioso en el Godó hasta en once ocasiones y donde esperaba en esta edición poder redimirse de las malas sensaciones sufridas en estas últimas semanas, algo que no podrá conseguirlo, sino que ese periodo de “crisis” se hará mayor tras volver a caer en uno de sus torneos fetiches.

El eterno problema del jugador balear. Es muy fina la línea entre jugar al contraataque y jugar pasivo, y cuando Nadal no se ve con confianza, atraviesa esta delgada línea y se convierte en un jugador previsible y sin mordiente, cuyo máximo argumento es meter bolas en pista esperando el error del rival, pero Thiem no cayó en su juego y se mostró muy sólido desde el fondo de la pista, jugando muy cómodo con su derecha y con ese revés a una mano que enamora a cada espectador de este deporte.

[getty:1145032511]

Se encontró Nadal con un jugador repleto de confianza, que intenta buscar en este 2019 esa regularidad que siempre se le ha tachado de no tener. El austríaco jugó con una agresividad y aciertos inauditos, pegando muy duro con su derecha y mostrándose inexpugnable al servicio y es que Nadal solo tuvo opciones de romper el servicio de su rival… ¡en el último juego del partido! Algo muy impropio de él. La primera manga transcurrió sin apenas historia, con un Thiem que era el claro dominador y jugaba dentro de pista a placer, despojado de sus golpes paralelos y esa aura ganadora que tanto le acompaña cada vez que juega en tierra batida. 6-4 y primer set a su bolsillo.

En el segundo parcial la superioridad de Thiem fue nuevamente manifiesta. Aún con la adrenalina por las nubes tras hacerse con el primer set, el austríaco jugó impecable y tomó una pequeña ventaja en el marcador de 3-1. Ahí aparecieron las primeras dudas de Dominic, teniendo que pelear muchísimo ante un Nadal que buscó con ahínco entrar de nuevo en el partido, pero mostrándose impotente en cada juego al resto, especialmente en el último juego del partido, cuando dispuso de tres bolas de break para llevar el set al 5-5, pero lejos de ponerse nervioso, Thiem mostró su mejor versión para conseguir sumar cinco puntos consecutivos y eliminar al rey de reyes. No puede venirse abajo Nadal, jugó muy bien hoy, pero en frente tuvo un rival que jugó mucho mejor aún. Ahora toca descansar e intentar en Madrid volver a la senda del triunfo.

Por otra parte, Dominic Thiem intentará mañana reinar en Barcelona ante el ruso Daniil Medvedev. El head to head entre ambos tenistas está liderado por Thiem por 1-0, gracias a esa victoria que consiguió el año pasado en el torneo de San Petersburgo.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter