Bautista demuestra su poderío con un triunfo antológico ante Cilic

El español se impuso en cinco mangas al croata en un partido tan igualado como vistoso. Premio al trabajo y la superación constante. 

Roberto Bautista en Open de Australia 2019. Foto: zimbio
Roberto Bautista en Open de Australia 2019. Foto: zimbio

Por partidos como este el tenis es un deporte amado a lo largo y ancho del planeta por millones de personas. Marin Cilic y Roberto Bautista hicieron un auténtico ejercicio de superación personal y sacrificio en un duelo de tú a tú en el que se vivieron todo tipo de sensaciones. Lucha en la cumbre entre ambos, ligero declive de uno que era castigado con severidad con el otro y, en definitiva, gran tenis y espectáculo sublime. Bien lo merecía la posibilidad de clasificarse para unos cuartos de final del Open de Australia 2019; uno defendía el puesto de finalista del pasado año mientras el otro estaba ante la gran oportunidad de explorar sus límites y romper ese techo de los octavos de final contra el que se había estrellado hasta en nueve ocasiones.

Para entender la grandeza del partido es preciso ir paso a paso. Resulta complejo expresar el maremágnum de emociones que se vivió en una pista ya acostumbrada a las hazañas del español. Y es que Bautista se ha abonado a los quintos sets en este torneo, y la igualdad imperante desde el inicio vaticinaba una serie posibilidad de que este encuentro volviera a resolverse en el parcial definitivo. Desde el primer set, se pudo comprobar que el croata no estaba del todo cómodo con las bolas planas y profundad de Roberto. Tras un toma y daca sin demasiadas escaramuzas, la banca se rompió en el noveno juego, con break de un Bautista que se bloqueó en el siguiente juego y vio cómo todo volvía a igualarse.

Embed from Getty Images

Se llegó a un tiebreak donde Cilic fue superior, y supo gestionar el miedo que le pudo entrar al ver cómo Roberto le remontaba un 6-2. La sensación era que Marin había encontrado un pequeño milagro para ganar un set en el que, en términos generales, fue peor. Pareció aflojar un poco la intensidad el croata, buscando resuello y encontrar el tenis dominante que no había encontrado. Lo pagó muy caro ya que Bautista siguió con idéntica intensidad en el segundo set; no afrontó el español ni una sola de rotura en contra, y convirtió una de las cuatro que tuvo para, esta vez sí, materializar su aparente superioridad en forma de resultado.

Fue un golpe duro para Marin, algo parado de piernas y errático con sus golpes de fondo de pista, incapaz de darle la altura suficiente sin perder iniciativa. Bautista desplegó todo su arsenal de juego sólido y ofensivo para dar dos zarpazos letales a la tercera manga. Hizo break en los compases iniciales y en un maratoniano séptimo juego, logró abrir brecha. Cerró con entereza el set, pero comprobó cómo la reacción de su rival ya se fraguaba.

Embed from Getty Images

Y es que Cilic volvió a su mejor nivel en el cuarto parcial, donde fue superior de principio a fin. Solo el oficio y el coraje del que hizo gala el español, le salvaron de claudicar antes y le permitieron llegar con opciones al tramo final. Sin embargo, la sensación de que caería el break del lado del croata era tan inexorable como la de que una manzana en el aire aterrizará en el suelo. La lucha infructuosa de Bautista en este set no lo fue tal, y obtuvo su recompensa en una quinta manga donde todo volvió a igualarse sobremanera.

El cansancio no hizo mella y la batalla alcanzó su fragor. Los dos jugadores ofrecieron su mejor rendimiento y las alternativas fueron constantes. Cada uno dispuso de una oportunidad de rotura hasta que llegó el noveno juego, con servicio para el croata. Un par de errores infantiles y una doble falta, le dieron margen al español para poder alcanzar la gloria. Ejecutó el break con un juego agresivo y sin titubeos, y cerró el partido con entereza y aplomo. El resultado final fue de 6-7 (6) 6-3 6-2 4-6 6-4 en favor de un Roberto Bautista que alcanza el mejor resultado de su carrera en Grand Slam. Increíble este Open de Australia 2019 para el castellonense, que espera a Federer o Tsitsipas.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes