Wozniacki reconquista Eastbourne nueve años después

La danesa derrota en la final a Sabalenka (7-5, 7-6) y levanta el segundo título en hierba de su carrera. El lunes debuta en Wimbledon ante Lepchenko.

Seguramente Caroline Wozniacki no tendría mucha fe en hacer un gran papel en el próximo torneo de Wimbledon, sin embargo, después de lo sucedido esta semana en Eastbourne, es posible que sus objetivos hayan cambiado. La danesa conquistó este sábado el título ante Aryna Sabalenka (7-5, 7-6) para firmar así el segundo entorchado sobre hierba de su carrera. El primero fue precisamente en este mismo escenario hace diez años, en aquella final de 2009 donde superó a Virginie Razzano en dos mangas. Buenas noticias para la de Odense a dos días de su debut en Londres.

Le tocaba sufrir a Wozniacki esta tarde y ella lo sabía. Otra vez una pegadora enfrente, con una derecha demoledora y unos tiros que funcionan sobre el pasto mucho mejor que los suyos. Aquí la defensa no era tan importante y sí la habilidad para cerrar los puntos en dos tiros, pero aún así, siempre es clave guardar un pequeño balance entre lo que empujas y lo que conservas. De eso sabe mucho Caroline y quizá por eso ha vuelto a encontrar la madurez necesaria para vivir una segunda juventud en el circuito. ¡Y eso que todavía no ha cumplido los 30!

Sabalenka disparaba a diestro y siniestro sobre la cancha, consiguiendo fácilmente puntos de break a su favor pero luego naufragando a la hora de aprovecharlas. Un factor que terminaría siendo clave en el primer set. Con la impresión de que la bielorrusa tenía el partido cogido por el mango, dos bolas de set se pasearon por la central de Eastbourne. Ninguno acabó en buen puerto, ni siquiera con Aryna sacando con 5-4 a su favor. Perdonó, algo que ante la número 2 mundial puede volverse en tu contra. Le dio la vuelta Wozniacki poniendo un 7-5 muy doloroso en el marcador y demostrando que hoy la experiencia volvería a ser el ingrediente secreto.

Todavía buscaba Sabalenka su primer cetro WTA por los 28 que ya registraba su oponente. Mucha diferencia y hoy todos pudimos ver por qué. Lo primero por tiempo, la danesa es siete años mayor. Y lo segundo por el tempo, la manera de medir los pasos dentro de un encuentro y de no tirar por la borda todo el trabajo hecho. Pero el destino quiso tenderle la mano una vez a la bielorrusa y colocarla, de nuevo, con 5-4 y servicio. Pero ni con esas, Caroline se puso el mono de trabajo, forzó el tiebreak, tuvo incluso que girar un 2-5 abajo en el desempate, pero estaba escrito. En este tipo de finales, el oficio va por delante de todo. Nuevo éxito de una Wozniacki a la que le espera en dos días Varvara Lepchenko para arrancar su viaje en Wimbledon.

Comentarios recientes