Wawrinka se lleva un anárquico partido ante Kyrgios

El tenista australiano entregó el partido tras un pésimo último juego en el tercer set, cuando sacaba para forzar el tiebreak.

Wawrinka pasó a segunda ronda en Toronto. Foto: Getty
Wawrinka pasó a segunda ronda en Toronto. Foto: Getty

Un Nick Kyrgios con molestias físicas tiró el partido en el último juego del tercer set ante Stan Wawrinka, justo antes de forzar un tiebreak que iba a decidir el encuentro tras un horrible juego al saque donde cometió varios errores de principiante. El suizo pasó de ronda tras sobreponerse a un mal inicio, dejando un marcador de 1-6 7-5 7-5.

Se rumoreaba que Kyrgios no estaba bien y que incluso podría llegar a no jugar pero el australiano apareció en la Central de Toronto con dos ajustadores en las rodillas y dispuesto a competir aunque con un lenguaje corporal muy de su estilo, con andares lentos y torpes entre puntos y con cara de tener pocas ganas de estar ahí. Su saque le mantenía sin problemas en el partido, atreviéndose incluso a conectar aces con su segundo servicio y Wawrinka tenía que lidiar con lo peligroso de enfrentar a un rival así, que parece que no quiere jugar pero que en un despiste se aleja en el marcador como así ocurrió en el cuarto juego del primer set, donde varios errores seguidos del suizo le hizo sufrir un break que le acabaría condenando.

El de Canberra jugaba a desconcentrar a su rival. Lo mismo hacía un tweener en medio de un punto sin venir a cuento que se ponía a restar sobre la línea de saque un primer servicio. Alternaba golpes sin fuerza con palos descomunales que poco a poco fueron minando en la concentración de un Wawrinka al que se le pegó un poco la anarquía de Kyrgios y perdió el norte a la hora de seguir su estrategia. El mostrarse un tanto lento desde el fondo tampoco ayudó y Nick fue creciendo poco a poco hasta que Stan terminó perdiendo el set de forma bastante clara y con gestos de que no le estaba saliendo nada.

En los 33 minutos que llevábamos de partido, Kyrgios dejaba highlights de esos más típicos de un partido de exhibición que de uno profesional. Golpeaba bolas que se iban claras sin saber muy bien por qué, tiraba el revés a una mano o tiraba slices como si estuviera en un entrenamiento. A estas alturas, casi no había encuentro. No había táctica. Era jugarse los puntos a uno o dos golpes entre varios errores seguidos. Cuando el segundo set llegaba a los juegos decisivos, Kyrgios empezó a dejar de moverse y a gesticular con la cara. Tuvo que ser tratado en su cadera izquierda y Wawrinka forzó la tercera manga justo antes de que se disputara el tiebreak.

Todo continuó por los mismos derroteros que en el segundo set. Con los dos jugadores sacando adelante sus servicios, sin demasiado que comentar y con un Kyrgios que seguía conectando de vez en cuando algún winner a más de 180 km/h. Todo apuntaba a que se iba a decidir el partido en el tiebreak cuando Kyrgios deja un juego pésimo con su saque cuando sacaba con 5-6 abajo. Tras varios errores inexplicables, tiró el encuentro justo en el peor momento.

De esta forma, Wawrinka pasa a segunda ronda del Masters 1000 de Toronto, donde se enfrentará a Marton Fucsovics.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes